La información económica de los líderes

Isabel Boníg y su etapa como alcaldesa de la Vall d’Uixó

2015-feb-Isabel-Bonig-Infraestructuras-02

Isabel Bonig, consellera de Infraestructuras y Medio Ambiente

– Fue una experiencia inolvidable. Aunque la Vall d’Uixó es un municipio grande –36.000 habitantes–, es impresionante la cantidad de gente interesante que tuve la oportunidad de conocer gracias al puesto que ocupé. ¿De qué me siento orgullosa? De la reapertura de la Residencia Segarra como centro de disminuidos psíquicos profundos. Probablemente fue la obra más importante, porque suponía recuperar un edificio emblemático para la historia de la Vall d’Uixó, como era la Clínica Segarra, e integrarla en el servicio público de salud. Es residencia y centro de día. La gestión la está llevando Afaniad de una forma magnífica, con la ayuda de la Conselleria de Bienestar Social. También me siento orgullosa de los campos de césped artificial, que era una reivindicación histórica, porque en el pueblo hay más de tres mil chavales practicando fútbol.

[masinformacion post_ids=”41651,41713,41734″]

– En las elecciones municipales de 2011 el Partido Popular renovó la mayoría absoluta en la Vall d’Uixó ¿Cree que en mayo volverán a obtener mayoría absoluta?

– Estoy absolutamente convencida. En las elecciones locales se vota mucho a la persona. Yo tuve voto de gente de Izquierda Unida, que en unas autonómicas o generales no votarían jamás al Partido Popular, pero en las locales sí, porque les gusta el candidato a alcalde o porque les has resuelto un problema que era fundamental para ellos.

El actual alcalde, Óscar Clavell, será nuestro candidato en las próximas elecciones. Fue mi número dos, mi teniente de alcalde, mi portavoz, mi concejal de urbanismo y creo que, además de ser una persona honrada y trabajadora, es muy afable y directa. Eso la gente lo valora, además de la excelente gestión que está haciendo en un momento muy complicado.

– ¿Cómo está la situación económica del Consistorio?

– En estos momentos bastante bien, gracias a los mecanismos que el Gobierno ha puesto a disposición de los ayuntamientos, que han servido para pagar deudas, inyectar liquidez y, tras de medidas y ajustes que eran absolutamente necesarios, la Vall d’Uixó es uno de los ayuntamientos que mejor y más pronto paga. Tenga en cuenta que cuando volvimos al gobierno municipal en 2007, el coste de personal del consistorio había subido a 6 millones de euros, pero no existían muchas infraestructuras básicas que hoy sí existen y eso la gente lo sabe porque lo ve todos los días.

Suscríbete a nuestra newsletter