Ver el vaso medio lleno o medio vacío depende de ti

Ver el vaso medio lleno o medio vacío depende de ti

Esta semana ha vuelto a imperar el marketing del miedo. Y es que, entre el precio de la luz, el coste de la gasolina, la inflación, el «que hay que ver cómo está el mercado», la subida de los tipos de interés y, como no, el calor que hace, y el que no llueve; la visión apocalíptica que se escucha en todos los corrillos es demoledora. Y, por otro lado, nada favorecedora para generar el optimismo necesario que requiere la actividad empresarial y económica.

Pero, como todo, puedes ver el vaso medio lleno o medio vacío. Puedes fijarte solo en las noticias negativas o accionar el botón de la mente selectiva y fijarte, sobre todo, en las noticias positivas. Te aseguro que serás más feliz.

La historia nos ha ido demostrando que hemos sabido hacer frente a las dificultades y que no hay que caer en el desánimo. En la España de los años 60 había localidades sin luz en las que subir los grados del aire acondicionado hubiera sido el menor de sus problemas. Pero nuestros abuelos y padres vieron el vaso medio lleno y siguieron luchando por dejarnos un futuro mejor.

Sequías hemos tenido en casi todas las décadas, aunque nada comparado con una pandemia y con el hecho de no poder abrir los negocios. Sin embargo, este año el sector turismo sin duda está mejor que en el año 2020.

El precio del petróleo también en 2012 estuvo desatado y después bajó, los ciclos son inherentes a la economía.

En la década de los 90 vivimos con tipos de interés del 15% y la población seguía comprando casas. Y la inflación en los años 70 llegó a alcanzar el 15,38% y sobrevivimos.

A lo largo de esta semana también se han producido noticias de crecimiento. Por ejemplo, Acciona crecía en bolsa. Baleares, Canarias y Madrid liderarán el crecimiento este año y la industria del «delivery» arrojaba datos de crecimiento del 80%; es decir, la iniciativa empresarial sabe sobreponerse a las adversidades.

No pretendo quitar importancia a los asuntos que la tienen, pero las expectativas influyen en la economía y la parálisis ante el miedo de lo que puede venir, es lo que frena la inversión y hace que lo malo suceda.

Por lo tanto, es recomendable ver el vaso medio lleno y seguir invirtiendo y desarrollando negocios. Porque la historia nos ha demostrado que hemos sabido sobreponernos a situaciones igualmente difíciles. El marketing del miedo no nos conduce a nada positivo.

Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
Randstad-Verano-300
warmia-Mazury-Polska
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.