Tendencias de cambio en el mundo IT

Director del Área de Sistemas de Nunsys

2014-marzo-opi-Nunsys-Antonio-ReinónLlevo más de 20 años en el sector de las tecnologías de la información y en esto dos últimos estoy viviendo el asombroso y exponencial crecimiento del uso de aplicaciones bajo demanda.

Allá por el año 1981, IBM lanzó su primer “personal computer”, el IBM 5150. Se tardó más de 15 años en superar los 100 millones de unidades vendidas. Luego vino el boom de la telefonía móvil y a finales de los 90 llegaron los primeros teléfonos con pantalla monocromo y que únicamente permitían hacer llamadas y enviar mensajes cortos de texto (SMS). Se tardó aproximadamente 10 años en alcanzar los 100 millones de usuarios.

Hace siete años que Steve Jobs nos presentó su primer iPhone y en los primeros 5 años ya se vendieron más de 250 millones de unidades.
Todo esto hace que las nuevas tendencias en la utilización de aplicaciones y el número creciente de usuarios de dispositivos móviles estén haciendo cambiar el paradigma del uso de la informática.

Movilidad multiplataforma

Tenemos una nueva forma de consumir servicios informáticos. La gente ya no quiere estar atada al PC del trabajo o de casa, quiere movilidad. Rara es la persona que hoy no tiene un portátil, una tableta y, por supuesto, un ‘smartphone’; es decir, tres dispositivos que utilizamos indistintamente dependiendo de la hora, el lugar o el momento en el que nos encontremos.

2014-marzo-opi-nunsys-ibmNos da igual desde qué dispositivo accedamos, lo importante es que la información y las aplicaciones a las que accedemos estén disponibles.
La gente quiere consumir aplicaciones en el momento en el que las necesita y desde cualquier sitio; saben qué programas son buenos para su rendimiento profesional y personal. Aplicaciones como DropBox, OneDrive, Evernote y One Note, entre otras muchas, las utilizan a diario en su móvil, en su tableta, en el PC de su casa y compartiendo los trabajos profesionales y las fotos personales entre todos sus dispositivos.

La cantidad de aplicaciones para entornos móviles está en aumento. En 2012 se produjeron más de 25.000 millones de descargas en el Apple Store, con más de 300.000 aplicaciones publicadas.

Otro cambio importante son las soluciones de colaboración. Entre todos los usuarios existentes ¿quién no utiliza hoy en día las aplicaciones para compartir información?

Y qué decir de las aplicaciones de mensajería. Cerca de un millón de usuarios de telefonía móvil se descargan cada día la aplicación WhatsApp. Está aplicación, que salió al mercado en 2009 y que en solo dos años alcanzó los 100 millones de usuarios, actualmente ya cuenta con más de 450 millones y se ha anunciado recientemente su adquisición por parte Facebook, por importe de 19.000 millones de dólares.

Todo esto que he contado no sería posible si no existiera el nuevo modelo de prestación de servicios de negocio y tecnología al que llamamos “cloud computing” o “computación en la nube”.

“Cloud computing”

No hace falta que me ponga a nombrar las innumerables ventajas que tienen las empresas al “subirse a la nube”: menor coste energético, ahorro en infraestructuras IT (hardware y software) y, sobre todo y lo más importante, el pago por uso. Es decir, paga por lo que gastas y por lo que necesitas en cada momento.

En mi opinión, esto ha requerido un cambio cultural y generacional en la dirección de las empresas, para que se vea el “cloud computing” como una solución no solo ventajosa, sino necesaria para sobrevivir y ser más competitivos en un mundo tan cambiante como el que nos encontramos en estos momentos.

La nueva generación de empresarios a los que yo llamo “cloud nativos”, lleva ya unos cuantos años conviviendo con ese gran invento llamado internet y hoy no pueden vivir sin el correo y la navegación en sus dispositivos móviles o tabletas. Son capaces de estar leyendo el correo y visualizando datos en redes sociales como Twitter, Facebook o LinkedIn a la vez. 

Además de todo esto, los grandes fabricantes como Microsoft, Google o Apple, entre otros, están apostando por soluciones en la nube, que nos permite trabajar conjuntamente, tanto en el entorno personal, como en el profesional. Nos llevamos la información con nosotros vayamos donde vayamos, y siempre la tenemos disponible en cualquier momento y a cualquier hora.

Gracias a Microsoft y sus soluciones de Office 365, podemos utilizar la tecnología y soluciones avanzadas de correo y comunicaciones que hace unos años eran impensables para muchos de nosotros por su alto coste. Ahora, por tan solo unos pocos euros, disponemos de soluciones profesionales que nos permiten tener hasta 50 Gb de capacidad de correo por usuario, y plataformas de comunicaciones unificadas como Lync, que nos permite disponer de una manera muy sencilla de sistemas para hacer reuniones mediante videoconferencia y así evitar los costosos y largos desplazamientos. Solución esta que tiene mucha aceptación y que hace que se suban miles de usuarios a la nube todos los días.

Además de todo lo anterior, estamos empezando a ver propuestas de fabricantes que ofrecen Iaas (infraestructura como servicio), que nos permite deshacernos de los antiguos servidores físicos que tenemos instalados en nuestras empresas y subirlos a la nube, pagando de nuevo solo por las horas al día que se utilice y olvidándonos de todo lo demás.

Cada vez más me estoy encontrando con proyectos de renovación de infraestructuras de centros de datos (“data center”), donde la dirección financiera y la de informática de la entidad en cuestión, me solicitan también que les realice una simulación del proyecto contando con que gran parte de su infraestructura esté en la nube. El futuro ya es presente.

www.nunsys.com

Suscríbete a nuestra newsletter