Iberaudit: "Los empresarios necesitan estar acompañados y nosotras nos involucramos en su problema"

2016-junio-iberaudit-Mila-Pedraza-Esther-Fernandez-03

Mila Pedraza y Esther Fernández, socias de  consultoría y auditoría en Iberaudit Kreston en Valencia

– ¿Hay “reservas” por parte de las pymes o la interlocución es fluida?

M.P. Históricamente ha habido muchas reservas, pero ahora la situación ha cambiado. Existe realmente una necesidad por contar las cosas y ponerse al servicio de un profesional para decirle: ayúdame a gestionar o  a solventar esto. Necesitan estar acompañados y nosotros nos involucramos en su problema: una buena gestión financiera puede salvarles de muchas tensiones que, si se alargan en el tiempo, merman la capacidad de éxito. Además, con el cambio de tendencia y la apertura de la oferta crediticia, así como por el mayor movimiento de inversores extranjeros, capital riesgo, fondos de inversión, etc. existe, por parte del empresario, una inquietud considerable por tener una “buena carta de presentación” y por articular buenos reportes a terceros.

 [mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

E.F. En general, las empresas están apostando por una mayor transparencia y se han dado cuenta que la parte financiera es fundamental: deben controlar los costes, los márgenes con los que operan, desarrollar una política adecuada de personal… Por otra parte, en empresas auditadas la normativa es cada vez más estricta desde el punto de vista de alcanzar la imagen fiel de la compañía.

– ¿Están creciendo los movimientos societarios?

2016-junio-iberaudit-Esther-Fernandez-02

Esther Fernández

E.F. Sí, tanto por parte de inversores extranjeros que buscan participar empresas o constituir nuevas filiales en España, como por parte de empresas locales –consolidadas y con recursos– que buscan constituir sociedades en el exterior. Estamos trabajando con varios clientes en ambos sentidos.

– ¿Creéis que el desarrollo internacional de la firma ha sido fundamental en ello?

E.F. La integración en Kreston Internacional en 2008 supuso un salto cualitativo y cuantitativo fundamental. Además de lo que representa en cuanto a sistematizar procedimientos y a su supervisión en aspectos de control y calidad, formar parte de una red internacional da más solidez a la firma y a sus clientes, al mismo tiempo que te ‘empapas’ de otro enfoque o perspectiva que no solo se circunscribe al ámbito nacional, aunque es verdad que en auditoría está todo más homogeneizado, globalizado.

M.P. Para las empresas que están pensando en salir al exterior o invertir fuera, el hecho de apoyarse en una red internacional es un valor añadido que una firma local o nacional no puede ofrecer. Una red con los mismos procedimientos, con la misma metodología agiliza además las auditorías a grupos empresariales con filiales en distintos países.

– ¿Qué ventajas supone para estos?

E.F. Cuando la que audita es una misma firma, la comunicación entre los responsables de la auditoría es mucho más fluida, la perspectiva y el foco de interés es el mismo, se consensúa desde el principio cómo se van a hacer los trabajos.

M.P. Además, si sabes que trabajas bajo los mismos parámetros, la revisión es menos compleja, se facilita, porque es tu equipo de trabajo en el extranjero y ello da seguridad   –el que audita por ejemplo un consolidado, tiene a su vez responsabilidad sobre las auditorías individuales–.

E.F. Eso no quiere decir que no podamos trabajar con otros auditores, porque hablamos el mismo lenguaje, aunque en algunos casos la comunicación no sea tan fluida.

– ¿Y qué os diferencia respecto a las Big Four?

E.F. En cuanto a los servicios que prestamos a los clientes son básicamente los mismos. Pero indudablemente por nombre y antigüedad están en otro estadio. No obstante, repito que en cuanto a capacidad técnica y capacidad de ofrecer servicios tenemos la misma: nos regimos por las mismas horas de formación, las mismas actuaciones, estándares… Si bien, añadiría factores diferenciales a nuestro favor, como son la proximidad y la cercanía al cliente. Nuestro personal cuenta con gran experiencia y antigüedad en la firma –no está sujeto a altas rotaciones– y siempre se muestra accesible al cliente. En esta trayectoria, desde lo local a lo internacional, Iberaudit Kreston no ha perdido la esencia de la proximidad, de trabajar al lado del cliente, de adaptarse a sus necesidades.

– Además podemos decir Esther que has guiado a la compañía en este desarrollo…

E.F. He formado parte, a escala nacional, del equipo técnico que ha desarrollado e implementado en Iberaudit Kreston el control de calidad, con el objetivo de cumplir con los valores de calidad y rigor que definen nuestra firma. Actualmente formo parte de la comisión técnica, si bien, este año hemos incorporado al equipo a una responsable con amplia experiencia en el área, delegando en ella el día a día de este trabajo, mientras que desde la comisión técnica ejerceremos labores de supervisión.

En la misma línea, se ha creado una comisión de consultoría, a escala nacional, de la que también forma parte Mila.

– ¿Cree que se percibe la auditoría como algo que aporta valor realmente?

E.F. Pienso que la auditoría cumple una función muy importante, no obstante, es cierto que en demasiadas ocasiones el empresario la percibe como un imperativo legal, si bien no puede olvidar que es una herramienta que le aporta fiabilidad. Tenemos que ser capaces de comunicar la función de interés público que supone la auditoría de cuentas, ya que además de representar un valor para la entidad revisada, afecta e interesa también a terceros (clientes, proveedores, entidades financieras, inversores,…), que, de este modo tienen la seguridad de que la información está validada.

– ¿Qué áreas o actividades son las más demandadas y están creciendo más?

2016-junio-iberaudit-Mila-Pedraza

Mila Pedraza

M.P. Entre ellas el compliance acerca de la responsabilidad de los administradores por la reforma del código penal del pasado mes de julio de 2015; planes de viabilidad para empresas de nueva creación o que incorporan nuevos proyectos o accionistas; análisis de costes y de rentabilidad; interim manager, tal y como he señalado anteriormente; internacionalización, comercio e inversión exterior….

E.F. También la auditoría en proyectos europeos –dependiendo de las condiciones que establece la convocatoria pueden estar obligadas–; due diligence –investigación de una sociedad previa a la firma de un contrato–; auditorías voluntarias… Después de todos los escándalos financieros acaecidos, las empresas están más abiertas y predispuestas a denotar transparencia y a la rotación de auditores, sobre todo en las compañías del Ibex.

– ¿Qué porcentaje son voluntarias?

E.F. Considerando los últimos datos publicados por el ICAC del ejercicio 2015. La sociedades auditadas con una cifra de negocio inferior a 3 millones de euros supondrían el 29 % y con una cifra inferior a 6, el 12 %, por lo que teniendo en cuenta los límites de auditoría vigentes, las auditorías voluntarias se pueden situar entre el 35 o 40 % del total de auditorías realizadas.

– ¿Cree que el sector aumentará progresivamente los márgenes y honorarios?

E.F. En principio, las perspectivas no son muy optimistas, el precio/hora ha bajado en 2015 respecto a 2014, situándose en 61,11 frente a 66,61 euros, según datos del ICAC.

– ¿Qué retos que os fijáis por delante?

E.F. Además de no perder la ilusión y el empeño por el proyecto de nuestra firma, en auditoría buscamos consolidar nuestra posición en el sector privado y público (donde trabajamos desde el 95, tanto para la Intervención General, como para el Ayuntamiento de Valencia).

M.P. Y en consultoría queremos llegar a ser un referente para la pyme en la Comunitat.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter