Érase una vez una entrevista polémica, macrogranjas y mucha carne sintética

Érase una vez una entrevista polémica, macrogranjas y mucha carne sintética

La polémica, está servida.  Desde que el ministro de Consumo del Gobierno de España, Alberto Garzón fue entrevistado por The Guardian y sus palabras sobre la calidad de la carne en España indignaron al sector cárnico; las llamadas «macrogranjas» vuelven a estar en el ojo del huracán y han vuelto a ser el centro del debate sobre la calidad y sostenibilidad del sector.

Aunque no haya una definición oficial de la palabra «macrogranja», el concepto no ha escapado al debate social y económico que ha originado que todos los sectores de la sociedad identifiquen esta palabra, usándola  para referirse a granjas intensivas con dimensiones industriales que buscan la intensificación de la producción. No es de extrañar que el debate continúe si tenemos en cuenta que según datos del Ministerio de Agricultura, España fue el país que más consumió productos cárnicos en el 202o.  En total, el consumo per cápita se acercó a los 50 kilos anuales y cada español gastó de media unos 350 euros en carne.

La ganadería intensiva gana cada vez más terreno en un planeta que demanda cada vez, más comida.

macrogranjas

 

Al no existir una definición oficial, saber la cantidad de este tipo de granjas es una odisea; algo que se puede puede rastrear gracias al Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes (PRTR); creado para controlar la influencia de las instalaciones industriales en el medioambiente. Este registro, se puede utilizar para controlar el efecto de las instalaciones industriales españolas en el medioambiente.

El PRTR tiene registrados un total 7.100 granjas industriales de los que el 53 % corresponden a los sectores ganaderos. Por comunidades, las tres principales  autonomías con «macrogranjas» destinadas a la cría intensiva de aves de corral o de cerdos son Aragón (922), Cataluña (856) y Castilla y León (582). Por otra parte, según este registro las explotaciones de mayor dimensión para el bovino de vacas nodrizas están en Castilla y León (1.268) y Extremadura (1.157).

Impacto ambiental de las macrogranjas

Metano, amoniaco, nitratos y alto consumo de agua, son los indicadores de explotación que más se observan en este tipo de industria. Según el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes, uno de los impactos de la ganadería intensiva a gran escala es la emisión de metano (CH4), un gas con un potencial de efecto invernadero unas 20 veces mayor que el CO2 según la Organización de Naciones Unidas.

Según un estudio de Datadista, el sector porcino representa el 13,7% del total del metano liberado en la atmósfera con 211.768 toneladas en 2019. En el estudio, se puede reflejar el porcentaje de contaminación de los cerdos en las macrogranjas. En total, un cerdo puede producir hasta cuatro veces más desechos orgánicos que un ser humano.

Según la normativa estatal vigente, una cerda con lechones de hasta 20 kilos genera 6,12 metros cúbicos de purines al año; mientras que un cerdo de cebo entre 20 y 120 kilos genera 2,15 metros cúbicos de purines. Es decir, una macrogranja con 7.200 plazas para cerdos de cebo de 20 a 120 kilos puede generar hasta un máximo de 15.480 metros cúbicos de purines (residuos de origen orgánico) al año. Esto equivale a llenar casi 4,6 piscinas olímpicas.

Los purines se almacenan en una balsa exterior. La descomposición de los purines no solo es un problema de mal olor e insectos en la zona. Emiten productos contaminantes como el metano, el amoniaco y otros gases de efecto invernadero como el óxido nitroso que se generan en estas granjas.  Por este motivo, las granjas de más de 2.000 cerdos de cebo de más de 30 kilos o de más de 750 cerdas reproductoras tienen la obligación de estar dados de alta en el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes (PRTR), según el Real Decreto 508/2007.

Una problemática que no termina aquí. La proliferación de mayor número de excrementos; agravan la capacidad de absorción de los terrenos agrícolas, generando problemas de contaminación de nitratos de los suelos y de las aguas subterráneas.

El sector cárnico defiende la calidad de sus productos

Al sector cárnico en España no le ha sentado bien las declaraciones del ministro Garzón. La Asociación Empresarial Cárnica Anafric, que defiende los intereses de las empresas ganaderas y cárnicas , expresó la semana pasada que las declaraciones del ministro demuestran un «absoluto desconocimiento del sector». En un comunicado oficial, la principal asociación de los derechos del sector cárnico ha recordado; que todos los profesionales de la ganadería en Europa y, sobre todo en España, están guiados por directrices y legislaciones muy estrictas, basadas en el conocimiento del bienestar animal.

Además de esto, la asociación recuerda que los profesionales del sector están aplicando sellos  homologados por las principales certificadores españolas y europeas en cuanto al bienestar animal del ganado, una garantía de calidad en toda Europa.

macrogranjas

Carne sintética: otra alternativa

Según un análisis publicado por el Worldwatch Institute de Washington en 2009;  el 51% de las emisiones de gases de efecto invernadero procede de la cría y procesado del ganado. La ganadería usa el 80% de la superficie agrícola del mundo y se lleva el 40% de la producción mundial de cereales. Además, el ganado industrial y sus flatulencias representan casi el 14,5% de todas las emisiones, según esta publicación.

Por ello, técnicas como la carne sintética, que según sus defensores, supone una forma más respetuosa y menos contaminante de producir alimentos; están cada vez más presentes. Una alternativa para sustituir la carne tradicional está en la fabricación de carne a través de células cultivadas.  Una técnica que según la empresa Future Meat, se realiza a través de una biopsia. Se toma una muestra del tejido celular del animal vivo y se traslada a un ambiente controlado de oxígeno y temperatura. De esta manera; dicho tejido junto a un biorreactor se alimentan de nutrientes a través de un proceso de proliferación celular.

macrogranjas

Un proceso que termina, según esta empresa,  desarrollando la carne igual que si se hiciese en el interior del animal. Sin el sacrificio de este ni modificación genética. Con  solo una biopsia, se puede conseguir carne equivalente a 50 cerdos. 

Una técnica en la que España compite por ser la pionera con el apoyo del Ministerio de Ciencia y Centro Español para el Desarollo de la Tecnología Industrial quienes han concedido 3,7 millones de euros a 8 empresas del sector agroalimentario tecnológico para el desarrollo de carne cultivada junto a la producción de grasas saludables e ingredientes funcionales. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RiberaSalud-Minds-300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.