La información económica de los líderes

Hidraqua abastece a más de dos millones de usuarios en la Comunidad Valenciana

Más de dos millones de residentes en la Comunidad Valenciana abren el grifo cada día y reciben el suministro de agua gestionado por alguna de las distintas empresas de la compañía Hidraqua, perteneciente al grupo Aguas de Barcelona (Agbar). En muchos municipios, como en Orihuela o Ribarroja, Hidraqua ejerce el control en solitario, mientras que en seis casos lo hace mediante empresas mixtas en las que participan los ayuntamientos (Alicante, Elche, Paterna, Aigües de l’Horta, Torrevieja y Cullera).

2014-oct-Francisco-Bartual-Hidraqua

Tal como explica Francisco Bartual, director general de Hidraqua, la cifra real de usuarios es por fuerza aproximada, puesto que la numerosa población flotante en los municipios costeros se multiplica en los meses estivales sin reflejo en censo alguno, pero con un impacto directo en el consumo de todo tipo de servicios, agua incluida.  

[masinformacion post_ids=”32087″]

Hidraqua cuenta en la Comunidad Valenciana con 1.150.000 contratos que corresponden a un censo de 1.700.000 habitantes, pero en los picos de consumo la cifra real de consumidores puede superar los dos millones y medio. “En Benidorm hay censados algo más de 70.000 habitantes, pero en verano la cifra se multiplica por ocho”, explica Bartual, y donde Hidraqua hubo de construir una potabilizadora que se finalizó en 2011, para garantizar la calidad del agua suministrada.

Esta estacionalidad tan acusada complica la gestión de una red de 12.000 kilómetros de tuberías –distancia equivalente al diámetro de la Tierra- cuyos responsables deben evaluar a diario, realizando a embalses y pozos un pedido cotidiano basado en la previsión de consumo calculada para las siguientes 24 horas, como es el caso de Aguas de Alicante. Desde cada centro de control se monitoriza la red al completo, de forma que cualquier incidencia –fugas, roturas, descenso excesivo del nivel de las reservas- resulta automáticamente percibida y se actúa sobre ella.

El pasado mes de agosto se produjo una rotura en la zona de Playa de San Juan en una gran tubería, cuya pérdida de presión fue automáticamente detectada. La inmediata intervención de los técnicos permitió reparar la avería en 90 minutos, tiempo mínimo necesario porque, tal como explica el responsable del Centro de Control de Alicante, el cierre de la fuga no puede ser repentino porque acarrearía posibles roturas en otros puntos debido a la variación brusca de presión.

Planificación y conservación de la red

La conservación de una red de semejantes dimensiones, que en muchos casos cuenta con tramos muy antiguos, exige realizar frecuentes inversiones, para cuya planificación Hidraqua cuenta con la ayuda de un programa de gestión inteligente que valora la red de tuberías y alcantarillado, de forma que evaluando factores como la antigüedad o la presión media soportada, aconseja dónde invertir para prevenir percances, que una vez sucedidos resultan más costosos de reparar.

“Hay un dato muy significativo”, señala Bartual: “en Benidorm llevamos 27 años gestionando el agua; y aunque la población prácticamente se ha duplicado, el consumo de agua se ha reducido en un 25%”.

Que la gestión del agua disponible es eficaz lo avala un dato contundente: la ciudad de Alicante acaba de cerrar el ejercicio pluviométrico más seco de su historia documentada. Entre el 1 de septiembre de 2013 y el 31 de agosto de 2014 ha recibido apenas 69,8 litros por metro cuadrado, la cifra más baja desde que en 1857 comenzó a documentarse la lluvia caída, muy por debajo de una media anual que se sitúa en 336 litros por metro cuadrado.

Sin embargo, tal como explica Francisco Bartual y corroboran los gestores de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, “no existe ni se prevé ningún problema de suministro urbano”. Desde la Universidad de Alicante, Jorge Olcina, catedrático y experto de referencia en asuntos climáticos, firmaba el pasado agosto en las páginas del diario Información un párrafo significativo: “Es curioso el hecho de que la zona más seca de España nunca haya tenido problemas de abastecimiento de agua, ni en momentos de durísimas sequías en la segunda mitad del siglo XX. Lo que habla de la excelente planificación llevada a cabo desde hace décadas por este organismo de gestión de agua que ha sabido apostar por la diversificación de fuentes de abastecimiento para garantizar las demandas”.

Otra cosa son los efectos desastrosos que la sequía acarrea en el campo, donde el cultivo de secano ve agostadas sus cosechas actuales y en grave peligro las futuras, porque la desertificación avanza y mueren árboles tan característicos como el almendro, que han de ser arrancados de la tierra yerma.

OLYMPUS DIGITAL CAMERADe los 73 millones largos de metros cúbicos facturados por Hidraqua entre enero y agosto de este año, un 77% correspondieron al consumo doméstico. Llama la atención el hecho de que, a pesar del incremento de población, el consumo de agua en nuestra comunidad muestre cifras decrecientes. En sólo dos años, el consumo en la Comunidad Valenciana descendió de 150 a 146 litros por habitante y día, una caída del 2,66%

Ello se debe, según explica Bartual, a una suma de factores: las inversiones realizadas por la compañía, que han reducido las pérdidas de agua; la concienciación de los ciudadanos que ha repercutido en un beneficioso cambio en las costumbres de los usuarios, y la mejora de la tecnología en los aparatos electrodomésticos, que en línea con los tiempos reducen cada vez más tanto el consumo energético como la cantidad de agua necesaria para cumplir con su función.

También la crisis económica ha repercutido en el consumo, que en el conjunto de la red de Hidraqua ha decrecido desde 2008 alrededor del 8%, “una cifra directamente proporcional al descenso de la actividad en la industria”, según apunta Bartual, como repercute también el abandono por sus inquilinos y propietarios de numerosas segundas viviendas.

Empleo, RSC e inversión

En el conjunto de la Comunidad Valenciana, Hidraqua da trabajo a cerca de mil personas, y más de la cuarta parte cuenta con titulación universitaria. La empresa otorga gran importancia a la igualdad entre géneros, y presume de que Aguas de Alicante ha sido la primera compañía alicantina en obtener una distinción al respecto por parte del Ministerio. 

Del total de trabajadores, más de la mitad pertenecen al departamento de Operaciones y más de 200 al de Clientes, un campo en el que la compañía tiene especial interés en trabajar. “Para nosotros la comunidad local es fundamental”, señala Bartual, “podemos hacerlo muy bien, pero tenemos que esforzarnos por mejorar la calidad de vidas de los ciudadanos en todos los sentidos, no sólo en ofrecer el mejor suministro de agua”.

Por ello, Hidraqua ha potenciado en los últimos tiempos el capítulo de Responsabilidad Social Corporativa, tanto en aspectos asistenciales, como lo refleja la creación de un fondo social superior a los 800.000 euros para financiar a través del Ayuntamiento correspondiente a familias con dificultades económicas, o la colaboración con organizaciones no gubernamentales como la alicantina APSA, Banco de Alimentos, Cruz Roja o Cáritas, a través de los comedores escolares abiertos en agosto.

2014-oct-Ciclo_urbano-HidraquaEn el aspecto de la concienciación, Hidraqua dedica un apartado especial a la formación de escolares, hasta 15.000 en el conjunto de la Comunidad Valenciana, a los que explica el ciclo integral del agua en recintos como el Museo del Agua instalado en los antiguos Pozos de Garrigós de Alicante o el Espai de l’Aigua, una exposición permanente que ofrece amplia información documental y didáctica sobre el ciclo integral del agua ubicada en el Espai Ambiental del Vedat de Torrent.

El director general de Hidraqua explica que se está realizando un esfuerzo especial por aumentar la proximidad con la sociedad, a través del contacto con los distintos grupos de interés, como las asociaciones vecinales, un vehículo imprescindible “para conocer las preocupaciones de nuestros clientes y en qué podemos mejorar nuestra relación con ellos”.

Desde el año 2008, fecha aproximada del comienzo de la prolongada crisis económica que aún vivimos, Hidraqua ha invertido alrededor de 200 millones de euros en la Comunidad Valenciana en distintos proyectos, la mayoría de ellos relacionados con el medio ambiente y la garantía de una calidad sostenible del servicio. Ejemplos: la planta potabilizadora de Benidorm, el tanque antitormentas de San Gabriel, en Alicante capital -destinado a evitar los efectos desastrosos que la zona ha sufrido en las ocasionales trombas de agua sufridas en el pasado- y en proyectos para incrementar el porcentaje de reutilización del agua.

En Torrevieja, toda el agua que se depura se reutiliza para jardines, agricultura… y en esa línea se trabaja en localidades como Paterna o Elche, donde el agua de la depuradora de Arenales permite garantizar los niveles óptimos en el humedal del Clot de Galvany. En la playa de San Juan, una zona crítica en caso de lluvias torrenciales, se ha construido un tanque que permita la acumulación del agua y en derredor un parque de grandes dimensiones del que carece la zona.  

Suscríbete a nuestra newsletter