Bull Market

Bull Market: ¿Qué es y cuáles son sus características principales?

¿Por qué en las películas donde existen temas económicos o financieros, casi siempre aparece un toro? ¿Recuerdas la película “Hitch, especialista en ligues” y el famoso “golpe en las pelotas” de Sara Melas a un corredor de bolsa? Pues este se sostiene del trasero de un toro en Wall Street. ¿Qué hace un toro en ese lugar? Representando un símbolo, un mercado al alza, crecimiento. Así que, si quieres conocer sobre el Bull Market, te recomendamos llegar hasta el final.

¿Qué es un “Bull Market”?

Bull market, o su traducción literal del inglés “mercado del toro” tiene, como referencia clara, una tendencia de tipo alcista. Es un sinónimo de alza en el mercado financiero. En este caso, las expectativas de los inversionistas son que los activos y sus precios suban, bien sea en el corto o mediano plazo. Este efecto alcista se realiza con bastante empuje, subiendo muy fuerte. Las causas que llevan a esta tendencia son diversas, siendo las principales las políticas económicas nacionales y el nivel de empleo.

Reflejar a un toro metafórico representa una oportunidad, optimismo y euforia. La acuñación del término, si bien no es clara, hace referencia a cómo este animal enfrenta a sus enemigos. Es decir, el toro, al mostrar sus cuernos, engancha a su enemigo y lo levanta. La tendencia, frecuentemente, es antecedida por unos períodos (cortos o largos) de pesimismo generalizado. Es decir, la previa para que ocurra es un mercado definido por la tendencia bajista o de crisis. Aquí, los inversores compran valores o tienden a conservarlos.

Características de un Bull Market

La primera característica que podemos mencionar es la confianza que genera esta tendencia en los inversores. Al existir optimismo dentro del mercado, se generan expectativas positivas sobre la solidez del mercado. En el caso de la economía (global o local), un mercado alcista establece un gran síntoma de fortalecimiento, incluso cuando ya es considerada fuerte. Con respecto al punto de equilibrio, el mercado alcista deriva en un aumento de la demanda, es decir, mayores inversores dispuestos a comprar más que a vender.

Algunos indicadores como el PIB y el nivel de empleo aumentan considerablemente. Incluso, los rendimientos de los beneficios empresariales también aumentan de forma coincidente. Al tener una constante de crecimiento, las ofertas públicas iniciales (OPI) de empresas tendrán mayor actividad. Esto quiere decir que muchos inversores querrán participar dentro del mercado bursátil, lo que tendrá como resultado mayores ganancias. Previo a un repunte en el valor del mercado, puede existir una fase acumulativa, donde los inversionistas, aprovechando precios bajos, impulsarán el valor del mercado hacia el alza.

Diferencias entre Bear Market y Bull Market

Existen diferencias bastante pronunciadas debido a lo cíclico de las actividades bursátiles. La principal diferencia entre estas dos corrientes de mercado es la tendencia. En el “Bear market”, o mercado del oso, los activos se deprecian en valor y el mercado se vuelve a la baja. Es diferente del mercado alcista, donde hay confianza y los activos se revalorizan. Respecto del tiempo en el que se mantienen, los mercados alcistas suelen durar más en el tiempo que los bajistas gracias a su estabilidad.

Los tiempos bajistas generalmente duran menos. La volatilidad es otra de las diferencias. Los mercados “bull” cuentan con menos volatilidad, lo que significa que las variaciones en precios son estables. En cambio, en los mercados bajistas o “bear” los movimientos en acciones o ventas de activos son más frecuentes y bruscos. Sobre la presentación gráfica de valores, el mercado alcista tiende a desplazarse hacia la esquina superior izquierda. Diferente de la tendencia bajista, donde la gráfica tiende a bajar hacia la esquina inferior derecha.

¿Dónde invertir en un Bull Market?

Hay varios segmentos en los cuales se puede invertir en un mercado de tendencia “bull”. Una de ellas podría ser a través del trading social a través de la copia de modelos de inversión. Estos se encargan de analizar las oportunidades de inversión y el inversor solo deberá invertir el capital. Eso sí, hay que evaluar bien el prestigio y credibilidad del analista de inversión para replicar su modelo (o descartarlo). eToro es la plataforma de inversión que te permite realizar estos movimientos de replicación de análisis.

También existen otras alternativas de inversión, especialmente en tendencias alcistas como los mercados de valores. En ellos podrás observar una similitud en sus tendencias, en especial en los tres principales índices (Dow Jones, S&P 500 y NASDAQ). Otro sector donde invertir en los momentos “bull” es el de los bonos. Estos han ido en alza aproximadamente desde 1980, sin que se aprecie casi pérdida alguna. O si te interesan algunas materias llamadas “commodity”, el oro es uno de los más apreciados mercados en alza.

Ventajas del mercado alcista

Con base en el concepto, existen diversas ventajas en el bull market. La primera es el crecimiento económico que se registra global o localmente (el caso de una empresa). En este último se puede traducir en una recuperación económica producto de una crisis o de un crecimiento sostenido en el tiempo. Cuando se prevén procesos alcistas, se debe comprar pronto para aprovechar todo el potencial de subida de precios. Gracias a la confianza, un inversor puede comprar y mantener valores o activos, para venderlos posteriormente, traduciéndose en una mejor perspectiva o enfoque de compra.

En cuanto a perspectivas económicas, son mucho mejores en estos tiempos alcistas. Además, las finanzas públicas de los países que engloban los principales mercados cuentan con mayor solidez. Esto se debe a la reducción de los déficits (o aumento de superávits) en presupuestos, como producto de mayores capitales. Otra ventaja importante tiene que ver con la capacidad de empleo. Cuando el mercado se encuentra en una tendencia alcista, hay mayor inversión en las empresas, por tanto, se diversifican las operaciones.

Desventajas de este mercado

Pero no todo son ventajas. En un mercado alcista también pueden encontrarse algunos puntos negativos. Uno de ellos es que la confianza de los inversores no dura para siempre. Esto se debe a diversas circunstancias, las más frecuentes son que existan malas noticias a nivel legal o producto de emergencias locales o mundiales. Por ejemplo, el COVID – 19 ha sido una situación que ha sido contraproducente para todos los inversionistas. Las bajas en valores y acciones tuvieron consecuencias abruptas e inesperadas.

Después de la segunda guerra mundial, las tendencias de expansión tienen una media casi predecible de unos 5 años. Aunque hay ejemplos (como el S&P 500) que superaron esa media recientemente. Cuando un mercado alcista empieza a tener caídas en un corto período, los inversionistas podrán influir en el comportamiento. O sea, en el cambio de tendencia. Esto a través de sus movimientos cada vez más frecuentes de ventas para prevenir pérdidas futuras. Se fomenta la acumulación de valores, ya que la demanda superará la oferta.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.