Aimplas se consolida en la innovación en nanotecnología y en su transferencia a la industria valenciana

AIMPLAS nanotecnologia

La nanotecnología constituye uno de los retos fundamentales del siglo XXI, hasta tal punto que se espera que revolucione la ciencia de los materiales por su enorme potencial desde un punto económico e industrial. No en vano, la Comisión Europea destinará 4.500 millones de euros hasta 2020 para financiar proyectos en este ámbito.

En los últimos diez años, Aimplas ha participado en un total de 52 proyectos relacionados con la nanotecnología. Las investigaciones que lleva a cabo en estos proyectos van desde las que permiten el desarrollo de plásticos con conductividad eléctrica o térmica, ignífugos,  metalizados, antihielo o resistentes al rayado, hasta el desarrollo de métodos de reciclado de compuestos basados en nanotubos de carbono (pantallas TFT, memorias, baterías…) e incluso sensores para la construcción o textiles. Los resultados obtenidos dentro de estas líneas, se trasfieren a la industria de la Comunidad Valenciana en campos de aplicación tan diferentes como envase alimentario sostenible, activo e inteligente, materiales compuestos con mejores propiedades para automoción, construcción, náutica y aeronáutica o los sectores eléctrico-electrónico y de bienes de consumo.

Los proyectos e investigaciones que lleva a cabo Aimplas en materia de nanotecnologías han hecho de él  un centro de referencia, de hecho, es la entidad de la Comunidad Valenciana que más retorno ha obtenido del 7º Programa Marco Europeo en materia de nanociencias, materiales nanotecnologías y nuevas tecnologías de producción (NMP).

Aplicaciones industriales

En la actualidad, las principales áreas de aplicación de los nanobiocomposites y los bioplásticos nanoestructurados son los sectores del envase y embalaje, el transporte y la automoción, la construcción y sector eléctrico- electrónico, aunque cada día surgen nuevas aplicaciones derivadas de la innovación en la materia.  

Entre las principales innovaciones destacan los avances para mejorar la seguridad y el mantenimiento en vehículos como sensores inteligentes para pedales, volantes, cinturones de seguridad y textiles. Estos sensores desarrollados a partir de nanomateriales detectan cambios en el estado de los elementos, alertan de posibles accidentes y ponen en marcha mecanismos de seguridad de los vehículos.

Pero las aplicaciones de la I+D desarrollada alrededor de la nanotecnología son tan amplias como las del plástico, ya que ésta puede otorgarles nuevas propiedades que van  desde las antimicrobianas o ignifugantes, hasta capacidad de auto-reparación, conductividad eléctrica y térmica o antihielo.

Proyectos en marcha

Actualmente, Aimplas, junto con Ainia, desarrolla un proyecto de investigación y desarrollo cuyo objetivo es crear los primeros prototipos de envases cosméticos más seguros, sostenibles y competitivos  gracias a los nanomateriales. Se trata de Nanopack, que gracias al empleo de nanoarcillas promete otorgar a los envases cosméticos una mayor barrera a los gases así como mejores propiedades mecánicas y térmicas, lo que permitiría incluso hacer innecesaria la utilización de aditivos y reducir el número de capas y la cantidad de materia prima para elaborar el envase, con el consiguiente ahorro de costes.

Resultado de su participación en el proyecto CarbonInspired 2.0 es un innovador recubrimiento epoxi que gracias a la incorporación de nanopartículas en su formulación presenta propiedades antifouling. De esta forma, permite proteger la superficie de embarcaciones y otras piezas expuestas constantemente al medio marino de la acción de algas, microorganismos y depósitos salinos, responsables de fenómenos como  corrosión. CarbonInspired 2.0 es una red de integración y transferencia de conocimiento sobre productos de alto valor añadido basados en nanopartículas. A través de un aumento de la información disponible para las empresas y del desarrollo de prototipos, los socios que participan en el proyecto pretenden acercar la nanotecnología a la industria.

Dirigido al sector aeronáutico y con aplicaciones militares, Aimplas participa en el proyecto Helada, que a través de la nanotecnología se busca obtener capas que impidan o minimicen  la formación de hielo,  durables  y con resistencia frente a agresiones mecánicas tal como la erosión.

Suscríbete a nuestra newsletter