Martes, 28 de Mayo de 2024
Pulsa ENTER para buscar
autoridad Portuaria de Valencia

Desarrollo de planes de reducción de emisiones de GEI

Desarrollo de planes de reducción de emisiones de GEI
Paula Gutiérrez, Project Manager en Euro-Funding

Nos encontramos en momento de crisis climática, acelerada enormemente por el aumento en la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Las temperaturas aumentan y, con ello, se ven afectados el clima, flora y fauna, además del aumento paulatino del nivel del mar.

Por este motivo, son cada vez más las empresas que están comprometidas con el cuidado del entorno medioambiental con el objetivo de alinearse con las propuestas nacionales e internacionales, como la Agenda 2023 o la Ley Europea del Clima. Esta última que forma parte del Pacto Verde Europeo, busca alcanzar la neutralidad climática en Europa en el año 2050.

Una de las medidas en auge para combatir el aumento de emisiones de Gases de Efecto Invernadero es el desarrollo de planes de reducción de emisiones. Tanto es así, que el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico lo menciona como requisito a la hora de inscribir la Huella de Carbono de Organización, pero ¿cómo integrar los planes de reducción de emisiones en una empresa? Existen diversas medidas que las empresas pueden implementar para reducir sus emisiones. Estas acciones pueden estar alineadas con certificaciones ambientales existentes o ser independientes.

Por lo general, las iniciativas están asociadas con beneficios económicos, ya que implican la adopción de medios y tecnologías más eficientes. Por otro lado, la empresa puede ver mejorada su imagen pública al demostrar su compromiso con el medioambiente, además de aportar valor y eficiencia a los procesos en los que la empresa participa.

El primer paso en el camino hacia la reducción de las emisiones de GEI es su contabilización. Esto nos permite identificar cuáles son los principales focos de emisión. Una vez contabilizadas, es crucial centrar la atención en aquellos aspectos que representen un porcentaje significativo de emisión para nuestra empresa. No obstante, no debemos descuidar los focos de emisión menos importantes, pero que también suponen un daño para el medio ambiente.

Es importante tener en cuenta que la reducción de Gases de Efecto Invernadero no solo conlleva beneficios ambientales, sino también económicos. Además, existen varios programas disponibles para las empresas comprometidas en la reducción de sus emisiones, los cuales ofrecen múltiples ventajas:

  • A nivel nacional, la reducción paulatina de emisiones, tras el registro de la Huella de Carbono, permite que las empresas puedan obtener el sello ‘reduzco’ otorgado por el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico. Este sello puede ser utilizado como distintivo en las comunicaciones de la empresa, proporcionando una ventaja competitiva respecto a otras empresas.
  • Si hablamos a nivel internacional, hay numerosos programas que premian el compromiso ambiental.  Por ejemplo, el programa STBi (Science Based Targets) permite a las empresas y proveedores que implementen medidas de reducción de emisiones alineadas con la ciencia, dirigidas a limitar el aumento de la temperatura global a 1,5ºC, unirse a una red reconocida internacionalmente y obtener un distintivo ambiental muy valorado internacionalmente.

Como medida adicional para complementar la reducción de emisiones, se encuentran los llamados créditos de carbono. Obtener estos créditos, sea a nivel nacional o internacional, permite compensar las emisiones residuales que la empresa no puede reducir en la actualidad. La compensación de emisiones también es reconocida en el registro del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, otorgando a las empresas un sello distintivo adicional a los sellos de ‘compenso’ y ‘reduzco’, mencionados anteriormente.

Esta situación de preocupación general por el aumento de emisiones supone que, en este momento, existan varios programas de ayuda pública que promueven el desarrollo de medidas de reducción de emisiones en las empresas, ofreciendo ayudas que oscilan entre el 30% y el 50% a fondo perdido.

Algunos ejemplos destacados son el Programa de incentivos para la implantación de instalaciones de energías renovables térmicas en diversos sectores económicos (RD 1124/2021) y el Programa de ayudas para actuaciones de eficiencia energética, dirigidas tanto a pymes como a la gran empresa del sector industrial (RD 263/2019).

Como conclusión, la reducción de emisiones a nivel individual y a nivel empresarial es una de las herramientas más potentes en la actualidad para contribuir a la lucha contra el cambio climático. Por ello, en los últimos años se ha producido un gran aumento en cuanto a iniciativas y campañas de concienciación que se desarrollan con el fin de lograr entre todos paliar las consecuencias y el avance de la actual crisis climática.

arquitectura diputacion de valencia
campanya renda Generalitat
campanya renda Generalitat
Aerocas Madrid castellano

Dejar una respuesta