La información económica de los líderes

El Congreso de Business Angels constata la buena salud de la inversión privada, gracias al crecimiento de start-ups

2016-NOV-Business-Angels-congreso-04

El ecosistema de start-ups español crece a buen ritmo, un 20% sobre el año anterior y alcanza ya las 3.275 empresas en España. Un buen dato que viene, asimismo, acompañado y respaldado por el aumento de la inversión privada del primer semestre de 2016, que creció en volumen en un 58%, aunque no en número de operaciones. Son datos que se conocieron durante el Congreso Nacional de Business Angels 2016, que reunió en la Marina de Empresas de Valencia a más de 250 asistentes y que ha contado con la presencia de los principales inversores privados de España así como de otros que operan en fondos internacionales.

Javier Megías, CEO de Startupxplore, se mostró muy optimista durante su intervención y destacó el crecimiento imparable de start-ups motivado por el emprendedurismo, las grandes ideas, el desarrollo de internet y las nuevas tecnologías. Megías también se hizo eco de la presencia de nuevos fondos para la realización de operaciones de inversión en España y que, en cuanto a las inversiones extranjeras, se ha observado un aumento muy importante proveniente de Japón, aunque han disminuido las inversiones de Reino Unido.

En otro orden de cosas, el CEO de Startupxplore, manifestó que se cuenta ya con 2.006 business angels en todo el territorio nacional, lo que representa un interesante crecimiento del 117% interanual, y se registran más de 1.000 business angels de fuera de España interesados en invertir en nuestro país. Asimismo, se hizo eco de que los principales hubs nacionales de emprendimiento son Madrid (con un incremento del 7% respecto al pasado año), Barcelona (+2%) y Valencia (+1,6%).

Durante la inauguración, a la que asistieron diferentes autoridades, Manuel Illueca, director general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), manifestó que “desde el IVF venimos trabajando desde 2011 con Big Ban Angels, en 37 operaciones con préstamos participativos y tres fondos de capital riesgo” y que su objetivo es aumentar el número de nuevos fondos y la dotación de préstamos participativos porque comparten la vocación de la asociación. Asimismo, Jaime Esteban, director general de Angels mostró su satisfacción por la trayectoria de Big Ban Angels desde su creación y la labor de este congreso “para divulgar la figura del business angel e intercambiar nuevas experiencias entre todos sus asistentes”.

2016-NOV-Business-Angels-congreso-02La necesidad de invertir fuera del área de confort también centró el debate entre los participantes del congreso que invierten tanto dentro como más allá de nuestras fronteras. En este sentido, Bernardo Hernández, business angel y general partner de e.ventures; Ian Noel, cofounder y general partner en KFUND; Pablo Gimeno, business angel y presidente de PSG Grupo; y Marcos Lacruz, business angel y presidente de vehículos de coinversión, reflexionaron sobre la importancia de tener una filosofía de inversión aunque, en ocasiones, se invierta con el corazón. En este sentido, los participantes de esta mesa redonda coincidieron en que el inversor, para tener éxito, debe encontrar oportunidades donde nadie las haya visto, por lo que no debería tener zona de confort.

A lo largo de la jornada también se debatió sobre lo que está ocurriendo fuera de nuestras fronteras y hacia dónde se dirige la inversión. En este sentido Robin Wauters, fundador y editor de la revista especializada en tecnología Tech.eu; Ben Costantini, CEO de Startup Sesame París; Susana F. Casla, presidenta de Tartessos Ventures; y Jan D. Oeker-Blom profundizaron en la importancia del talento de forma integral en el ecosistema (emprendedores y business angels) para que estos resulten competitivos y trabajen de forma colaborativa. Asimismo, los participantes se hicieron eco de los diferentes grados de madurez de los ecosistemas que se encuentran en el ámbito internacional y de las peculiaridades de cada uno de ellos (sistema fiscal, modelos de negocio, tendencias, etc.). En este sentido, no es cuestión solo de que el business angel aporte dinero, sino de que aporte “dinero inteligente”, que aporte un valor real a las empresas y que innove en la realización de su actividad.

Experiencias de los business angels

Otro de los grandes atractivos del Congreso fue el intercambio de experiencias de los bussines angels que se han implicado en múltiples proyectos, algunos de ellos muy novedosos como el crowdlending. Es el caso de Bodegas Gandía, que ha decidido diversificar su negocio y empieza a invertir en crowdlending a través de su filial Casual Investments. En este sentido, José Gandía aseguró que este sistema de microinversiones de particulares, gracias a plataformas intermediarias, es una buena solución para salvar los problemas de financiación de las pymes. Así “tras tres años seguidos de falta de rentabilidad –incluso negativa- en los otros activos financieros (bonos, stocks  o fondos), el crowdlending fue a cierre de 2015 el activo financiero más rentable, con una media mundial de retorno por encima del 6%”. Además, afirmó Gandía, “la descorrelación que existe entre el crowdlending y el resto de productos financieros viene dada por su generación de valor al invertir en pymes principalmente, es decir en economía real. Esto unido a la transparencia del crowdlending (donde todo es visible online y en tiempo real) y a la inmediatez de las operaciones se está revolucionando y al mismo tiempo democratizando las finanzas”.

Por su parte Victoria Majadas, una business angel, pionera como mujer en este ámbito, destacó la importancia de establecer vínculos entre el inversor y la start-up. No se trata, en absoluto, de que el business angel se inmiscuya en la gestión diaria del negocio ya que eso es responsabilidad del equipo emprendedor, pero sí de establecer vínculos con él para que el talento senior enriquezca al junior y, por qué no, viceversa. Y así conseguir el objetivo común de ambos que no es otro que la startup crezca rápidamente”.

Además, Tomás Guillén, presidente de Big Ban angels, resaltó el cambio que ha experimentado el perfil de los inversores privados en los últimos años que, según señalan los estudios al respecto, no superan los 44 años de edad. “Los que llevamos más  tiempo frente a asociaciones como Big Ban angels, tenemos la importante labor de ayudarles a acercarse a este mundo de la inversión privada y los proyectos de innovación”. Así, “debemos orquestar instrumentos, recomendaciones, transmitir los aspectos clave y formas de actuar que ayuden a estos inversores a mejorar la forma de proceder y reducir riesgos”, señaló Guillén.

Suscríbete a nuestra newsletter