Conservación

Nace una cría del singular “mono de la raya en el ojo” en Bioparc Valencia

También ha habido una camada de mangostas enanas, el carnívoro más pequeño de África, Dos buenas noticias que proceden del baby boom que vive el parque.

Archivado en: 

Cría de mangabey en Bioparc València.

Cada nuevo nacimiento de una especie en peligro de extinción es una buena noticia para la conservación de la biodiversidad del planeta y en este caso lo es de forma especial pues se trata de una de las especies de primates africanos más amenazadas. Los mangabeys de coronilla blanca (Cercocebus lunulatus) están incluidos en la tristemente famosa en la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

Conocidos como los “monos de la raya en el ojo”, por los particulares párpados blancos, cuyos movimientos les permiten comunicarse, su distribución geográfica en la naturaleza está restringida a la parte norte del golfo de Guinea, en la costa occidental de África. En esta zona clasificada como “caliente” por su biodiversidad, la Fundación Bioparc colabora con el proyecto WAPCA, que desarrolla un trabajo vital para la conservación in situ de primates en Ghana.

Pese a las dificultades por las que está atravesando África por la COVID-19, esta colaboración ha podido incluir una nueva zona de actuación en la Reserva Forestal Cape Three Points, donde hay poblaciones tanto de estos mangabeys como de cercopitecos de Roloway. Estos últimos podemos verlos en Bioparc Fuengirola.


El mangabey de coronilla blanca (Cercocebus lunulatus), incluido en la lista roja de la UICN, está en grave peligro de extinción y el parque colabora a nivel internacional en su conservación con el grupo reproductor valenciano y en su hábitat en África con la Fundación

En el otro pilar de la conservación, el que se realiza ex situ, Bioparc Valencia participa activamente en el programa europeo donde se incluye el grupo reproductor valenciano que ha tenido esta nueva cría. El padre es Vito, que llegó a Bioparc en 2008 procedente del Zoo de Salzburg (Austria) y la madre Torcuata, que vino de Jerez en noviembre de 2018.

Para esta joven hembra es su primera cría y por lo que el equipo técnico le está prestando especial atención. Aunque en un primer momento mostraba inexperiencia al coger al bebé, rápidamente comenzó a manejarlo con normalidad. El equipo sigue vigilando el estado de madre y cría y pautando su adaptación al recinto exterior. En el grupo conviven además otra hembra adulta, Hope, y sus dos crías, Nasha y Buki. En Bioparc Valencia podemos contemplar esta valiosa especie compartiendo recinto con los gorilas en la zona que muestra los bosques de África Ecuatorial.

bioparc

Crías mangosta enana

Nuevas crías

Por otro lado, en la recreación del termitero a tamaño real que encontramos en la zona de la sabana, podemos descubrir las nuevas crías de otra especie, las mangostas enanas (Helogale parvula undulata), los carnívoros más pequeños de África. Cuentan con un interesante sistema social donde el puesto más alto es ocupado por la hembra alfa, la de mayor edad, seguida por su compañero, con el que suele emparejarse de por vida.

Esta pareja es la única que se reproduce de todo el grupo, ya que la capacidad de procrear de las demás hembras es inhibida de manera hormonal por la hembra alfa. La jerarquía del resto del grupo está basada en la edad. El resto de miembros de la colonia participan en el cuidado y alimentación de los pequeños.

También llama la atención el trato especial que dispensan a los individuos de más edad y a los heridos o enfermos. El parque nos ofrece en cada rincón del parque “lecciones de vida” y motivos para amar y respetar, no solo a las diferentes especies animales, sino también nuestro entorno, a nuestros congéneres y a nosotros mismos, como una forma de sostenibilidad del planeta que todos habitamos.

Suscríbete a nuestra newsletter