Bienes públicos ¿Qué son?

Bienes públicos: ¿Qué son, cuáles son sus tipos y características principales?

Toda sociedad requiere de vivir en un ambiente idóneo que favorezca su bienestar y la convivencia cotidiana en comunidad. Un ambiente que cuente con los recursos comunes necesarios para el servicio de la colectividad. Esto a su vez repercute en el bienestar individual, y viceversa. Estos bienes son llamados bienes públicos, porque sirven a todos sin excepción. Además, es tal su importancia que su provisión, mantenimiento y correspondientes costos los asume el gobierno nacional con el apoyo de los gobiernos locales.

¿Qué son los bienes públicos?

Convivir en sociedad e incluso un poco lejos de ella, lleva al individuo a usar o servirse de bienes comunes. Para ello no necesita obtener un derecho, previo cumplimiento de alguna condición o pago. Además, el consumo que uno o varios individuos hagan del bien común no lleva al agotamiento de este. Dichos espacios o elementos son bienes públicos porque no es posible excluir de su uso a los consumidores. Ejemplo de ello es el aire, el alumbrado público o el mar.

Los bienes públicos son indivisibles, su aprovechamiento es el derecho de todos y sin costos individuales. Favorecen y pertenecen a la colectividad sin excepciones. Cada comunidad posee bienes públicos como calles, carreteras, plazas, alumbrado público, puentes, hospitales e instituciones educativas, entre otros. Los cuales reciben mantenimiento por parte del Estado, en beneficio de la sociedad. Este derecho de poseer y servirse libremente trae consigo el deber de cuidar los bienes compartidos. De esta forma se contribuye a reducir gastos de mantenimiento que asume el gobierno.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Características de los bienes públicos

Los bienes públicos son posesiones de la nación para el servicio y disfrute de sus ciudadanos, tienen características que los define y diferencia de los bienes privados. Algunas de estas son:

  • No son excluyentes, el disfrute o uso que dé una persona al bien público no excluye a otra de disfrutarlo o usarlo.
  • Son para el consumo de todos los ciudadanos de una comunidad.
  • Generan beneficios a todos sus ciudadanos (consumidores).
  • Ningún consumidor puede ser excluido de servirse de ellos o consumirlos.
  • Su consumo por parte de un individuo no agota su existencia. Por tanto, no disminuye la posibilidad del consumo de estos bienes por parte de otros individuos.
  • No es posible conseguirlos en algún mercado, es decir no son objeto de venta o compra mediante alguna negociación económica.
  • La producción es sin fines de lucro.
  • Su costo no está directamente relacionado con el consumo o disfrute del mismo.
  • Su provisión y mantenimiento es responsabilidad del Gobierno.

Tipos de bienes públicos

En el mundo las diversas poblaciones disfrutan y se sirven de bienes públicos que contribuyen a su calidad de vida. Los cuales se pueden agrupar en dos tipos: Puros e impuros. Los primeros, Bienes Públicos Puros agrupan a aquellos bienes que son aprovechados por todos los miembros de la población sin discriminación alguna. Su consumo no es opcional, puede decirse que es un consumo automático (impensado), no intencionado y casi imposible de evitar. Ejemplo de ello puede ser una calle o la seguridad nacional.

Al segundo tipo, Bienes Públicos Impuros pertenecen los bienes cuyo consumo por una persona afecta el consumo de la siguiente. La cual podrá consumirlo, pero bajo condiciones diferentes y probablemente desmejoradas. Su consumo es opcional, pensado para satisfacer los requerimientos específicos de la persona. Es decir, es un consumo intencional, solo se benefician quienes así lo decidan, aunque por supuesto está disponible para todos. Un ejemplo es la consulta médica en un hospital público.

¿Quién se encarga de gestionar los bienes públicos?

El gobierno de cada país es el encargado de proveer y mantener en condiciones óptimas los bienes públicos de su nación. Responsabilidad que cumple mediante ministerios y organismos adscritos a la máxima autoridad. Estos tienen como función analizar, planificar, proveer y dar mantenimiento a todos los bienes públicos que requiera la población del país. Para lo cual se teje una estructura que va desde el gobierno nacional hasta los gobiernos locales, y cuya labor facilita el cumplimiento de dicha responsabilidad gubernamental.

Los gobiernos locales son quienes conocen más claramente las necesidades y condiciones reales de la población a su cargo. Por lo que es en ellos en quienes está delegada la responsabilidad de velar por el correcto funcionamiento de los espacios y elementos públicos. Responsabilidad que cumplen bajo las directrices de las dependencias que el gobierno nacional ha creado para tal fin. Asimismo, estas dependencias apoyan y supervisan tal labor, en pro de la satisfacción de las necesidades comunes y públicas de sus ciudadanos.

Diferencias entre un bien público y un bien privado

Aunque los bienes públicos y privados están dispuestos para el consumo de los ciudadanos, no comparten las mismas características. Sus diferencias son claras:

  • Los bienes públicos son suministrados por el sector público de cada nación, a diferencia de los bienes privados que son suministrados por el sector privado.
  • Los bienes públicos no son rivales mientras que los privados son rivales debido a la competitividad en el mercado.
  • Bienes públicos no son excluyentes y los privados si lo son. Su consumo es de carácter exclusivo de quienes los poseen.
  • El consumo que un individuo hace de los bienes públicos no priva a otras personas de consumirlo. Por el contrario, el consumo de un bien privado impide que otros lo consuman.
  • Los bienes públicos no son intercambiables en un mercado, mientras que los bienes privados si son valorados y negociados en el mercado.
  • Los bienes públicos generalmente permanecen, no están sometidos a temporadas de escasez, como ocurre con los bienes privados.

Importancia de los bienes públicos en la vida cotidiana

Los bienes públicos son importantes para la vida cotidiana porque de ellos se obtienen beneficios individuales que favorecen la convivencia en comunidad. Poder disponer de una calle o carretera que facilite el traslado, así como poder disfrutar de una plaza, alumbrado o educación pública, entre otros, beneficia a los individuos. Esto da como resultado que la sociedad sea beneficiada con la suma de individuos satisfechos debido al entorno en que viven. El cual, en caso particular, sirve de apoyo a necesidades personales, como el área de salud pública.

Es tal la importancia de estos bienes para la sociedad, que no pueden gestionarse por un mercado. Los gobiernos nacionales los asumen en el cumplimiento de su responsabilidad de velar por la población a su cargo, a pesar de tener un peso económico significativo para la nación. Puesto que son indispensables para un mejor nivel de vida de la sociedad. Sin embargo, gran número de ciudadanos desconocen la importancia real de estos bienes, en consecuencia, la necesidad y el deber de valorarlos y cuidarlos.

LANTANIA: el futuro en construccion tren-300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.