Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

XX Foro Internacional de Turismo de Benidorm

El modelo sol y playa no desaparecerá pero debe adaptarse al cambio climático

El turismo de interior gozará de mejores perspectivas por el mismo motivo

El modelo sol y playa no desaparecerá pero debe adaptarse al cambio climático

El modelo turístico de sol y playa no desaparecerá, aunque tendrá que adaptarse a los efectos del cambio climático, mientras que el turismo de interior gozará de mejores perspectivas por el mismo motivo. Esta es una de las conclusiones expuestas por algunos ponentes en la segunda y última jornada del XX Foro Internacional de Turismo de Benidorm, que en su primera mesa de debate de este jueves ha abordado el ‘Objetivo de Desarrollo Sostenible 13, Acción por el clima’.

El catedrático de Análisis Geográfico Regional de la Universidad de Alicante (UA), Jorge Olcina, ha estimado que la subida del nivel del mar en el Mediterráneo “no será muy acusada”, pero ha indicado que el problema llegará con una mayor frecuencia de los temporales de Levante, “lo que afectará a la ocupación en primera línea”. Ha señalado que el cambio climático ya permite observar afecciones en las temperaturas diarias o en el aumento de un 15 % de los episodios de gota fría en los últimos 50 años. Al mismo tiempo, ha detallado, se registran “fenómenos de sequía más intensos y más cortos”.

Olcina ha hablado de una “mediterranización” del proceso del cambio climático, que se refleja en que el agua marina se ha calentado más que el aire y eso se traduce en que haya un mayor número de noches tropicales. Por todo ello, el experto ha considerado que, si bien el modelo turístico de sol y playa “no se acabará“, sí será necesario que se adapte al cambio en el clima.

“Los rumores de que el sol y playa desaparecerá son rotundamente falsos, pero sí tendrá que adaptarse el modelo”, ha dicho. Por el contrario, el catedrático ha opinado que el turismo de interior “tiene muy buenas perspectivas para las próximas décadas porque, al acortarse el invierno más crudo, las posibilidades de hacer actividades al aire libre son mayores”.

Olcina ha insistido en la necesidad de reducir las emisiones de gases de efectos invernadero, que ahora “están descontroladas en un 60 %”, y de adaptar las actividades económicas al cambio climático. “No hay marcha atrás”, ha sentenciado antes de defender que “hay que diseñar las ciudades para frenar ese cambio”.

Por su parte, el delegado institucional de Iberdrola en la Comunitat Valenciana, Ibán Molina, también ha recalcado que el cambio climático “es una realidad y una de las mayores amenazas”, y ha subrayado que la influencia humana “es muy clara”. Ante esta situación, Molina ha opinado que “hay que adaptarse y mitigarlo“, para lo cual la principal solución es, a su juicio, “descarbonizar” las actividades económicas.

Mientras, el presidente de la compañía naviera Baleària, Adolfo Utor, ha centrado su intervención en el “papel decisivo” que deben jugar las empresas en contra del cambio climático. En el caso de Balearia, Utor ha manifestado que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son “nuestra hoja de ruta y están en todas nuestras decisiones. Es el único camino posible para las empresas”, ha recalcado.

El XX Foro Internacional de Turismo de Benidorm ha sido clausurado por el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer; el alcalde de la ciudad, Toni Pérez, y el arquitecto y diseñador Óscar Tusquets. Colomer ha destacado la necesidad de “salvar empresas y actuar con rapidez”, pero ha incidido en no perder de vista “el futuro y las ideas que nos permitirán mantener la esperanza y nuestro posicionamiento”.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis