La información económica de los líderes

Los emprendedores, más que financiación, buscan talento y socios estratégicos

Sólo en 2015 se crearon en España más de 2.500 startups, según Startupxplore. Entre estos proyectos que comienzan a ver la luz, se encuentran ideas disruptivas que pretender dar respuestas a nuevas necesidades en ámbitos como el de la alimentación, la salud, los nuevos medios de comunicación, las finanzas, la moda, la energía, la educación o los viajes. ¿Cómo son estas startups? ¿Qué ofrecen? ¿Cómo son los emprendedores que las respaldan? ¿Crean tejido empresarial?

emprendimientoPara dar respuesta a estas preguntas, ver cómo ha cambiado en este último año el emprendimiento en España y analizar el perfil del emprendedor en nuestro país, Spain Startup ha presentado en Madrid el estudio Mapa del emprendimiento 2016. Para la elaboración del informe se han tenido en cuenta una muestra de más de 1.500 proyectos (147 de ellos procedentes de la Comunidad Valenciana) de los más de 3.160 presentados a la Startup Competition, la cifra más alta alcanzada en todas las ediciones, de los que un 61% fueron creados en España, un 20% de Latinoamérica, un 11% de Europa y un 8% en otros países.

Tras comparar los datos de los proyectos, una de las principales conclusiones es que el emprendimiento en España se fortalece como generador de empleo. Un 51% de los emprendedores ya había montado antes un proyecto profesional (45% en la Comunidad Valenciana) y un 3% de emprendedores valencianos ha creado más de cinco a lo largo de toda su trayectoria. Además, ha aumentado el número de empleados en las startups valencianas y un 27% cuentan ya con una plantilla de 5 a 10 empleados.

De hecho, la apuesta por el emprendimiento se afianza en España, al igual que sucede en la Comunidad Valenciana, como una opción laboral meditada, no fruto de una necesidad: casi ningún emprendedor valenciano estaba antes en situación de desempleo y un 48% trabajaba previamente por cuenta ajena. Asimismo, según los datos analizados, el principal motivo para poner en marcha un proyecto no es otro que haber visto una oportunidad real de negocio, según lo afirman 7 de cada 10 emprendedores valencianos.

En paralelo, los emprendedores son cada vez más ambiciosos. En este sentido, 24% de los proyectos de la Comunidad Valenciana espera facturar este año entre 50.000 y 150.000 euros y a nivel nacional se ha triplicado la cantidad de empresas que esperan facturar a cierre de este año entre 150.000 y 500.000 euros, frente al 5% que consiguió alcanzar esta cifra en 2015. En España la mitad de las startups existentes están relacionadas con el sector servicios (31% en la Comunidad Valenciana), mientras que en Europa el rey es el software.

Para poner en marcha estos proyectos, más de la mitad de los emprendedores recurren a sus propios recursos, por lo que no es de extrañar que la financiación siga siendo el principal reto al que se enfrentan. No obstante, en España el modelo de financiación de las startups se profesionaliza y un 19% de los recursos proceden ya de fondos privados, créditos bancarios y crowdfunding, 21% en la Comunidad Valenciana.

Pero no es el único objetivo que persiguen los emprendedores valencianos, un 17% está preocupado por generar visibilidad para su proyecto y conseguir socios estratégicos, un 15% por acceder a programas de aceleración y un 10% está también interesado en atraer talento.

Estas nuevas inquietudes demuestran, según María Benjumea, fundadora de Spain Startup-South Summit, que “la mentalidad del emprendedor español va poco a poco cambiando y ya no sólo busca capital. El creciente interés de empresas y corporaciones líderes por atraer nuevas ideas, obliga a los emprendedores a luchar por darse a conocer, encontrar partners estratégicos o contar con profesionales de calidad en sus equipos”.

Retrato robot del emprendedor
En España, quienes se deciden a crear una startup son hombres de 34 años y con formación universitaria (97%), en concreto ingenieros en un 45% de los casos. El emprendedor valenciano es, también, un hombre de entre 25 y 34 años con estudios universitarios (96%). Mientras que la mujer representa tan sólo un 17% de los proyectos presentados, porcentaje que desciende a 11% en la Comunidad Valenciana. Ellas deciden apostar por su propia idea con el fin de tener un cambio de rumbo en su trayectoria profesional en un 23% de los casos, frente a un 15% de los hombres.

Además las startups que están lideradas por mujeres fallan menos, en concreto sólo un 48% fracasaron frente a un 66% de las de los hombres. Quizá se trate de que las emprendedoras son más conservadoras a la hora de gestionar los recursos de los que disponen. En función de los resultados obtenidos son más atrevidas en la cantidad de financiación que demandan (la mitad de ellas solicita entre 50.000 y 500.000 euros), a la vez que más cautelosas en la estimación de sus ingresos, puesto que un 30% prevé facturar menos de 50.000 euros.

De emprendedor a empresario
Pero, ¿existe una oportunidad en España para fortalecer la transición de emprendedor a empresario? Si atendemos al nivel de desarrollo, la mitad de estos proyectos tiene entre uno y tres años y sólo un 17% de las iniciativas españolas ya han alcanzado la fase de crecimiento.

Esta visión cortoplacista, que busca obtener resultados en poco tiempo, explica que un 62% de las iniciativas haya fracasado, (64% en la Comunidad Valenciana) mientras que un 19% de startups de esta comunidad fue vendida. ¿La venta es sinónimo de éxito? No siempre debería serlo, puesto que así no se crean empresas rentables y los emprendedores se convierten en profesionales de la creación y no del desarrollo de sus proyectos.

El Gobierno juega aquí un papel fundamental al ser responsable, en opinión de los emprendedores valencianos, de poner en marcha algunos cambios en el ámbito de la regulación para facilitar el proceso de desarrollo de una nueva idea. Para un 25%, la principal mejora consiste facilitar el acceso a fondos económico, un 24% pide reducir las tasas e impuestos exigidas a las startups. Además, un 13% exige beneficios fiscales y un 8% flexibilidad en la contratación.

Suscríbete a nuestra newsletter