Fortuño: “La superación de retos es lo que me motiva”

Separado de una letrada que ahora ejerce la abogacía en Galicia, “y con la que mantengo una relación cordial”, sus dos hijos de 12 y 8 años, que viven con su madre y con los que pasa fines de semana alternos y parte de las vacaciones, son el principal motor que le hacen pelear todos los días en todos los asuntos que caen en sus manos. “El poder darles a ellos el mismo ejemplo o posibilidades que a mi me dieron mis padres es mi principal compromiso en estos momentos”, asegura Javier Fortuño. Para poder mantener esa cordial relación con su expareja y que sus hijos no vean alterada su vida cotidiana, “conscientemente renuncié a coger ningún asunto en Galicia. No es que hayan habido muchas oportunidades de trabajo allí, pero las que han habido, las he rechazado. Tenemos un buen modelo ahora, y no quiero ponerlo en riesgo”.

[masinformacion post_ids=”22967,23043″]

Con 42 años, la vida la entiende como una continua superación de retos que va imponiéndose. Tal vez esto se deba al ejemplo visto en casa y la educación recibida. “Para comprender de verdad las situaciones y los problemas que hay que solucionar, es importante conocer todas las perspectivas y opiniones al respecto. Empezar desde abajo es bastante saludable”. Aún recuerda que el primer trabajo por el que recibió un salario se lo dio, con 18 años, el fallecido José Soriano, entonces máximo responsable de Porcelanosa y amigo personal de su padre. “Por muy amigos que fueran don José y mi padre, estuve parte del verano trabajando en Almería como uno más y me vino muy bien”.

Esa constante superación la lleva a todos los terrenos. “Me he fijado el objetivo de correr una maratón de montaña. Suelen durar unas nueve horas y estoy preparándome para ello desde hace tiempo. Este año lo conseguiré”.

Suscríbete a nuestra newsletter