Jueves, 13 de Junio de 2024
Pulsa ENTER para buscar

¿Quién es quién en la futura economía europea de guerra?

¿Quién es quién en la futura economía europea de guerra?
Frédéric Mertens

A medida que la ayuda estadounidense se agota y Donald Trump amenaza con poner fin al apoyo a Ucrania, los europeos se ven obligados a asumir una mayor parte de la carga. Varias capitales anuncian un mayor esfuerzo, mientras la Comisión Europea (CE) prepara un plan de apoyo a las industrias de defensa.

Para los europeos, se trata de un duro despertar. Durante los primeros meses de la guerra, pensaron que podrían ayudar a Ucrania simplemente vaciando las reservas de la Guerra Fría. Entonces confiaron en Estados Unidos. Veinticuatro meses después, los gobiernos europeos comprenden que eso no será suficiente.

La ayuda estadounidense a Ucrania se ha agotado desde enero. Su reanudación es muy incierta, aunque el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quiera mostrarse tranquilizador. Todavía no se ha producido la votación decisiva en el Congreso para desbloquear esta ayuda. El presidente republicano de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, estrecho colaborador de Donald Trump, se niega a incluir el proyecto en el orden del día.

Disipar el «cansacio europeo»

El 16 de febrero, Alemania y Francia firmaron acuerdos de seguridad con Ucrania, en virtud de los cuales prestarán ayuda durante diez años. La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, hizo un gesto espectacular al anunciar que su país «daría toda su artillería a Ucrania». Suecia también anunció un paquete de ayuda récord de 600 millones de euros.

Estos gestos son un intento de disipar la idea del «cansancio europeo». Pero hay que decir que los europeos subestimaron el coste de la guerra. Si no realizan las inversiones necesarias de aquí a 2022, no podrán suministrar el millón de proyectiles prometidos a Ucrania de aquí a finales de marzo.

Según las cifras comunicadas por el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, las entregas serán más bien de 524.000 unidades, es decir, el 52% del total.

Capacidad de defensa europea

Compartir la capacidad de producción sigue siendo una cuestión difícil de obtener a escala europea, ya que sigue siendo un instrumento de seguridad nacional de cada Estado. En virtud del artículo 346, constituye hoy el núcleo de su misión específica dentro de la Unión Europea (UE). Así que los Estados miembros han favorecido los enfoques nacionales precisamente para controlar su seguridad de abastecimiento.

Existe cierta reticencia por parte de los Estados miembros a abrir estas capacidades a una decisión comunitaria. Pero, al mismo tiempo, ellos mismos buscan capacidad. Así pues, hay que encontrar un compromiso entre un cierto control de la seguridad del abastecimiento por parte de los Estados miembros y, por otra parte, una puesta en común de los recursos que debe definirse de manera que no invada las competencias de los Estados miembros.

A falta de una verdadera estrategia de la industria armamentística, la respuesta de los Veintisiete no está a la altura de los retos del conflicto en Ucrania.

Un reto sin precedentes

Formateada para pequeñas series de producción, la industria europea de armamento necesita pasar a la producción a gran escala. Una oportunidad, pero también un reto sin precedentes, en particular para las empresas belgas.

Configurada desde el final de la Guerra Fría para la producción en tiempos de paz, la industria europea de defensa se enfrenta ahora a un reto sin precedentes: aumentar sus ritmos de producción para responder a la demanda de un conflicto de alta intensidad extremadamente exigente en términos de equipos y municiones.

Como consecuencia del estancamiento del conflicto, la ayuda de emergencia a Ucrania se ha transformado en un apoyo masivo a largo plazo, con plazos de entrega que deben acortarse. Es más, a pesar de los embargos, el rearme ruso ha ido mucho más rápido de lo esperado, apoyado por suministros de material iraní y municiones norcoreanas.

Se calcula que los rusos disponen actualmente de un stock de munición ocho veces superior al de los ucranianos.

¿En qué situación está Europa?

Los ucranianos consumen 40.000 cartuchos cada semana. Este es el número de proyectiles de artillería de gran calibre (155 mm) que el fabricante francés Nexter (Grupo KNDS) ha sido capaz de producir cada año. Esto demuestra lo poco preparada que estaba la base industrial de defensa del Viejo Continente para semejante cambio de paradigma. En el caso de las municiones más pequeñas, la situación es aún peor: el 80% de las compras se realizan fuera de Europa, sobre todo en Brasil.

La industria europea de defensa sabe fabricar equipos de altísimo rendimiento en prácticamente todos los campos, pero dista mucho de tener la masa crítica y los recursos de producción de las empresas estadounidenses, que han experimentado una consolidación espectacular en los años noventa.

Según la última clasificación del Instituto sueco Sipri, las cinco primeras empresas de defensa son estadounidenses. Dejando a un lado el caso específico de la británica BAE Systems, muy vinculada a Estados Unidos, la primera empresa europea, la italiana Leonardo, sólo ocupa el puesto 13, por delante de Airbus. Aunque se han producido algunas fusiones transeuropeas -Airbus, KNDS, MBDA-, la fragmentación sigue siendo elevada.

Por ejemplo, en Europa hay más fabricantes de vehículos blindados que de automóviles. En este sector, corren rumores de consolidación tras el anuncio de la adquisición de Arquus por John Cockerill y la reactivación del programa alemán de tanques Leopard II, que muchos países quieren adquirir lo antes posible.

Volver a producir en masa

A largo plazo, Europa pretende producir de dos a tres millones de proyectiles de 155 mm para Ucrania y reponer sus existencias. Acostumbradas a producir pequeñas series, las empresas europeas tienen dificultades para pasar a una economía de guerra, a excepción del famoso proyectil de 155 mm, calibre estándar de artillería de la OTAN. La ambición de Nexter es aumentar la producción a 100.000 proyectiles al año de aquí a 2025.

En última instancia, Europa, que aún incluye a otros actores como la noruega Nammo y BAE Systems, aspira a producir entre dos y tres millones de proyectiles grandes al año para Ucrania y reponer sus existencias. Es un objetivo enorme, pero aún estamos lejos, con sólo la mitad del millón de unidades prometidas a Kiev el año pasado. Así que es probable que 2024 sea otro año complicado para el ejército ucraniano.

Pero para fabricar proyectiles se necesita pólvora. Eurenco se formó cuando la división de pólvora y explosivos de SNPE se fusionó con Nexplo Industries, una empresa conjunta que absorbió las actividades de pólvora y explosivos de la sueca Saab y la finlandesa Patria.

Vuelta de viejos fantasmas

La guerra de Ucrania ha hecho a los europeos tan conscientes de sus debilidades como de sus fortalezas y de su capacidad para superar las crisis. Han tomado conciencia de lo que han construido juntos frente a la alteridad radical de Rusia en sus fronteras. Rusia lanzó una guerra para conseguir sus fines, mientras que los europeos no han estado en guerra entre sí durante tres generaciones desde el lanzamiento de la integración europea en 1950, un punto de inflexión sin precedentes en su historia.

Francia y el Reino Unido han mantenido el uso de sus ejércitos en su cultura política, pero casi nunca más para resolver una disputa con un vecino. Otra novedad es que los europeos experimentan un miedo que ya no sentían: el de ser invadidos, bombardeados y dejar de ser libres.

Uno de los padres de Europa, el belga Paul-Henri Spaak, se dirigió a la ONU en 1948 para decir a los soviéticos «nos dais miedo». Este miedo fue uno de los factores que llevaron a los europeos a cerrar filas.

Acerca del autor

Frédéric Mertens de Wilmars es profesor y director del Departamento jurídico en la Universidad Europea de Valencia.

CEU posgrado
campanya renda Generalitat
campaña renta Generalitat
Global Omnium dia mundial del medio ambiente
Perfils UJI
Congreso Energia Castellon
arquitectura diputacion de valencia
Mujeres al Timon viaje transformador
Aquora Escuela de Ventas

Dejar una respuesta