Firma Opinión Economía 3

Todo siempre GRATIS no puede ser

Esta semana conocíamos que la compañía líder mundial del “streaming” perdía 50.000 millones en bolsa al verse reducido el número de suscriptores, hablamos de Netflix.

Una compañía que en plena pandemia experimentó un fuerte crecimiento, pero que no era una recién llegada, pues ya contaba con 25 años de historia.

Veo interesante el caso de estudio de Netflix porque si analizamos la situación actual de la compañía, tenemos un decálogo bastante práctico de las diferentes palancas que forman parte del día a día de cualquier empresa, y con las que hay que lidiar de forma continua.

Y son las siguientes: clientes, competencia, precio, calidad, publicidad y promoción, entorno económico, accionistas, crecimiento inorgánico, diversificación y modelo de negocio. Todas ellas relacionadas entre sí y que hay que vigilar continuamente, porque el movimiento de alguna de ellas afecta irremediablemente al resto.

Vayamos por pasos:

1- CLIENTES; aunque Netflix sigue siendo el líder, con 220 millones de abonados, durante el primer trimestre del año ha perdido a 200.000 abonados.

Esta pérdida está influenciada por otras variables como son el entorno –el fin de las restricciones hace que las personas ya no dediquen tanto tiempo a ver la TV–; el formato –gran parte de sus contenidos son de consumo corto, por ejemplo en una noche–; el precio –la elasticidad de la demanda es alta–, o la competencia –con ofertas de contenidos de mayor o similar calidad–.

2- COMPETENCIA; el mercado del streaming es un mercado saturado y con una fuerte competencia, además HBO y Disney+ cuentan con un catálogo de películas clásicas con las que no cuenta Netflix. Esto hace que también se vea afectada la fidelización de clientes.

3- PRECIO; en este punto hay varios aspectos que debemos de tener en cuenta. El primero es que para invertir en una mayor calidad de los contenidos que emite, la compañía necesita tener más ingresos; y para incrementar los ingresos, Netflix ha tenido que subir precios; lo cual ha motivado a su vez, la pérdida de más de 600.000 clientes en Estados Unidos y Canadá.

La segunda cuestión es que estiman que hay más de 100 millones de usuarios que ven la plataforma porque utilizan las credenciales de otros abonados. En este punto la propuesta de la compañía es cobrar por compartir contraseñas, lo cual le reportaría unos ingresos adicionales de 1.500 millones de euros anuales.

4- CALIDAD; la compañía ha de invertir en contenidos de mayor calidad, ya que el producto de series cortas que se ven en una sola noche no fideliza clientes.

5- PUBLICIDAD y PROMOCIÓN; en el caso de Netflix la publicidad sería vista como una fuente de ingresos que compense esa pérdida de clientes. Pero corre el riesgo de que a los clientes no les guste tener publicidad en la plataforma, para lo que Netflix ha pensado en una promoción que ofrezca un servicio más económico por aceptar anuncios (tarifa low-cost un 33% más barata).

6- ENTORNO ECONÓMICO; sin duda la pandemia afectó a la compañía positivamente y la salida de ella también parece que le está afectando, pero en esta ocasión, negativamente.

Los mismo ocurre con la guerra de Ucrania, la salida de Netflix de Rusia también ha tenido una repercusión en su número de abonados, en esta ocasión hablamos de 700.000.

7- ACCIONISTAS; la compañía cuenta entre todos sus accionistas con una veintena de principales, por volumen de inversión; siendo el neoyorkino Bill Ackman el primero en abandonar el barco, vendiendo sus acciones tres meses después de haber invertido 1.000 millones de dólares; eso sí, sale con una pérdida de 400 millones.

Y es que las dudas de los inversores sobre la capacidad de Netflix para crecer en un entorno de fuerte competencia son más que evidentes.

8- CRECIMIENTO INORGÁNICO; es posible que para paliar esa falta de calidad de contenido se produzcan fusiones con otras plataformas, como vía de salida ante la situación actual por la que atraviesa la compañía.

9- DIVERSIFICACIÓN; el mayor activo de Netflix son sus 220 millones de abonados; los cuales puede rentabilizar ofreciéndoles nuevos productos o servicios, para lo que tiene el foco puesto en el sector de los videojuegos.

10- MODELO DE NEGOCIO; la caída bursátil del 60% en el año, plantea dudas sobre su modelo de negocio.

Y en este punto me gustaría hacer una reflexión sobre el modelo de negocio de la suscripción, ya que también se ha implantado en los últimos tiempos en la mayoría de los medios de comunicación online –y aunque no es el caso de www.economia3.com (sí de nuestra edición impresa a la que se accede bajo suscripción)– hay que entender que, si queremos contenidos de calidad, hay que pagarlos, porque el todo gratis no es sostenible.

De modo que, en el caso de Netflix, es comprensible que, o bien quiera obtener ingresos por publicidad, o bien, ingresos por suscripción de todos aquellos que comparten contraseñas, porque el “todo gratis” no puede ser.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.