Las tecnologías, dinamizadoras de la gestión empresarial

2014-septiembre-Mesa-Ifedes-grupo-04Las tecnologías y su evolución tienen una función clave en la dinamización de la gestión empresarial. Aún hoy, ¿siguen cumpliendo esta función?

[masinformacion post_ids=”29845,29862″]

A juicio de Emi Boix de Emac “no solo evoluciona rápidamente la tecnología sino también la manera de hacer las cosas. En mi opinión, la forma de procesar o de obtener la información por parte de las generaciones futuras va a ser muy distinta a la que conocemos actualmente”.

Desde Pinturas Isaval, David Villafranca también fue de la opinión de que “el apartado de las tecnologías no está agotado. De hecho, el crecimiento del comercio electrónico sigue siendo exponencial y de hecho ya estamos pensando en cómo vender por internet”.

El director general de Grupo IfedesTomás Guillén dio un paso más y añadió que “en el apartado de la tecnología estamos aún al principio. Muchos de los que estamos en las empresas aún somos analógicos y vamos aprendiendo gracias el apremio de las nuevas tecnologías. Pero, conforme vayan incorporándose a las empresas generaciones digitales, la velocidad de procesos aumentará. Igualmente, los cambios tecnológicos que se van a producir en las compañía tendrán un carácter progresivo y no se darán en todas, solo en aquellas que tengan esa visión”.

En opinión del gerente de Reunión Industrial (REI),  José Manuel González, “en el mercado existe un conflicto importante entre offline y online que hace que las empresas estemos todavía titubeando y viendo cómo evoluciona el mercado e intentando no perder el ritmo tecnológico. A pesar de todo, ahora se genera más información y más herramientas que las que realmente podemos absorber”.

Otro factor importante sobre el que incidió José Manuel González fue en la necesidad de provocar el error. “Solamente evolucionamos cuando nos equivocamos y aprendemos de los errores. Hoy en día nos planificamos bien para errar lo mínimo posible, pero es necesario equivocarse ya que nos permite aprender y nos ayuda a evolucionar”.

En esta misma línea, Tomás Guillén admitió que “es necesario asumir que vamos a entrar en huertos de los que no vamos a salir bien parados. En cuanto a la tecnología, el principal problema no será cambiar de programa sino que debe pasar un tiempo para que las personas se acostumbren a la nueva herramienta y obtengan un provecho”.

Emi Boix coincidió con José Manuel González en que las empresas tienen un conflicto entre el mundo online y offline. “Esto nos pasa incluso en la comunicación interna con el propio equipo. Tenemos trabajadores que no se sienten cómodos en entornos digitales y no están ni en Facebook y otros que que no solo se mueven de manera natural en el entorno digital sino que lo prefieren. Con lo cual, la adaptación nos está costando un sobreesfuerzo al que nos estamos habituando de manera progresiva”.

Al final, matizó José Manuel González, “el cambio en las organizaciones es obligatorio y las nuevas generaciones lo asumen como algo natural. Pero hay que seleccionar dónde y cómo quieres crecer para no hacerlo rápido y mal. Por ello, hoy en día no está permitido estar en una zona de confort mucho tiempo”.

Tomás Guillén razonó que “la velocidad de cambio interno partido por la velocidad de cambio externo ha de ser mayor que 1 para que tenga sentido y eso implica que el ritmo exterior es muy fuerte debido al empuje de las nuevas tecnologías. El problema es que internamente las personas viven en permanente cambio y en distintos canales. Para las generaciones venideras será más importante saber dónde están las fuentes que saber las cosas”.

“Las nuevas tecnologías, –concluyó José Manuel González nos permiten tomar decisiones rápidamente y si es necesario, cambiar una estrategia que no es adecuada”. 

Suscríbete a nuestra newsletter