El Consell vuelve a adherirse al FLA ante la falta de reforma del sistema de financiación autonómica

El pleno del Consell ha aprobado el acuerdo por el que la Comunitat Valenciana solicita la adhesión al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) de 2017. Una medida a la que el Consell viene obligado, según señala un comunicado del Consell, “ante la ausencia de una financiación justa para los valencianos, en condiciones de igualdad con el conjunto de las comunidades autónomas, provocada por la decisión del Gobierno central de no abordar esta cuestión en la legislatura anterior, cuando caducó el modelo vigente”.

 

Vicent Soler, conseller de Hacienda

Vicent Soler, conseller de Hacienda

Además, el Consell ha hecho pública la liquidación del Presupuesto de 2016 realizado por la Intervención que evidencia “la situación de infrafinanciación de la Comunitat Valenciana y los esfuerzos del Consell para que esa discriminación financiera de la Generalitat no se traslade a los proveedores y empresas valencianas”.

Así, todos los indicadores presentan una evolución favorable, destacando la reducción del 30% en las obligaciones pendientes a proveedores y otros entes, al tiempo que se constata una mayor contención del gasto y unas cuentas más saneadas en el sector público.

La Liquidación del presupuesto está en la línea de los datos sobre el déficit de 2016 de la Comunitat Valenciana y del resto de autonomías que hizo públicos el Ministerio de Hacienda. Según éstos, la Generalitat fue la quinta que más redujo los “números rojos” en 2016 (1,06 puntos de PIB), al pasar del 2,59% al 1,53%. En valores absolutos, fue la tercera de mayor minoración, con 1.012 millones, ya que se pasó de los 2.621 millones de 2015 a los 1.609 millones de 2016. 

Los datos de Hacienda evidencian que la Comunidad Valenciana habría cumplido el techo de déficit de haber dispuesto de una financiación justa. 

En un solo ejercicio, el resultado presupuestario negativo se rebajado a la mitad, una minoración de casi 2.000 millones. Asimismo, la liquidación, incluyendo, entre otras, las operaciones financieras certifica un superávit de financiación del ejercicio de 867,6 millones de euros.

La Liquidación muestra asimismo que la Generalitat ha mejorado la gestión de los cobros y paga mucho mejor que un año antes, de manera que se ha intentado que los efectos de la infrafinanciación no castiguen aún más a proveedores y contratistas En concreto, al cierre de 2016, los derechos pendientes de cobro ascendieron a 411 millones de euros, lo que supone un 39% menos que a finales de 2015, cuando sumaban 670 millones. 

La deuda aumenta como consecuencia de la adhesión de la Comunitat Valenciana al Fondo de Liquidez Autonómica en 2016, que financió los vencimientos de deuda de la Generalitat y del resto de entidades sectorizadas, así como el déficit autorizado para el ejercicio de 2016, los déficits no autorizados de ejercicios anteriores (que ascendieron a 1.887 millones) y la devolución de las liquidaciones negativas de 2008 y 2009.

La Generalitat reclama una financiación justa acorde a las necesidades de los valencianos y no préstamos que habrá que devolver junto con el abono de intereses, tal como disponen otras comunidades, que reciben unas transferencias por derecho que no tienen que retornar a la Administración central.

Suscríbete a nuestra newsletter