Proyecto de cadena de bloques

Aicad creará una red blockchain en Valencia para “fortalecer a las naranjas en Europa”

La compañía sale a Bolsa y refuerza su implantación en la Comunidad Valenciana con estrategias y formación para la agricultura, la industria del juguete y otros sectores

Hermel Balcázar, CEO de Aicad Business School. / E3

Aicad Business School prepara una cadena de bloques (blockchain) en Valencia con la que pretende “fortalecer a las naranjas en Europa” al aplicar su experiencia en otra red similar para la banana en América, una dinámica en la que también van a trabajar para otros sectores económicos de este territorio, como la industria del juguete. Hermel Balcázar, fundador y consejero delegado de esta compañía, explica en esta entrevista cómo ha llegado a la salida a Bolsa y qué perspectivas tiene en España y la Comunidad Valenciana.

Con una trayectoria de 25 años, este ejecutivo especializado en alta dirección y estrategia digital ha realizado pruebas de resistencia de empresas a través de Big Data. Ha dirigido misiones de asistencia técnica a profesionales y emprendedores de más de cuarenta países, y colaborado con ellos en la implantación de una organización científica del conocimiento. Es autor de diversos artículos de investigación sobre Internet y sociedad, transformación digital y aceleración del mercado laboral a través del teletrabajo.

-¿Qué implica para Aicad Business School la salida a Bolsa, tanto su preparación como los beneficios que espera conseguir con esta proyección?

-Empezamos desde noviembre de 2019 a preparar este proceso. No es casualidad. Nuestro comité de dirección se reunió el 31 de diciembre y ese mismo día se conocieron los primeros contagios de Covid-19 en China. Pensamos como todos que era algo ajeno a nosotros. En febrero firmamos un acuerdo con BBVA para financiar a futuros franquiciados que veníamos gestando desde diciembre. Y llegó la pandemia el 11 de marzo tras semanas de información contradictoria, dado que tenemos personal italiano. No hemos parado porque en marzo abrimos servicios en Nueva York y mientras en España se disparaban las cifras nuestros asociados en Costa Rica no comprendían que al continente americano llegase la pandemia, por decir un sitio. En abril se lanzó el programa AceleraPyme y nos adherimos como acción de RSE a fin de fortalecer el aumento de la digitalización de la economía española, que lo requiere y mucho. La demanda de empresas que combinen educación e Internet se ha acelerado debido a la interrupción de Covid-19 en el aprendizaje clásico en aulas analógicas, es decir, las de ladrillo y cemento. Nosotros estudiamos en 2019 pedir licencia en Valencia y para ser una universidad digital para el entorno 5+5 junto a un centro en Túnez y, en este periodo, Google ha anunciado que hará una propia virtual. Lo que antes era exótico como un centro digital ahora será normal. Y es que con los centros de alta formación para directivos cerrados, los profesionales están recurriendo a la tecnología para mantenerse al día con su formación. Es decir: la pandemia puede tener profundas consecuencias sobre cómo hacemos las cosas. Considere, por ejemplo, cómo los ataques terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos cambiaron el proceso que atravesamos en los aeropuertos para abordar un avión. Mire, hasta tal punto, que se plantea qué futuro le espera al turismo de congresos con la irrupción de las videoconferencias de forma cotidiana.

-¿Qué potencial ve en la Comunidad Valenciana, por su tipo de tejido productivo multisectorial, con relevancia del turismo, la construcción (viviendas para extranjeros), calzado, agroalimentario, plástico, juguete, turrón…? ¿Cuál es su estrategia en este territorio?

-Se abre una gran oportunidad para las empresas de alta formación. Valencia tiene importantes oportunidades dado que es hub de Mediterranean Shipping Company o Boluda, es decir, empresas de logística en un momento donde la venta a distancia, como la educación o la energía innovativa, se van a disparar más. En agricultura, por ejemplo, queremos desarrollar en Valencia un proyecto de gestión de cadena de bloques que ya estamos perfilando con el banano de América Latina. Creo que esto es fundamental para que las naranjas valencianas se puedan fortalecer en el mercado europeo. Y eso añadirlo a negocios como el del juguete, donde las familias querrán saber hasta el más mínimo dato que genere confianza.


“Valencia tiene importantes oportunidades dado que es hub de Mediterranean Shipping Company o Boluda, es decir, empresas de logística en un momento donde la venta a distancia se va a disparar”

-¿Cómo deben afrontar los CEO y los directivos de empresa la nueva “normalidad” cuando pase la pandemia del coronavirus?

-A diferencia de otras épocas del pasado, donde la gente estaba ocupada viajando y asistiendo a reuniones, muchos de nosotros trabajamos desde un sitio pequeño en casa o cerca de ella. En realidad, hay más tiempo para leer y revisar material en línea. Las personas se sienten más cómodas en cualquier relación cuando creen que las entienden. En un entorno empresarial financiero, demostrar que tiene experiencia en la solución de los tipos de problemas que enfrentan los clientes es la base para generar confianza para una relación a largo plazo.

-En la amplia formación que ofrece su escuela para la digitalización, ¿aportan claves para la reconversión de empresas o para diversificar con nuevos productos o en otras actividades?

-La formación es la base de la experiencia que aporta la empresa a esta para la reconversión, es lo que permite modelos de solución creativos y flexibles. Durante este tiempo en el que no puede tener una reunión de un gerente de relaciones con el cliente personal durante meses seguidos, es importante estar aún más atento a solicitar comentarios de los clientes en una variedad de formas. La siguiente mejor opción es configurar una serie de comprobaciones del estado de las llamadas telefónicas y evitar cuestionarios o encuestas impersonales por correo electrónico que impongan a sus clientes la carga de obtener esta información. El otoño de 2020 se perfila como un período desafiante desde el punto de vista político, económico y personal tanto para los clientes como para los empleados. Mantener un ojo atento a las formas de mantener el diálogo con ambas partes debería ser un objetivo para de formación de gerentes de negocios en todos los ámbitos.

-¿Qué utilidad tiene el teletrabajo y cuáles son sus limitaciones?

-En mi empresa, un gestor puso una hucha, analógica, para que cada vez que uno de nosotros decíamos la palabra desarrollo, depositara dinero. En una semana había 600 euros. Y eso me permitió darme cuenta de que a veces nos metemos en dinámicas de trabajo que nos pueden alejar de la realidad. Al final, para tomar grandes decisiones no es necesario un powerpoint, sino sentido común. ¿Algún autónomo que ha decidido cerrar y cambiar de actividad tomó la decisión tras analizar un powerpoint? Discrepo de utilizar el piloto automático en las reuniones de Zoom y confiar en las conversaciones de grupo virtuales: es difícil gestionar un flujo de conversación real en línea cuando los asistentes superan las cuatro o más. A medida que comenzamos el ajuste para volver a los negocios, hay algunas prácticas básicas de comunicación que vale la pena repetir. Es decir: practiquemos el sentido común.

Estamos en el primer año de la pandemia global de Covid-19, con empresas de todo tipo obligadas a cerrar durante muchas semanas. El reinicio de la economía tomará muchas formas, y las pautas sobre cómo proceder son lentas y difusas. La verdadera prueba de fuego en todos los ámbitos será el consumidor. ¿Quién se sentirá cómodo al aventurarse en un avión, en transporte público, en tiendas y lugares de servicio, y con qué restricciones? Sin duda, existe preocupación y confusión sobre cómo vamos a avanzar hacia la economía pospandémica. Con tal necesidad de información, el cierre forzoso es una oportunidad para revivir la frase bien traducida. Para aquellos en el negocio del comercio, la ausencia de grandes reuniones, como conferencias o reuniones personales de contacto cercano, significa una mayor dependencia de otras formas de comunicación.

-Están presentes en 14 capitales de provincia, EEUU, México y el Caribe, ¿promueven contactos entre empresas de la Comunidad Valenciana o España y otras de esas zonas del mundo?

-Estamos en tiempos inusuales, pero, cuando ignoramos eso, los fundamentos permanecen constantes. Se necesita una propuesta sólida, y territorios como la Comunidad Valenciana deben ser lo más competitivos posible en los criterios más destacados que buscan los inversores, a saber, talento, innovación y un entorno favorable a los negocios. La estabilidad como criterio ciertamente ha subido de rango en los últimos años. Las empresas quieren saber en qué están invirtiendo, eso se mantendrá constante y las políticas no se van a cortar y cambiar. Nuestro modelo se basa en el alto contacto: estamos comprometidos con franquiciados y con ayudar a generar posibles inversores en la Comunidad Valenciana.

Lo vemos como algo constante: comprender a los inversores, las empresas y cómo podemos agregar valor es muy importante. Eso es lo que intentamos hacer y por qué hemos invertido en una red en España y otras zonas del mundo donde operamos.

Suscríbete a nuestra newsletter