La información económica de los líderes

Debilidades y fortalezas de la economía alicantina

El punto más débil de la economía alicantina es, a juicio del Instituto de Economía Internacional, una notable falta de competitividad exterior, derivada de varios elementos[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]: 

  • La decidida apuesta por sectores poco dinámicos en la era previa a la crisis ha generado en la provincia carencias estructurales muy preocupantes. Frente a otras economías que invirtieron en I+D+i, en gran parte de nuestro país se apostó por sectores tradicionales y con un menor recorrido en la economía del conocimiento.
  • La integración en la Unión Europea y la globalización ha generado un nuevo marco competitivo en el que “no nos hemos sabido adaptar del todo”. La cuota de exportación ha caído en los últimos 20 años sobre todo, por la competencia de los países asiáticos, ya que las industrias alicantinas se caracterizan por ser principalmente manufactureras, y sin haber logrado mejorar el contenido tecnológico de las exportaciones.
  • La falta de contratación de talentos: en la provincia de Alicante se ha constatado una reticencia de contratación de recursos humanos de alta cualificación y de expertos tecnológicos. Detrás de esta mentalidad “se explica la falta de adaptación de los sectores tradicionales alicantinos a la nueva economía”.
  • La relación Universidad-Empresa: a pesar de su cercanía en la provincia, no ha existido una integración entre ambos. Tampoco se ha fomentado la creación de empresas de base tecnológica en la provincia (o al menos no como se debiera) ni la transferencia de tecnología.

FORTALEZAS QUE TIENE ACTUALMENTE LA PROVINCIA PARA PODER SALIR DE LA CRISIS

La provincia de Alicante, pese a la crisis, sigue contando, en opinión del equipo del Instituto de Economía Internacional, con grandes activos que invitan a apostar por una recuperación más pronta que tardía. Entre ellos:

    • La competitividad territorial: la provincia cuenta con importantes núcleos pero que, de forma individual, apenas cuentan a escala europa. Incluso a nivel nacional, Alicante y Elche pasan a ser ciudades medianas. Sin embargo, una integración complementaria para las políticas estratégicas daría un área con tres universidades, una gran oferta cultural y de ocio, organismos internacionales como la OAMI, un aeropuerto de referencia mediterránea… En definitiva, un área que en conjunto es altamente competitiva a nivel continental.
    • La formación laboral: en las últimas décadas, el nivel de formación de la población activa ha generado un incremento espectacular, siguiendo la pauta general del resto de España. “Quizá sea necesaria una formación más adaptada a la actual economía global, con mayor importancia de aspectos técnicos e informáticos”.
    • Nudos de transporte: La provincia de Alicante cuenta con uno de los aeropuertos de referencia a nivel europeo, y con buenos accesos tanto por carretera y ferroviario, con la llegada del AVE en 2013 como colofón. La salida al mar completa la envidiable situación de la provincia.
    • La marca España: la provincia de Alicante cuenta con un número importante de elementos de lo que se considera “marca España”, siendo un destino vacacional muy diversificado (sol y playa, deportivo, cultural, gastronómico, etcétera).
    • La relación Universidad-Empresa: aunque anteriormente el grupo se refería a ella como una debilidad, si se fomenta esta colaboración (transferencia de tecnología, personal becado en empresas, foros tecnológicos, etcétera) el resultado sobre la competitividad exterior será sumamente positivo.

Fuente: Instituto de Economía Internacional

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter