Ventajas de las empresas satélite

Empresas satélite: ¿Qué son y cómo benefician la economía mundial?    

Las tendencias empresariales varían dependiendo de las necesidades del mercado. Un ejemplo de ello son las empresas satélite. Estas son empresas que deciden expandir su presencia en otros territorios a través de oficinas que dependen de la sede principal. Por lo tanto, busca conquistar nuevos clientes. Además, muchos de sus trabajadores se benefician de esta práctica. En algunos casos el recorrido a su centro de trabajo es mucho menor. Las empresas satélite se han convertido en una de las prácticas más utilizadas por las compañías que quieren obtener crecimiento en los próximos años.

¿Qué son las empresas satélites?

Los negocios que quieren expandir sus operaciones deben acarrear con múltiples gastos que dificultan las proyecciones. Es allí donde entran en juego las empresas satélite, que son oficinas de una organización que tiene presencia en otro lugar diferente al de la casa matriz. Conectadas por lo general virtualmente. Por ello dependen de la agencia principal, que es la que prepara todas las estrategias para el posicionamiento de la marca en ese mercado. Este es uno de los métodos más usados para la internacionalización de las empresas en la actualidad.

A pesar de que no están en la misma ciudad o país, ambas oficinas están conectadas permanentemente para monitorear el desarrollo de la línea de negocio.  Esto les permite a las organizaciones poder digitalizar mucho de sus procesos, ya que el personal puede trabajar a distancia con la misma productividad. De este modo, una empresa satélite podrá penetrar el mercado internacional sin que esto signifique una desconexión entre los departamentos. Así generarán los resultados esperados en un corto periodo de tiempo.

Ventajas de las empresas satélite

Una de las grandes ventajas de las empresas satélite es que permite tener equipos de trabajo en diferentes partes del mundo. Esto logra reducir costos, ya que no es necesario tener grandes cantidades de personas en una sola sede. A su vez, se puede aumentar el valor de la marca si se alquila una oficina en un lugar reconocido que se ajuste al tono de tu compañía. También se puede conseguir la colaboración de otras organizaciones que pueden ayudar en las aspiraciones empresariales en el mediano plazo.

En la actualidad mediante la colaboración se aprovecha mejor los recursos de los negocios. En este sentido, establecer una alianza con una entidad que se ajuste a la metodología de una empresa puede elevar exponencialmente su posicionamiento en el mercado. Todo depende de los objetivos de la empresa y de cómo se apliquen las estrategias para conseguirlos en un momento determinado. Por ende, las sedes satélite permiten una mejor integración entre las marcas para poder conseguir objetivos que tengan en común sin tener que rivalizar entre ellas.

Desventajas de las empresas satélite

A pesar de los beneficios que pueda ofrecer una empresa satélite, no todas son buenas noticias. Estas divisiones suelen demorar en la respuesta que necesitan los directivos con respecto a un tema en particular. Por ende, si se necesita resolver algo urgente se tiene que establecer de una forma precisa los métodos de comunicación en la organización.  A su vez, se puede perder el control de la oficina satélite que se estableció. Por lo tanto, se debe tener el equipo adecuado para que se produzcan los resultados que se buscan.

Otra de las desventajas que pueden tener las empresas satélite es que se requiere de mucho sentido de pertenencia entre las sedes. Por lo tanto, es necesario que todas las oficinas sepan cuál es el objetivo en común por el cual están trabajando. Esto exige un gran enfoque del equipo directivo, que deben enamorar a todo su equipo sobre los valores de la marca. Así que es un trabajo arduo que debe hacerse diariamente de forma remota para poder cumplir con las expectativas generadas.

¿Qué características tienen estas empresas?

Las empresas satélite se caracterizan por estar en crecimiento, por lo cual necesitan abrir una sede en una nueva ciudad. En este sentido, las compañías suelen encontrarse en un buen momento económico que buscan transformarlo en nuevos mercados. A su vez, los negocios que aplican esta metodología tienen un equipo multidisciplinario que abarca diversas áreas de la empresa. Es por ello que pueden resolver rápidamente los retos que exige este modelo y logran tener éxito en muy poco tiempo en la nueva oficina que crearon.

Por otro lado, una característica de estas empresas es que buscan cooperar con otras marcas en el mercado. Esto genera una gran diferencia frente a algunas empresas tradicionales que quieren posicionarse eliminando a la competencia del mercado. Sin embargo, colaborar en algunas ocasiones puede ser una relación ganar-ganar para las marcas que estén involucradas.  A su vez, las organizaciones satélite son creyentes de la digitalización de las operaciones, por lo tanto, prefieren reducir costos con una oficina alquilada en otra región.

¿Cómo benefician a la economía?

Las empresas satélite no son sencillas de gestionar y exigen mucho a su equipo directivo. No obstante, estas organizaciones dan un gran aporte a la economía en general, ya que pueden generar empleos en distintas zonas de un país. Además, al abrir nuevas sedes estimula otras áreas comerciales, como los servicios que deben contratarse en el lugar, el alquiler de las oficinas, etc. Esta estrategia dinamiza la economía y permite generar mayores impuestos que se traducirá en beneficios para toda la sociedad.

Por otro lado, las empresas satélite dan una mayor autonomía a sus trabajadores, así que mejora el ánimo de los empleados. Este tipo de empresas ayudan al crecimiento de la economía en general de una región, por lo que son un gran aliado para los gobiernos. En este sentido, es necesario que los estados permitan que cualquier organización utilice esta modalidad para crecer sus operaciones. Solo es cuestión de analizar los objetivos de una empresa para determinar si es conveniente aplicarlo en el futuro próximo.

Ejemplos de empresas satélite

Un ejemplo claro de una empresa satélite es aquella organización que decida abrir una nueva filial en otra ciudad. Sin embargo, lo hacen en un centro de negocios en el que se reúnen diferentes compañías tecnológicas. Este espacio es ideal para la innovación e intercambio de ideas que puede traer como resultado nuevos productos y servicios. Por ende, esta oficina será un gran apoyo para la empresa y seguramente cumplirá con los objetivos que se plantearon al inicio de la estrategia.

Otro ejemplo sería la de una Startup como una empresa tecnológica en sus inicios que decidió crear sucursales en otras sedes. Esto con el fin de penetrar rápidamente el mercado sin tantos costos, así que decide instalar sus oficinas en un centro empresarial que brinda todas las comodidades. Con esta expansión podrán posicionar sus productos y servicios más rápidamente y con una sede que se ajuste a los más altos estándares. De este modo, las empresas satélite ofrecen un gran atractivo para cualquier marca que desee aliarse.

GVA-Habitatge-300-CALOR-VAL
GVA-Habitatge-300-CALOR-VAL
Becas-CEU-300-27abr-31may
Aquora-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.