La información económica de los líderes

Plan Pive. ¿Más ventas?

2014-marzo-concesionarios-Levante-Wagen-seat-fachadaEn enero de este año, el Gobierno ponía en marcha la quinta edición del Plan Pive de incentivos a la compra de automóviles, dotado con 175 millones de euros. Su objetivo es permitir la renovación de 175.000 vehículos antiguos al ser sustituidos por otros más eficientes y seguros. En líneas generales, el programa consiste en un incentivo de 2.000 euros (mil aportados por el Gobierno y mil por las marcas) para adquirir un coche nuevo a cambio de entregar para el achatarramiento un automóvil de al menos diez años de antigüedad.

[masinformacion post_ids=”20552,20448,20710,20723,20735,20753,20766,20776,20784,20800,20809″]

La aprobación de este plan genera entre las concesiones optimismo, ya que han comprobado que actúa como un estímulo para la venta. En opinión de Rafael Alejos, director gerente de Atursa, la puesta en marcha de estos planes “comenzó por constantes demandas del sector y ya vamos por el Pive 5”. Sus desarrollos en estos años han evidenciado que entre el final de un plan Pive y el inicio del siguiente “las  ventas se frenan, por lo tanto estos planes sí son un revulsivo para la venta de automóviles”.

Para Saturnino Peña, gerente de Auto Sweden, la expectativa es poder “no solo mantener los volúmenes, sino crecer”. En ese sentido, explica Peña que Volvo ha adaptado la gama actual a las exigencias del Plan Pive 5 “para posicionar nuestra gama de una manera muy competitiva”. En su opinión estos planes “mueven el mercado y generan una oportunidad única de compra para el cliente. Es una buena herramienta de renovación del parque aunque no la única”.

Respecto a otras medidas que pudieran aplicarse para estimular las ventas, Peña alaba la labor de la Dirección General de Tráfico (DGT), que comunica a los titulares de vehículos con 10 o más años el riesgo que supone conducirlos a asociarlos a mayor siniestralidad y muerte en las carreteras. En ese sentido, Peña aporta que en esas acciones “se podría valorar reducir e incluso suprimir el impuesto de matriculación”.

M.ª Jesús Catalán coincide con Peña en que la reducción de impuestos, como los de matriculación o el IVA estimularían las ventas de automóviles. De este modo, señala la gerente de Vedat Mediterráneo,podrían aumentarse las ventas en el sector de la automoción, ya que se reducirían los problemas a los que se enfrenta el cliente y que en muchos casos le dificultan o impiden la compra de un vehículo”.

También a juicio de Manuel Palma, presidente de Automóviles Palma, se debería eliminar el impuesto de matriculación “como en el resto de países europeos. No tiene sentido que un utilitario además del IVA máximo del 21% tenga que pagar un impuesto adicional. También se debería retirar de la circulación a todos los vehículos que tienen la obligación de pasar la ITV y no la han pasado porque no están en condiciones de circular, en estos momentos se calcula que hay tres millones de vehículos en esta situación, esto haría que esos vehículos se reparasen y pasaran la ITV o se retirasen del mercado lo que reactivaría la venta de vehículos nuevos, de ocasión y las reparaciones en los talleres”.

Respecto a la aprobación del plan Pive 5, Palma coincide con el resto de directivos consultados en que se trata de un balón de oxigeno para el sector y para los clientes, ya que “los clientes reciben unas ayudas que les permiten adquirir un vehículo a un precio irrepetible, al comprar un vehículo reciben las ayudas del Gobierno, las del fabricante y las del concesionario que también está sacrificando el margen comercial para llegar a los objetivos que les impone el fabricante. Sin duda, el plan Pive está sirviendo para recuperar el sector y animar el consumo”.

Según José M.ª Gómez, gerente de Volcenter, “la fuerza que tiene para  la venta el efecto de la comunicación del Plan Pive es muy superior al impacto publicitario que pueden hacer las marcas. Las marcas aprovechan este impulso y lo multiplican con el apoyo de campañas comerciales y ayuda, en muchos casos por encima de las obligadas al adherirse al Plan, lo que sigue haciendo de 2014 un momento idóneo para comprar un vehículo”.

Mantener el tono de ventas y los buenos precios para el cliente son los principales incentivos de estos planes para Dionisio López, gerente de Levante Wagen y Levante Motor, quien además señala que “aunque el efecto impulso se diluye durante los primeros meses en la medida que se van agotando los fondos, habrá una reactivación todavía más importante antes del verano. La antigüedad del parque, la necesidad de renovación de los vehículos y la mayor confianza del consumidor contribuirán a ello”.

De hecho, las previsiones que el sector maneja para este año son mejores que las cifras de 2013, ya que el año pasado las ventas de coches volvieron a crecer tras haber acumulado antes dos años de caídas. Se esperan pues ventas superiores a los 800.000 vehículos, y aunque “estamos muy lejos del 1,5 millones que se vendía en los buenos años, ya estamos más cerca del millón de unidades que es lo que se debería vender en España” dice Manuel Palma.

Suscríbete a nuestra newsletter