La Comunidad Valenciana crece al 3% en tasa anual y creará más de 50.000 empleos este año

Rafael Doménech, economista jefe de economías desarrolladas de BBVA Research y Peio Belausteguigoitia, director de la Territorial Este de BBVA

Rafael Doménech, economista jefe de economías desarrolladas de BBVA Research y Peio Belausteguigoitia, director de la Territorial Este de BBVA

Según los datos que se están registrando en este primer trimestre, el PIB de la Comunidad Valenciana está creciendo al 3,2% en tasa anual (en torno al 0,8% trimestral). Es por ello, que aun previendo un crecimiento más moderado en el segundo y tercer trimestre del año, BBVA Research prevé que la economía valenciana crezca un 2,7% en el conjunto del año, después de volver a tasas positivas de crecimiento en 2014 (+1,4%), tras cinco años consecutivos de caídas del PIB. Un ritmo de actividad que posiblemente se mantendrá en 2016 (+2,6%). Además el informe elaborado por BBVA Research para la Comunidad Valenciana, estima que en los próximos dos años se crearán 100.000 empleos en nuestra región.

Y es que, según los datos que maneja la entidad, la actividad económica y la creación de empleo se están acelerando más de lo previsto, en consonancia con España, donde BBVA Research también ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento hasta el 2,7%.  Los principales factores externos en los que se apoya esta recuperación son la brusca caída del precio del petróleo  y la divergencia de políticas monetarias entre el Banco Central Europeo y la FED, que podría iniciar una etapa de subidas de los tipos de interés.

Ello se traduce en un barril de Brent que pese a situarse actualmente cerca de los 50 dólares se estima que crezca hasta los 65 dólares, añadiendo un punto al crecimiento de la economía valenciana en 2015 y en la evolución del tipo de cambio, con una depreciación del euro del 20% respecto a su valor en 2014 (en torno a 1,11 dólares) que supondrá, según el estudio, añadir 0,7% al crecimiento del PIB valenciano.

Asimismo, y tal y como ha reconocido Rafael Doménech, economista jefe de economías desarrolladas de BBVA Research,  la política de expansión cuantitativa con la inyección de liquidez que prevé poner en marcha el próximo mes el Banco Central Europeo (cuanto menos hasta septiembre de 2016) podrían añadir otro 0,3% adicional al crecimiento previsto del 2,7%.

En cuanto a los factores internos, los principales indicadores de consumo en la Comunitat sugieren que el gasto de los hogares y empresas  ha vuelto a crecer, debido a la mejora de la percepción económica y al incremento de nuevas operaciones de crédito.

En cuanto al empleo se espera un crecimiento del número de ocupados del 3,3% y del 2,5% en 2015 y 2016 respectivamente, que se traducirá en la creación de 105.000 puestos de trabajo en la región hasta casi los 1,95 millones de ocupados. Con todo, y casi alcanzado los niveles de 2004, esto aún supone 300.000 empleos menos que el nivel alcanzado en 2007.

El escenario no está exento de riesgos

A nivel externo, las incertidumbres geopolíticas relacionadas con la crisis en Rusia, la caída del precio del petróleo y la divergencia de políticas monetarias podrían generar tensiones financieras que afecten negativamente a la evolución del PIB regional. Sin olvidar que Europa afronta un calendario electoral, que ya se ha abierto en Grecia con ciertas tensiones. Por su parte, la economía nacional se  enfrenta el reto de conseguir un crecimiento sostenido, de modo que la mejora del empleo llegue al conjunto de la sociedad y sea compatible con no generar desequilibrios externos, consiguiendo saldos positivos de la balanza por cuenta corriente. En la Comunitat Valenciana, la mayor incertidumbre se cierne sobre el proceso de consolidación fiscal. Aun a la espera de los cambios que pueda suponer la reforma del sistema de financiación autonómica, según el informe, la Generalitat debería trabajar en un plan detallado y creíble que disminuya los niveles de endeudamiento público. Adicionalmente, pese a la mejora reciente del mercado laboral, y a los avances en la transformación de la economía valenciana, la productividad se sitúa todavía por debajo de la media española, lo que supone un lastre para el proceso de convergencia con las principales regiones de España y Europa.

Suscríbete a nuestra newsletter