Deloitte: “El auditor tiene que aplicar, más si cabe, un escepticismo saludable y agudizar el rigor”

2014-FEB-PREMIOS-Deloitte-juan-corbera

Juan Corberá, socio director de Deloitte en la Comunitat

¿Qué es lo que ha cambiado en la actividad del auditor por razón de la crisis?

El trabajo del auditor ha sido siempre un trabajo regulado, que atiende a una normativa muy concreta, y a medida que la normativa ha cambiado por las diversas reformas acometidas, las firmas de auditoría nos hemos ido adaptando a las mismas.

[masinformacion post_ids=”24826,25033″]

Pero las fases de nuestro trabajo han permanecido inalterables: realizamos un proceso de revisión en base a un alcance determinado, verificamos que los aspectos materiales están recogidos y bien contabilizados en las cuentas anuales de la compañía y, por último, emitimos una opinión sobre si esos estados financieros se corresponden con la imagen fiel de la compañía. Esta opinión, cualificada, otorga transparencia en la información que se dirige a los accionistas.

Establecido esto, los principales cambios que se han podido introducir en el trabajo del auditor durante la crisis han estado relacionados con la formación de los profesionales auditores. La crisis ha puesto de relevancia la importancia que tiene la formación para dar respuesta a las demandas de transparencia de las compañías. Los profesionales han tenido que continuar adquiriendo conocimientos para ser eficaces en la gestión de los riesgos de las compañías, en un entorno de incertidumbre como el que hemos atravesado.

– ¿Qué aspectos de la actividad auditora apenas planteaban problemas antes de la crisis y ahora, en cambio, son analizados con especial detenimiento?

La identificación de los riesgos de las compañías es, sin duda, un elemento clave para mostrar fielmente la situación financiera de las mismas. De igual forma, tienen especial incidencia la valoración de los activos y, por último, la implicación de los cambios regulatorios que se han venido incorporando en el ordenamiento jurídico durante los últimos años a raíz de la crisis.

– ¿Qué aspectos del trabajo del auditor plantean mayores divergencias en su relación con los clientes?

Principalmente, poder trasladar una imagen fiel de los estados financieros de una compañía y poder señalar a los accionistas y al mercado la viabilidad del proyecto. En un estado de incertidumbre como el que se ha vivido, es necesario que empresarios y auditores comprendan el alcance de sus cometidos.

Por un lado, los empresarios han de dar continuidad a su negocio, y el auditor ha de mostrar su opinión sobre la viabilidad del mismo, destacando los aspectos más importantes de la gestión que inciden en los estados financieros de una compañía.

Agudizar la sensibilidad y el rigor

– ¿Cómo afecta a los informes emitidos por las firmas auditora, el deterioro generalizado de la Cifra de Negocios y los Resultados de las compañías?

Nuestro trabajo es reflejar una opinión sobre los estados financieros de una compañía al cierre de ejercicio. En un periodo donde el Resultado es más ajustado por la bajada de la Cifra de Negocio, el auditor tiene que aplicar más si cabe un escepticismo saludable y agudizar su sensibilidad y el rigor en el desempeño de su trabajo.

– Fruto de la crisis, muchas compañías han realizado procesos de reingeniería más o menos potentes, y no pocas han tenido que reinventar su modelo de negocio. ¿Cómo afectan estos cambios al trabajo del auditor?

Esos cambios nos exigen formación y conocimientos de la industria y mercado a los que pertenece la empresa a la que auditamos. Es la forma que en Deloitte tenemos estructurado el conocimiento de nuestros profesionales y la mejor manera para conocer a las empresas a las que asesoramos.

En la medida en que las empresas han reorientado sus estrategias, los riesgos y los procedimientos de las mismas han podido cambiar y la labor del auditor debe adaptarse a ese cambio de realidad, para poder emitir una opinión de calidad sobre los estados financieros de una compañía.

– ¿Qué cambios va a sufrir en los próximos 4-5 años la labor auditora?

La Auditoría es una profesión que ha de estar en constante adaptación para responder a las demandas del mercado. Los cambios siempre buscan responder a esas nuevas necesidades del mercado y aportar las herramientas idóneas para poder responder a ellas. Asimismo, la crisis ha puesto de manifiesto la globalidad de los mercados, por lo que se continuará avanzando en las Normas Internacionales de Auditoría que han de homogeneizar el trabajo auditor en cualquier parte del mundo. En este campo es donde veremos los mayores cambios, hacia una mayor homogeneización de los procedimientos.

También el concepto de la Auditoría ha de avanzar, desde un informe de la situación concreta de una compañía en un determinado momento, hacia un verdadero informe que analiza la situación y la gestión de una compañía para que el trabajo del auditor sea una ayuda efectiva para la toma de decisiones por parte del mercado. En este sentido, la identificación de los riesgos de una sociedad cobrará mucha mayor importancia en los próximos años.

Suscríbete a nuestra newsletter