Encarando el futuro: la Agencia Valenciana de Innovación

Archivado en: 

Respecto a qué cambios deben implementarse en el corto y medio plazo para maximizar las posibilidades de la Red como agente dentro del sistema valenciano de innovación, Laura Olcina, directora gerente de ITI señala como prioridad “poder reflexionar, tener la estabilidad y tranquilidad suficiente como para poder plantear una estrategia de I+D ya no a corto plazo, sino a medio y largo plazo, sin sufrir cambios importantes por el camino; poder formar a nuestro personal y ofrecerle un plan de desarrollo profesional adecuado; establecer líneas concretas con cierto margen; poder entrar en programas plurianuales de fondos; fijar realmente un marco que sea conocido por todos y compartido, en el que nos sintamos a gusto y que realmente sirva para poder llegar a generar resultados interesantes y rentabilidad para las empresas y asociados. En definitiva, tener los medios para llegar a dónde sabemos que debemos y queremos ir”.

[masinformacion post_ids=”70966″]

Por su parte, la directora de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana (Redit)Cristina Del Campo, urge a la administración autonómica a recuperar el presupuesto ya que entre 2010 y 2015 se redujo a menos de la mitad el apoyo público a la Red, pasando de 47 a 20 millones. “Aunque es de agradecer el repunte que se ha producido en el presupuesto de este año, con 24,5 millones previstos, y la sensibilidad que están mostrando en este tema, es fundamental que recuperemos cuanto antes el terreno perdido”. También insiste en volver a adelantar los pagos del convenio hacia mitad de año “porque no tenemos el fondo de maniobra de la empresa privada y desde el 1 de enero pagamos a nuestro personal y empezamos a ejecutar los proyectos”. Aclara que la financiación no solo tiene que ser suficiente, sino estable y plurianual para permitir a los consejos rectores de los centros planificar su estrategia. Además, considera que los criterios sobre los cuales se otorgan, deben ser conocidos y no cambiar cada año. Respecto a las empresas, la directora de Redit insta a disponer de un calendario y un esquema de las ayudas claro, fiable, sencillo y predecible tanto en las cantidades como en los procedimientos y plazos, incluidos los de resolución y pago.

También cita otros temas pendientes de abordar como el reconocimiento jurídico de la naturaleza y fines de los institutos, “ya que son el único agente del sistema valenciano de innovación, tal y como contempla el estatuto de autonomía, que no han tenido un desarrollo normativo posterior”.

Del Campo, y en nombre de todos los directores de los institutos tecnológicos, ha agradecido el esfuerzo hecho por la Conselleria de Economía Sostenible al pagar las deudas pendientes con los centros “ya que nos ha permitido normalizar nuestra situación financiera después de cinco años de graves problemas económicos”. En esta línea, el director de ITCGustavo Mallol explica que “hemos pasado una travesía del desierto muy dura que hay que tratar de evitar a toda costa en el futuro, con importantes tensiones de tesorería que han provocado mucha desazón en el personal, que ha trabajado bajo una presión económica y no técnica como se debería esperar. Esto ha provocado además una fuga de cerebros, investigadores con mucha capacidad y en los que hemos realizado una inversión en formación que no hemos rentabilizado”, admite.

En definitiva, apunta desde AiniaSebastián Subirats“la financiación existente debe orientarse mejor de manera que fomente el conocimiento y la formación de valor. La innovación es la palanca clave del crecimiento de nuestra economía y crítica desde el punto de vista industrial. La Comunidad Valenciana tiene el mejor de los aliados posibles en los centros tecnológicos para aplicarla e impulsarla en las empresas. Generando futuro en innovación aplicada generaremos progreso social y calidad de vida. Es el único camino de futuro posible que tienen nuestras empresas para crecer e internacionalizarse”.   

La Agencia Valenciana de Innovación

Los integrantes de la mesa han coincidido en la necesidad de coordinar a los agentes del sistema de Ciencia-Tecnología-Empresa de la Comunidad Valenciana. En este sentido, entienden la creación de la Agencia Valenciana de la Innovación como un espacio común donde se marcarán las directrices que deberán seguir los distintos agentes, propiciando una mayor cooperación teniendo en cuenta sus diferentes características, para que vean como positiva la orientación a la convergencia.

Los directores han asegurado que la Agencia puede suponer una “gran oportunidad” para mejorar las cosas, siempre que se dote a este organismo de “los medios y herramientas necesarios para tutelar que los agentes del sistema cumplan con su misión acordada”. Además, explicaron que se debería medir a los agentes “no únicamente desde el aspecto puramente económico, sino valorando el cambio que ha propiciado la innovación en términos socioeconómicos, para fundamentar el buen uso que se ha hecho de los fondos públicos”.

Los presentes abogaron por un ente “independiente, que participe de planteamientos estratégicos globales y no partidistas, que nazca del consenso y con una temporalidad lo suficientemente amplia como para que las reglas del juego no se cambien constantemente. Si esto es así -concluyen- la Agencia será verdaderamente una oportunidad”.

Por otra parte, se destacó el importante papel de las políticas de apoyo a la innovación empresarial lideradas desde la Conselleria de Economía Sostenible a través del Ivace y se puso el énfasis en la conveniencia de avanzar hacia planes de ayudas plurianuales, que doten de mayor visibilidad y confianza a sus beneficiarios.

Con respecto al papel que juegan los centros tecnológicos, y en palabras del director de Ainia, Sebastián Subirats, “tenemos que generar servicios y llegar a una base muy amplia del tejido empresarial –fundamentalmente pymes y micropymes– lo que supone un coste muy elevado desde el punto de vista de la estructura y la organización, además de tener que asumir riesgos para generar innovación y creatividad que anticipe sus necesidades. Por esta razón -explica- necesitamos la financiación de la Administración, que tiene que ayudarnos con los mecanismos adecuados”.

Suscríbete a nuestra newsletter