Representantes de la Universidad, la Administración y empresarios debaten sobre el futuro del empleo juvenil

2014-mayo-Universidad-Europea-Valencia-jornada02

La Universidad Europea de Valencia celebró, el pasado 5 de mayo, en el Hotel Balneario Las Arenas una jornada dedicada a la juventud y al empleo con el fin de buscar soluciones a la difícil situación de desempleo juvenil en España y, concretamente, en la Comunidad Valenciana.

La jornada comenzó, tras la bienvenida de José Enrique Fernández, rector de la Universidad Europea de Valencia, con la presentación  de un informe de coyuntura, empleo y juventud por parte de Jane Bamford, directora regional de Hays Recruiting Experts Worldwide, que incluía indicadores como que España es el segundo país de la Unión Europea con mayor tasa de desempleo juvenil (53%, solo por detrás de Grecia) aunque ha experimentado una reducción desde octubre de 2013 (del 57% hasta las cifras actuales). España cuenta además con cinco de las diez regiones de la UE con una cifra más alta de desempleados jóvenes (Ceuta, Andalucía, Canarias, Extremadura y Castilla-la Mancha). La Comunidad Valenciana se situaría en sexto lugar dentro de España con un 56%.

Posteriormente, tuvo lugar la primera mesa redonda en la que participaron el secretario autonómico de Educación y Formación, Rafael Carbonell; el rector de la Universidad Europea de Valencia, José Enrique Fernández; y los empresarios Luis Martí (presidente de la Unión Hotelera de la Provincia de Valencia), José Navarro (director gerente de Herbolario Navarro) y Salvador Sanchis (director de Recursos Humanos de Ribera Salud).

Todos ellos, junto a la consultora Hay Group, coincidieron en destacar algunas de las recetas básicas para reducir el problema del desempleo juvenil: la colaboración total entre Administración, empresas e instituciones educativas, la mayor implicación entre universidad y empresa, una formación más práctica y adaptada a las demandas reales de empleo de las empresas, el aprendizaje de idiomas y de competencias básicas y las estancias internacionales en la educación superior.

En este sentido, Jane Bamford expuso posibles modelos a seguir como el Dual Education System alemán, “que combina la formación teórica en las aulas con la experiencia profesional mediante prácticas en las empresas”. En esta misma línea, coincidió Enrique Fernández, quien señaló que es adecuado “copiar lo que están haciendo bien países como Alemania como la formación de los jóvenes, a partes iguales, en los centros educativos y en el sector productivo”, aunque adaptándolo a las especificidades del modelo empresarial español. El rector de la Universidad Europea puso sobre la mesa otros elementos a desarrollar como  “la formación en competencias transversales como la capacidad de adaptación, las habilidades comunicativas y la inteligencia emocional  y el trabajo conjunto en proyectos que aporten valor a la empresa y a la universidad”.

Durante las intervenciones también salió a relucir el elemento autocrítico. En este sentido, se hizo hincapié en algunas carencias que era preciso solucionar como la escasa inversión y el poco interés en la formación y en la retención del talento por parte de las empresas, la rigidez en la normativa laboral de las administraciones y la falta de cultura del esfuerzo, flexibilidad y movilidad por parte de los jóvenes. Por su parte, Luis Martí demandó  “mayor coordinación entre las universidades, sobre todo públicas, y las empresas ya que estas últimas no están en la cocina de los planes de formación”.

En la segunda mesa redonda participaron el conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch; el presidente de la Universidad Europea y CEO de Laureate International Universities Europe, Miguel Carmelo; y los empresarios Manuel García-Portillo (director general de Tecnidex), Luis Saurat (director general del IVI) y José Luis García Pons (director gerente de Sesderma).

En esta mesa, sus integrantes se centraron en la internacionalización e incidieron en la necesidad ineludible de integrar en la formación las competencias básicas para poder trabajar en cualquier parte del mundo, como son los idiomas, el emprendimiento, la movilidad, el dinamismo o las habilidades comunicativas.

El conseller Máximo Buch, consideró que la principal clave para hacer frente al desempleo juvenil es  “mejorar la empleabilidad de los estudiantes ya que, con una formación orientada a la práctica, las posibilidades de encontrar una salida profesional aumentan notablemente”. Desde el punto de vista de la Administración, Buch aclaró que “es necesario que la inversión en formación se centre en proporcionar al estudiante las competencias y habilidades que la empresa necesita realmente”.

Por su parte, Miguel Carmelo propuso, durante la clausura de la jornada, que las instituciones educativas deben modificar el modelo académico actual, demasiado teórico y con poca incidencia en las competencias para trabajar en el entorno profesional. En este sentido, adelantó que “nadie debe salir de la Universidad sin haber realizado prácticas formativas”. También indicó la importancia de estimular desde el entorno educativo la figura del emprendedor, tanto para la puesta en marcha de nuevos negocios como para innovar desde una empresa.

Suscríbete a nuestra newsletter