Los planes en Hawkers son para la semana que viene

30/11/2015 ELCHE (ALICANTE).- Empresa Hawkers / FOTO ALEX DOMINGUEZ

Francisco Pérez, responsable de Desarrollo de Negocio e Iñaki Soriano, socio fundador de Hawkers

Cuatro jóvenes ilicitanos logran en menos de dos años revolucionar el mercado de las gafas de sol y la venta por internet con la marca Hawkers, un éxito tan fulgurante como singular.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Ni un cartel en la puerta. Ni una corbata. La rompedora empresa ilicitana cuadruplica su facturación vendiendo estilo en forma de gafas de sol. Cuando uno conoce su vertiginosa historia, iniciada por cuatro amigos en una nave de Mercalicante hace poco más de dos años, rodeado ahora en un antiguo despacho de abogados de Elche Parque Empresarial por medio centenar de los más de setenta empleados que trabajan para la firma, repasando en sus notas los planes de un futuro cercano que incluye la apertura de delegaciones en Los Ángeles, Barcelona y Hong Kong… uno llega a la conclusión de que en este extraordinario proyecto lo de menos son las gafas.

Saludamos a Iñaki Soriano, uno de los socios fundadores, pero el relato brota de la acelerada mente de Francisco Pérez, responsable de Desarrollo de Negocio, un joven entusiasta y risueño que representa a las mil maravillas el espíritu de un grupo cuya media de edad ronda los 26 años.

Nos dimos cuenta de que teníamos algo que nadie sabe hacer”, explica. ¿Qué es ese algo? “Sabemos generar tráfico en internet”. La diferencia básica entre Hawkers y otras start-ups (lo que podríamos traducir como ‘empresa incipiente’) que uno conoce es que estos chicos no solo cuentan con millones de usuarios, sino que muchos de ellos se han convertido en compradores. Eso les permite, dice Francisco, resistir sin problema los cantos de sirena de los fondos de inversión que llaman a su puerta: “Nos han ofrecido mucho dinero, pero nosotros ya ganamos dinero”.

30/11/2015 ELCHE (ALICANTE).- Empresa Hawkers / FOTO ALEX DOMINGUEZ

Y es cierto. Tanto que después de haber facturado 15 millones de euros en su primer ejercicio de actividad, 2013, de los que solo 9 millones correspondieron a la venta de gafas marca Hawkers, van a cerrar 2015 ingresando cuatro veces más, cerca de 40 millones. “Que están ya invertidos”, asegura el responsable de Desarrollo de Negocio, encantado de desvelarnos los planes inmediatos de una empresa que pretende contratar veinte personas para abrir delegación en Los Ángeles (California), poner un primer pie en Asia mediante una oficina en Hong Kong y abrir sucursal en Barcelona, una de las capitales europeas del diseño, “y donde es más fácil atraer talento”. Curioso conocer planes de quien asegura no tenerlos, paradójico escuchar de boca de quien se ocupa de un área llamada Desarrollo de Negocio: “No tenemos nada planificado, al contrario que en otras empresas, aquí no creamos estructuras que desarrollan ideas; aquí primero tenemos las ideas y, a partir de ahí, creamos las estructuras”.

Pero dejemos la “filosofía” empresarial por un momento y vayamos a los hechos. Hawkers es una marca de gafas de sol de coloridos diseños, baratas (entre 20 y 35 euros), producidas en China con cristales alemanes, que se han puesto de moda por varias razones. En primer lugar, por el éxito conseguido por sus creadores en la utilización de una herramienta publicitaria que, hasta que ellos llegaron, gozaba de escaso prestigio: Facebook Ads. “Todos los gurús decían que no funcionaba”, explica Francisco Pérez. Es cierto, era una de esas ‘verdades’ de internet que nadie se molesta en comprobar. Ellos lo hicieron y con un rendimiento excepcional. “Nosotros tenemos algo que nadie más sabe hacer”. De nuevo es fácil comprobarlo: en cuanto uno busca datos de Hawkers en internet, apenas una o dos veces, percibe cómo la marca se cuela sutilmente en el resto de sus búsquedas con una publicidad discreta y efectiva. No hay duda, estos chicos saben lo que hacen.

30/11/2015 ELCHE (ALICANTE).- Empresa Hawkers / FOTO ALEX DOMINGUEZ

Bien, pero cuando uno crea una empresa que se desarrolla tan rápidamente, que ahora tiene más de setenta empleados, con sus familias y sus responsabilidades, ¿no nace el vértigo ante la posibilidad de ser víctimas del hype que a veces eleva un producto a las nubes y luego lo deja caer? Francisco sonríe, sabe que ese concepto, hype, ronda sobre el proyecto, porque ellos lo han cultivado, ellos se han dedicado a vincular su marca a famosos como Jorge Lorenzo, Andrés Velencoso, Rudy Fernández, Paula Echevarría… y han fomentado los acuerdos con firmas de prestigio como Mercedes Benz, Diesel, Los Ángeles Lakers o el BBVA, pero saben que con eso no basta. Hace falta calidad. Su secreto, aseguran, es que han eliminado el abismo que en el mercado de las gafas de sol existía entre lo barato y lo exclusivo. Un abismo ficticio que ellos descubrieron gracias a la marca americana Knockaround, su primer acercamiento como distribuidores al negocio.

Nos dimos cuenta de que en este campo existen tres o cuatro players, tres o cuatro compañías, que lo controlan todo, desde la producción, hasta los puntos de venta; pero hay un lugar que no pueden controlar: internet”. Facebook les proporcionó un acceso directo al consumidor. Hoy tienen más de tres millones y medio de seguidores. “Hawkers ofrece calidad a buen precio, y en ese camino no hemos hecho más que empezar”. Según datos de la empresa, “un 36% de los compradores repiten; no lo harían si el producto no fuera bueno”. De modo que el secreto es el que cantaban los primeros vendedores ambulantes africanos que se vieron por España: Bueno, bonito, barato.

Hasta el momento, el 80% de sus clientes son españoles, pero ellos aspiran a que en breve esa proporción se reduzca hasta el 40%. Ya han abierto mercado en Italia, Reino Unido, Alemania, Australia, Estados Unidos… pero son ambiciosos y se mueven con rapidez para llegar a Latinoamérica vía México y a Asia a través de Hong Kong. No hay duda de que en esta oficina se piensa en grande. Tienen su propio chef…

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter