Exportación y pasión por el Pinot

El mercado internacional le lleva a 18 países en la actualidad, con presencia grande, para su producción, en Estados Unidos, China, el resto de Europa y en plazas exóticas como Albania… Este país balcánico consume una buena porción de su producción gracias a los contactos que hizo en los noventa cuando todavía vivían la transición del comunismo más ortodoxo del mundo hacia el capitalismo…

[masinformacion post_ids=”68107,68137,68151,68160″]

En Minneapolis, Estados Unidos, le ocurrió una cosa curiosa. Llegó en 2004 en pleno éxito de la película Entre Copas. En ella, el protagonista es un fanático del Pinot Noir, defiende los vinos de esta variedad francesa a capa y espada, de modo que en pocos meses se popularizó en todo el país la idea de que los grandes vinos, los vinos de moda y que hay que beber son los Pinot Noir…

Y Belda estaba allí con su Pinot Noir de Fontanars, un experimento que llevaba pocos años de rodaje fruto de sus ganas de probar, “Pepe Mendoza y yo éramos los únicos que creíamos en la variedad”, recuerda, y que terminó por vender de una tacada tres cosechas… probablemente el viaje más productivo que haya hecho, y todo gracias a la influencia de una película que tuvo que ir a ver a toda velocidad para saber a quién le debía tanto favor…

Hoy el Pinot Noir forma parte de su póker de vinos ganadores y está consolidado como uno de los grandes de esta variedad en nuestro país.

 

Suscríbete a nuestra newsletter