La información económica de los líderes

Pyme Innovadora

En junio de 2015 el Ministerio de Economía activó el Registro Público de Pymes Innovadoras, reconociendo con el sello del mismo nombre a aquellas empresas que cumpliesen con los requisitos necesarios para obtenerlo. Alfatec Sistemas lo luce desde 2016 gracias a proyectos como el Q-EYE tunnel, una solución de visión artificial para detectar los defectos en la superficie de los automóviles, que ya ha sido incorporado por Mercedes y Volkswagen; sus vanguardistas soluciones de eHealth Sihnasuite, Health Connect y Team Coder; y la app de Gobierno Abierto, surgida a partir de la ley de Transparencia que ofrece datos abiertos y fomenta la participación ciudadana en las administraciones públicas. Ya funciona en la Diputación de Castellón y en la web del Ayuntamiento de Barcelona, hecho este por el que alcanzó una notable repercusión.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

En palabras de Miranda, el sello se otorga a pymes que “gracias a sus estrategias de innovación y a sus proyectos de I+D hayan conseguido financiación para el desarrollo de nuevos productos y soluciones. Por supuesto, no todas las empresas consiguen recursos para sus propios desarrollos y permite ciertas ventajas. Desde hace casi un año, optamos a una bonificación del 40 % en las aportaciones empresariales a las cuotas de bonificación de la Seguridad Social de nuestro personal investigador. Sin el sello de Pyme Innovadora no se puede aplicar. Es un incentivo que supone que cada mes, por cada persona que tenemos dedicada al desarrollo de un proyecto -y en un proyecto pueden estar trabajando 15 personas- se ahorra ese 40 %, una ventaja, por tanto, muy suculenta”.

Y las ventajas no terminan ahí: “Se entra en la rueda del Ministerio en la que informa de ciertas ayudas exclusivas a las que se puede aspirar, junto a las que las demás empresas también optan. Por ejemplo, ser preferente en las líneas ICO de innovación de fondo tecnológico”.

A pesar de tratarse de un sello relativamente reciente, “es costoso obtenerlo, no lo tienen muchas. El Ministerio tiene un listado de las empresas a las que se les ha concedido y en 2015 tenía una previsión de contar, en 3-4 años, con 1.200 reconocidas con este sello. Tengo entendido que, en la actualidad, no seremos más de 400”.

Marco profundiza en que “nos ayuda porque permite financiar proyectos y, como hemos dicho, para facilitar la internacionalización hay que ser una empresa de producto y, además, de distintos géneros, ya sea en automoción, salud o administraciones públicas. Nos dirigimos al mercado con un proyecto con valor. Y hemos invertido muchos miles de euros en desarrollo de productos. No somos generalistas, se nos percibe como diferenciadores”.

Por otra parte, da la impresión de que entrar en el sector público sea lo más difícil para una empresa, además si cuenta con menos de diez años de vida. Advierte que “tiene sus reglas del juego y si no has participado nunca, cuesta. Para eso tenemos profesionales que han estado en las administraciones muchos años, lo que nos permite tener un bagaje. La barrera de entrada consiste en que hay que conocer las leyes en profundidad. Y te valen tanto aquí como para Europa. De hecho, hemos empezado a optar a proyectos europeos este año”.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter