Firma Opinión Economía 3

Construcción 4.0 y el gusto por lo bien hecho

El sector de la construcción encadena más de trece meses aumentando sus ventas y su tasa de crecimiento interanual se ha posicionado en el mes de marzo en el 25,6%. Todo ello, a pesar de que la situación económica en los últimos tiempos se está viendo afectada, tanto por la incertidumbre de la guerra de Ucrania como por la previsible subida de tipos de interés para combatir la inflación. Pero, como ya hemos explicado en alguna ocasión, la vivienda es una de las necesidades básicas que recoge la pirámide de Maslow y también está reconocida como un derecho constitucional, de modo que estas siempre van a ser necesarias.

Es cierto que el sector de la construcción ha sido un motor fundamental de nuestra economía en el pasado y que actualmente el mercado de la vivienda está en auge. También es cierto que la innovación ha de acelerarse y que el sector tiene que llevar a cabo una transformación que tiene pendiente desde hace años. Y aquí es donde, enmarcado dentro de la Cuarta Revolución Industrial, aparece el concepto de Construcción 4.0, que consiste en industrializar los procesos constructivos y la incorporación de tecnologías emergentes, con lo que el sector podría incrementar su productividad por 5 o por 10, según los institutos tecnológicos consultados.

En este sentido hay un exponente valenciano, pionero en la revolución del sector, y que esta semana nos ha presentado su primera vivienda bajo el prisma de la Construcción 4.0 pero siempre, yendo un paso más allá: la excelencia y el gusto por el trabajo bien hecho. Se trata de Niu Houses, un proyecto que nace de la la alianza entre Fran Silvestre, uno de los exponentes máximos de la arquitectura internacional, y el fondo Stator Management.

Lo interesante de este proyecto que expongo hoy, como ejemplo empresarial y caso de estudio, es la labor de I+D que hay detrás de él y el gusto por lo bien hecho y por la belleza, porque la construcción no está reñida con lo bello.

Su objetivo es revolucionar los sistemas de edificación tradicionales y ejecutar esta última de manera más eficiente, ofreciendo el máximo confort y reduciendo los plazos de entrega a tres meses. Todo ello comprometidos con la sostenibilidad, evitando desperdicios -ya que las piezas vienen diseñadas y construidas y se ensamblan ‘in situ’-, aplicando sistemas de generación de energía renovable, reduciendo la huella de carbono al mínimo y utilizando materiales naturales que facilitan el posible reciclaje en una vida posterior, incluso las casas no se derriban sino que se desmontan o actualizan en un proceso de economía circular.

Algo que a priori puede parecer imposible, como es disponer de una casa en un corto plazo de tiempo, que además de ser bonita sea funcional, se consigue con los siguientes cinco principios empresariales como la perseverancia, ilusionando al equipo, trabajando por la consecución de la excelencia, pensando en grande y desterrando el «no se puede» ya que si piensas sobre un asunto siempre encuentras una solución.

Interesantes principios que pueden ser aplicables a cualquier empresa, ya que sobre todos los negocios se puede aplicar innovación y el resultado, como podéis comprobar en la siguiente imagen, habla por sí mismo:

N290 NIU Houses

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.