La información económica de los líderes

La Bolsa y los medios financieros

logo-BOLSA-DE-VALENCIA2En primer lugar, permítanme felicitar a Economía 3 por su 25 aniversario, por su trayectoria y su importante papel en la información económica y empresarial de la Comunidad Valenciana así como en la divulgación de la cultura financiera. Al igual que Economía 3, durante esos 25 años de historia, la Bolsa de Valencia ha experimentado muchos y muy importantes cambios.

Los últimos 25 años han sido especialmente relevantes para la Bolsa y los mercados financieros españoles. Probablemente no se puede entender la evolución de la economía española desde el inicio de la década de los 80 sin tener en cuenta el papel determinante de la Bolsa que iniciaba un período de profundas reformas que culminarían en 1989 con un cambio normativo y de modelo de enorme calado que serviría de base para un crecimiento que multiplicaría su dimensión en los siguientes años.

En realidad, apenas existe un remoto parecido entre lo que hoy es y representa social y económicamente la Bolsa y su significación hace 25 años. De un mercado básicamente local se ha evolucionado a otro plenamente integrado a escala internacional. La Bolsa española se ha situado en una posición privilegiada en Europa, en vanguardia con los grandes por tamaño, liquidez y tecnología incluso en representatividad económica, como lo demuestra su comparación con el PIB.

La Bolsa de Valencia es la más joven de las bolsas españolas. La primera Bolsa en constituirse fue la de Madrid (1831). Le siguieron la de Bilbao (1890), Barcelona (1915) y por último, la de Valencia (1980). Recordar que la institución, como Bolsa Oficial de Comercio de Valencia se crea en ese año y que previamente en 1970 se había otorgado a la plaza de Valencia el carácter de Bolsín Oficial como consecuencia y en reconocimiento de la intensa actividad en el tráfico de valores mobiliarios que en ella había, es decir, a la existencia de hecho de un mercado bursátil.

Muchos lectores recordarán que por aquel entonces nuestra Bolsa tenía su sede, desde hacía dos años, en la calle San Vicente 23, a dónde se había trasladado desde la anterior en Pascual y Genís, 19. Actualmente, la Bolsa de Valencia tiene su sede en la calle Libreros nº 2, entre el Palacio Marqués de Dos Aguas y el Colegio del Patriarca, en la casa de los Barones de Bétera, también conocida como Palacio de los Boïl d’Arenós.

Hace 25 años, la Bolsa de Valencia, era una entidad independiente al igual que el resto de las Bolsas españolas. Hoy, las cuatro bolsas españolas forman parte del Grupo BME, junto con las sociedades que administran sistemas de registro, compensación y liquidación de valores, entidades de contrapartida central, otros mercados secundarios oficiales españoles (Derivados y Renta Fija) y sistemas multilaterales de negociación (MAB y MARF). BME se constituyó el 15 de febrero de 2002 y cotiza desde 2006.

Pero para llegar a esta situación la Bolsa de Valencia ha experimentado cambios sustanciales consecuencia de cambios regulatorios y la necesidad de adaptación a los retos futuros. Tres son los hitos destacables con influencia en los cambios producidos.

En primer lugar, hace 25 años, las reformas introducidas por la Ley del Mercado de Valores nos muestran una Bolsa de Valencia como parte de una novedosa estructura de mercados por la sustitución del modelo preexistente por otro completamente diferente. Recordar las modificaciones más significativas y conocidas: la conversión de las bolsas oficiales de comercio en sociedades rectoras de los mercados, la creación del Sistema de Interconexión Bursátil (sistema electrónico único y común para las cuatro bolsas) y la sustitución de los antiguos agentes de Cambio y Bolsas por la categoría de miembros de las bolsas: las Sociedades y Agencia de Valores, a las que se incorporaron posteriormente las entidades de crédito, todos ellos con la obligación de ser accionistas de las sociedades rectoras.

El segundo hito destacable es la pertenencia de la Bolsa de Valencia al Grupo BME. Hoy, las actividades de todas las sociedades del Grupo se gestionan de manera unificada lo que ha permitido una mayor eficacia en la asignación de los recursos de todas ellas produciendo un mayor desarrollo de las oportunidades de negocio y la armonización y mejora de nuestros sistemas tecnológicos. Mencionar como ejemplo de armonización de nuestros sistemas la creación del corro electrónico. Muchos de los lectores recordarán las imágenes de los miembros del mercado alrededor de la barandilla que delimitaba el “corro”, lugar físico dónde se intercambiaban los valores en cada una de las bolsas españolas. Pues bien, en el año 2009 y con el soporte de nuestro sistema electrónico, se traspasaron los valores de renta variable que se negociaban en los corros de viva voz a un nuevo sistema llamado “corro electrónico” para cada bolsa.

En tercer lugar, la adaptación de la normativa española a la normativa europea. La Comunidad Europea ha desarrollado proyectos encaminados a la integración de los servicios financieros que han afectado a una parte importante de la operativa de los mercados de valores, la poscontratación (registro y custodia, compensación y liquidación) que se ha materializado en una importante reforma en España para adaptar nuestra práctica al entorno europeo. La introducción de la Cámara de Contrapartida Central (ECC) en la compensación y liquidación de las operaciones de valores de renta variable y los cambios en Iberclear para sustituir nuestras referencias de registro por un sistema de saldos son los aspectos más destacables de un profundo cambio que ha requerido esfuerzos importantes por parte de todos los intervinientes en los mercados de valores.

La eficiencia, la liquidez y la capacidad de innovación de Mercado de Valores español en su conjunto han facilitado el salto cuantitativo y cualitativo hacia el exterior de la economía y las principales empresas españolas, hecho que es especialmente visible a partir de la segunda mitad de los años 90.

Como demuestran los últimos 25 años, el dinamismo de los mercados españoles para hacer frente a los retos del futuro está garantizado, así como su papel fundamental en el desarrollo económico de las sociedades occidentales.

El futuro. Servicios a empresas e inversores
Es importante resaltar, en primer lugar, el papel de los mercados de capitales regulados como alternativa y complemento a otras fuentes de financiación, además de ofrecer a las empresas, entre otras ventajas, visibilidad, liquidez a los accionistas y una valoración de la empresa a precios de mercado.

Hoy, desde la Bolsa de Valencia, las empresas e inversores pueden obtener los servicios y la información relativa al resto de mercados gestionados por empresas del Grupo, mercado secundario oficial y alternativo de renta fija, mercado alternativo de renta variable (MAB), así como en relación con otras infraestructuras de mercado y servicios y productos ofrecidos por BME.

Las empresas constituyen uno de los pilares fundamentales de la sociedad que justifican la existencia de cualquier Bolsa. Una de las funciones principales de las bolsas es la de facilitar a las empresas el acceso a financiación de calidad. La financiación a través de los mercados, la vía bursátil, es una alternativa y complemento a otras vías, principalmente la bancaria. Desde BME queremos informar y convencer a empresas e inversores de que la vía bursátil es adecuada para sus necesidades y la Bolsa de Valencia debe contribuir a la consecución de ese objetivo.

Por ello, recientemente BME y la Asociación Big Ban Angels han firmado un convenio para poner en marcha un entorno premercado con el que se pretende facilitar a las empresas que, reuniendo determinados requisitos y se incorporen al programa, el apoyo necesario para alcanzar el nivel de competencias que la normativa exige para acceder a las diferentes opciones de financiación que ofrecen los mercados gestionados por sociedades del Grupo BME. El objeto de la firma del convenio es fijar el establecimiento de la cooperación y coordinación entre ambas instituciones con el fin de fomentar entre las empresas, sus responsables y los inversores privados los principios de la cultura financiera necesaria para, en su caso, valorar la búsqueda de financiación por medio de los mercados de capitales.

Y respecto a los inversores. Otro elemento fundamental del desarrollo de los mercados de valores en España es la base de inversores. El aumento de la riqueza patrimonial ha generado una mentalidad inversora y los ahorradores colocan su dinero en el mercado de acciones, bien directamente o a través de instituciones de inversión colectiva.
Para la Bolsa de Valencia, la formación e información a inversores ha sido objetivo prioritario y para su consecución se crearon los Clubes de Inversión. Desde el año 1996 existe un Registro de Clubes de Inversión en la Bolsa de Valencia. Los Clubes de Inversión son un mecanismo de acceso a formación específica a inversores en productos y mercados gestionados por sociedades del Grupo.

Con el objeto de potenciar esta figura y adaptarla a la situación actual, la Bolsa de Valencia ha actualizado las normas de su Registro de Clubes de Inversión con la aprobación de la Circular 7/2016, en la que se simplifican los trámites de inscripción, los requisitos de información periódica y en la que se establecen nuevos mecanismos para facilitar medios y espacios adecuados para el seguimiento de determinados mercados de valores y el acceso a la formación específica, online o presencial: online, a través de cursos organizados por el Instituto BME y presencial, al poder beneficiarse los Clubes inscritos de las actividades y programas formativos organizados en la Bolsa de Valencia. También, a través de nuestra página web se informa de la oferta formativa ofrecida por miembros e instituciones que nos han autorizado a ofrecerla a los miembros de los clubes.

Para finalizar, dos factores de notable importancia que no hay que olvidar: tecnología y trasparencia. La industria de valores es uno de los sectores de la economía que más se ha transformado tecnológicamente en los últimos años. Los cambios introducidos en el funcionamiento interno del mercado han sido claves para hacer posible que el mercado español esté considerado como uno de los más avanzados del mundo tecnológicamente. Los sistemas de información desarrollados por la Bolsa han experimentado igualmente continuas renovaciones hasta convertirse en un instrumento ágil e imprescindible en el análisis del mercado y sus valores. La información disponible en el momento de la formación de precios y casación de órdenes que ofrece la Bolsa española es difícilmente superable en otros mercados por su rigurosidad, fiabilidad y transparencia.

Suscríbete a nuestra newsletter