Lunes, 22 de Abril de 2024
Pulsa ENTER para buscar

Contrato formativo para la obtención de la práctica profesional

Contrato formativo para la obtención de la práctica profesional

Hoy en día se presentan para los jóvenes en España muchas dificultades al momento de encontrar trabajo una vez finalizados sus estudios profesionales. Para tratar de resolver la problemática de empleo entre los jóvenes españoles se han creado mecanismos que permitan un ingreso rápido y sencillo en el mundo laboral. Uno de estos mecanismos es el contrato en prácticas, ahora contrato formativo para la obtención de la práctica profesional. Conoce aquí toda la información sobre el contrato de práctica y cómo beneficia tanto a los jóvenes como a las empresas que lo realizan.

¿Qué es un contrato formativo para la obtención de la práctica profesional?

El contrato de prácticas es un contrato de formación previsto por la legislación española. Se creó para facilitar el acceso al mundo profesional a aquellos que sean menores de 30 años. Y que además estén en posesión de un título universitario o de formación profesional con el objetivo de permitir a los jóvenes, que han finalizado su formación terciaria o formación profesional, obtengan la práctica profesional que necesitan para iniciar su carrera profesional.

Esta práctica profesional debe ir acompañada de inversiones en formación por parte de la empresa que los emplea. Más concretamente, el empresario está obligado a proporcionar al trabajador la formación y el trabajo efectivo adecuado al objeto del contrato. Además, el empresario también debe proteger el desarrollo de la formación.

Características de un contrato formativo para la obtención de la práctica profesional

Las principales características de este contrato están referidas a la educación y la edad del trabajador. Para tener derecho, el trabajador debe haber obtenido un título de grado o de formación profesional hace menos de cinco años o ser menor de 30 años. Además, otra característica del contrato de prácticas es su duración. Tiene una duración mínima de seis meses y máxima de dos años. También se permiten hasta dos prórrogas del contrato de prácticas de seis meses cada una, nunca menos.

El puesto en un contrato de prácticas puede ser completo o parcial. Después de que un trabajador haya sido contratado bajo esta modalidad, no puede ser contratado bajo un nuevo contrato de prácticas. Ni en la misma, ni en otra empresa durante más de dos años. Una vez concretado junto con el trabajador el contrato de prácticas la empresa tiene 10 días para llevarlo al SEPE (Servicio Público de Empleo). Es importante tomar en cuenta que el contrato de prácticas tiene un período de prueba de un mes para la persona que tenga una titulación de grado medio. O de dos meses para los que tienen certificados de profesionalidad 3.

¿Qué requisitos son necesarios para este tipo de contratos?

Si quieres optar por un Contrato de prácticas en una empresa tienes que saber que debes cumplir con una serie de requisitos que son indispensables para tu admisión. Para empezar, es muy importante que cuentes con un certificado de profesionalidad o estudios equivalentes. Bien sea un título universitario, de formación media, profesional o superior. En pocas palabras, para que te puedan aceptar el Contrato de prácticas, es esencial que tengas un grado medio o profesional. O que al menos tengas un certificado que avala tus conocimientos, de otra forma, no podrás ser aceptado.

Asimismo, luego de haber obtenido tu título debes hacer el papeleo para el contrato de prácticas. Ya que, si esperas cinco años después de tener tu titulación, ya no será válido el procedimiento. Esto en el caso de que tengas 30 años o más, si eres menor a esa edad, esta regla no aplicará. Del mismo modo, si postulas a un puesto a través de este contrato, debes estar, al menos durante dos años sin tener otro Contrato de prácticas.

Diferencias entre el ‘contrato en prácticas’ y otros contratos

Como punto esencial del contrato de prácticas entre los otros contratos que existen es que este primero va dirigido únicamente a aquellas personas que tienen una titulación universitaria, media, profesional. O algún certificado que cerciore que tienes conocimiento acerca del área a trabajar. Mientras que en el caso del contrato de formación va dirigido a jóvenes que todavía no posean algún título, y la edad correspondiente para el puesto está entre los 16 y los 21 años. También está el convenio de prácticas. El cual es cuando una persona, por orden de la universidad o escuela, para obtener un título, tiene que hacer prácticas.

Por otra parte, en el Contrato de prácticas se le debe remunerar al empleado, en el primer año de oficio, el 60% de lo que gana un trabajador que desempeñe la misma labor que hace este empleado. Si la persona cumple los dos años (lo máximo para trabajar a través de este contrato) en la empresa, su salario tendrá que ser subido al 75% de lo que, igualmente, gana otro empleado que tenga ese mismo oficio. Esto es diferente al contrato de convenio de prácticas, ya que en este la labor puede o no ser remunerada, depende de la empresa.

Ventajas del contrato formativo para la obtención de la práctica profesional

El contrato formativo para la obtención de la práctica profesional brinda diversos beneficios tanto a las empresas como a los trabajadores. Son varias las ventajas para un empleador a la hora de realizar un contrato de prácticas, como son la flexibilidad en la contratación. Además de un posible ahorro de costes tanto en el salario mensual como en el pago de indemnizaciones. Ya que, el artículo 49.1.c, del Estatuto de los Trabajadores excluye el derecho del becario a percibir una indemnización cuando expire su contrato por expiración del tiempo inicial acordado.

También las empresas tienen una contribución económica reducida a la Seguridad Social para los trabajadores con contrato de prácticas. Otra ventaja es que si tras la celebración del contrato de prácticas el empleador decide mantener al trabajador en la empresa mediante contrato indefinido (transformación en indefinido), el empleador tendrá derecho a una bonificación en las cotizaciones patronales a la Seguridad Social.

Desventajas del contrato formativo para la obtención de la práctica profesional

A pesar de que el Contrato de prácticas puede ser muy ventajoso en muchos sentidos, también es importante que tomes en cuenta las desventajas que este posee. Primero, debes estar consciente que, al aceptar este contrato, el sueldo que ganarás de acuerdo a tus estudios, serán menores que el de otros trabajadores que también operan en esa misma rama. En este caso, cobrarías el 60% (el primer año) y el 75% (el segundo año) con relación al sueldo de los demás empleados del área.

Además de ello, debes tener contigo algún título o certificado que avale tus conocimientos. Por lo tanto, quienes solo tienen su título de secundaria no pueden optar por este documento (pero sí por el contrato de formación). Por otra parte, debes prestar atención a este punto: no tendrás indemnización, por lo que la compañía te puede despedir en cualquier momento y no cobrarás por el tiempo trabajado.

Actualización 2022

El contrato en prácticas, conocido tras el RD Ley 32/2022, como contrato formativo para la obtención de la práctica profesional se dirige a titulados universitarios, técnicos superiores o de grado medio de FP.

El objetivo de este contrato es el de facilitar la ocupación de la persona titulada en un puesto directamente relacionado con su formación para que obtenga la práctica profesional necesaria para complementar su formación.

El contrato tendrá que celebrarse en los 3 años posteriores a la finalización de dichos estudios, 5 años en caso de trabajadores con una discapacidad reconocida.

campaña renta Generalitat
campanya renda Generalitat
Turismo-sostenible
Esat primero ranking

Dejar una respuesta