La asunción de riesgos y la apuesta por el talento son los ejes principales de la función directiva

La asunción de riesgos, el derecho a equivocarse y a aprender del error, y la importancia del talento y de apostar por los jóvenes son algunos de los aspectos que marcan la diferencia en el liderazgo del directivo. Estas son las claves que se han discutido hoy en la jornada “Directivos: una visión personal”, organizada por la Asociación Española de Directivos (AED).

De.izda.a.dcha_AntonioGarrigues Walker_Socorro.Fernandez_Javier.Cuesta_FernandoRuizEn este acto, altos directivos españoles como Fernando Ruiz, presidente de Deloitte; Javier Cuesta, presidente de Correos; y Socorro Fernández, CEO de JustNow, han debatido en una mesa redonda moderada por Antonio Garrigues Walker sobre la labor del líder no sólo en la empresa, sino también en el terreno político.

En ella, el presidente de Correos ha defendido la importancia de asumir riesgos, y “aprender de los errores” para el avance empresarial. “La tendencia usual es no correr riesgos y penalizar el error”, cuando debería fomentarse la asunción de riesgos ya que “de los errores propios se aprende y pueden obtenerse buenos resultados”.  Fernando Ruiz ha coincidido en esta visión, y ha destacado la importante labor del directivo en la toma de decisiones. “La clave no es tomar una decisión concreta, sino tomar decisiones de manera rápida y corregir de forma ágil los errores que puedan surgir”.

El consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, se ha mostrado de acuerdo con estas declaraciones durante su intervención en la clausura del acto, destacando que los directivos “deben calibrar constantemente el binomio beneficio-riesgo”, incluyendo en estos últimos no sólo los riesgos económicos sino también ambientales, sociales y regulatorios. Asimismo, ha calificado la posición del directivo como “un trabajo apasionante, pero cada vez más complejo y complicado”, y por ello ha agradecido el trabajo de la AED como “altavoz de lo trascendente de que existan buenos directivos y de resaltar la labor de ellos” para con la sociedad.

Tanto Fernando Ruiz como Socorro Fernández han hecho especial hincapié en la desconexión entre la sociedad y las posiciones de liderazgo político y también empresarial, hecho que Ruiz ha achacado a una “falta de liderazgo a todos los niveles”. Por ello, han animado a los asistentes a liderar con “ambición” y “valores”, siempre teniendo en cuenta “lo trascendente que es tu trabajo y todo lo que puedes hacer, de bien y de mal, para con los demás” ha declarado Fernández.

Las nuevas generaciones impulsarán el tejido empresarial

Para Antonio Garrigues Walker, los movimientos sociales que tienen lugar en la actualidad denotan que “algo más que lo evidente está pasando” en la sociedad, y por esta razón los directivos “deben plantearse a dónde va la sociedad” y sobre todo tener en cuenta que “la gente joven tiene otro tipo de valores y situaciones” que hay que saber valorar.

Los jóvenes son los que traen lo nuevo; la mayor parte de las nuevas tecnologías las desarrolla la gente joven”, ha asegurado el presidente de honor de Garriges en su diálogo con el joven chef, Javier Aranda, quien con sólo de 27 años ha conseguido su primera estrella Michelín en el restaurante que regenta, La Cabra. Aranda apuesta por “tener fuerza y juventud” para desarrollar su proyecto empresarial, y lo demuestra con un dato: su “familia” , nombre por el cual reconoce a su equipo de trabajo, en el que cuenta con 47 personas y con una media de edad de 24 años.

También el presentador y fundador de El Terrat, Andreu Buenafuente, ha hecho un llamamiento a la incorporación y, sobre todo, a la búsqueda de talento para impulsar las empresas al éxito, ya que “no hay tanto como se piensa”. “Me convertí en empresario porque si no lo hacía, desaparecía, y tuve la suerte de que me rodeé de mucho talento”, ha declarado, agregando que, como directivo, disfruta “de la producción y el crecimiento del talento ajeno, con el que eres cómplice”.

Suscríbete a nuestra newsletter