La información económica de los líderes

Premios de diseño en envases y embalajes para las necesidades reales de las empresas

El Cluster de Innovación en Envase y Embalaje de la Comunitat Valenciana ha unido el mundo de la Universidad y la empresa en su VII edición de los premios al Diseño y Sostenibilidad como referente de innovación en el sector. Así, ha otorgado estos galardones a dos estudiantes de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón, una de la Escola d´Art Superior de Disseny de València (ESAD), otro a la UCH-CEU y a la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Adrián Bellés, uno de los ganadores del concurso

Adrián Bellés, de la UJI, uno de los ganadores del concurso

El acto de entrega ha contado con el presidente del Cluster, Francisco Ortega y el director general de Economía, Emprendimiento y Cooperativismo, Francisco Álvarez Molina.

Pack de pipas para usar y tirar
El director general de Grefusa, Agustín Gregori ha otorgado el galardón por el mejor proyecto para un pack sostenible de pipas para usar y tirar al equipo formado por Ángela Valle García y Antonio Sánchez-Garrido de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial de la (UPM)

En concreto, el proyecto premiado tiene una apertura con abrefácil y un depósito para cáscaras. Se puede utilizar mientras se va caminando. Los materiales utilizados son ecológicos, tanto las tintas flexográficas como el adhesivo son en base a agua para reducir el impacto ambiental.

Junto a estas características, se trata de un prototipo que se puede almacenar en un dispensador, como envase secundario, y permite su adaptabilidad al sistema productivo industrial ya que, para su producción, ha contado con la cadena de fabricación, al incluir una máquina impresa, troqueladora y dobladora.

Envase con diseño ergonómico
El director gerente de Babaria, Ricardo Soucase, ha entregado el galardón a Teresa Redón de ESAD por un proyecto que unifica la forma de los envases de la marca para que en lugar de utilizar un estilo dependiendo de cada producto se utilice una misma forma, tanto para champús como crema u otro producto cosmético. 

Además, gracias al etiquetado, compuesto únicamente por una tinta, se han abaratado costes y se ha hecho un envase más sostenible. La forma ascendente del diseño permite además una mejor ergonomía a la hora de coger el producto, y el diseño de su tapón logra que el producto pueda colocarse tanto boca arriba como boca a bajo.

Por parte de Heineken, el premio ha sido entregado por Juan Troncoso al estudiante del Curso de Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de la Universitat Jaume I de Castellón, Adrián Bellés. Se ha destacado su especial resolución en el modo de disponer los 24 botellines en posición vertical y agrupados de forma prismática y optimizar el espacio para poder paletizar, apilar y transportar este tipo de envase.

Su diseño, en forma de caja de herramientas, pero con un material sostenible como el cartón, protege el contenido en caso de impacto y cuenta con sistemas de amarre para coger la caja bien con las dos, o con una mano. Además, se ha subrayado el hecho de que las botellas no pueden ser sacadas de la caja sin romperla o doblarla, lo que permite ponerlas boca abajo y que permanezcan en su sitio.

Pestaña para inclinar el producto
En el caso de Leroy Merlin, la entrega ha sido realizada por Beatriz García y Jorge Redó, que han hecho entrega del galardón, dividido entre dos premiados, a Pascual Gómez, estudiante de Diseño Industrial del CEU-UCH y Borja Sánchez de la Universidad Jaume I de Castellón.

En el primer caso, en el proyecto prima su resolución en la propuesta de envasado para una pistola de riego y, en el segundo, se ha enfatizado el diseño de una caja de cartón ondulado proveniente de plantas de reciclado, que permite inclinar la caja para mejorar la visibilidad del producto de forma sencilla con una especie de pestaña. 

Suscríbete a nuestra newsletter