La información económica de los líderes

València Turisme promociona la gastronomía alternativa

Ecoturismo en la Comunitat Valenciana

El territorio también se puede poner en valor a través de nuestros productos autóctonos, riqueza de biodiversidad y de paisajes en constante cambio

| E3

Aire puro, estancias rurales, contacto con la naturaleza, parajes idílicos, senderos, flora o fauna. En definitiva, un turismo comprometido con la naturaleza que permite al visitante conocer los bellos espacios que conforman la Comunitat Valenciana. Un territorio con un potencial ilimitado para la realización del ecoturismo. Los visitantes disfrutan de la gran riqueza de biodiversidad y de paisajes autóctonos en constante cambio. Huertas, viñedos, sierras, bosques, desiertos, cascadas, acantilados o saladares son algunas de las maravillas que se avistan por los caminos de los parques naturales en los que se puede realizar ecoturismo.

La marca Parcs Naturals de la Comunitat Valenciana cuenta con un total de 21 parajes protegidos en los que se puede practicar un sinfín de actividades que se han convertido en “experiencias” para el visitante. Avistamiento de fauna y flora, interpretación de la naturaleza, rutas senderistas, degustación de gastronomía de proximidad o estancias en alojamientos ecológicos son algunas de las maneras en que el ecoturismo toma forma para que el visitante disfrute al máximo disfrutando de la naturaleza mientras respeta el medioambiente.

Además, para los amantes de la naturaleza, la Comunitat Valenciana es, sin duda, el lugar perfecto para su recorrido. La Comunitat encierra tesoros paisajísticos naturales y patrimoniales en los que perderse entre colores, sonidos y olores; recorriéndolos a pie o en bicicleta, con guías intérprete del patrimonio o de manera individual. Sin duda, una experiencia para vivir.

En el entorno litoral más próximo a la capital valenciana encontramos diversos parajes naturales que permiten a los viajeros que deciden visitar la ciudad de València, además de conocer su historia, tradiciones y gastronomía características, alejarse del bullicio de la ciudad y encontrar el silencio y desconexión en espacios naturales con un gran valor ecológico. Avistamiento de aves, paseos en bici o en barco, espectaculares puestas de sol, además del disfrute de la gastronomía más popular de la Comunitat Valenciana, son experiencias de las que se puede disfrutar en el Parque Natural de l’Albufera. En la Devesa del Saler, un cordón de bosque mediterráneo entre la laguna y el mar, el visitante también tiene la posibilidad de realizar senderismo y rutas cicloturísticas aprendiendo a partir de su vegetación, mucho más de los usos, costumbres, fauna y de toda la naturaleza que alberga este magnífico lugar.

Ecoturismo

La cascada Los Chorradores de Otonel, en Sot de Chera (Valencia). | E3

Ecoturismo, gastronomía y productos de kilómetro cero son elementos que van unidos de la mano en el territorio valenciano, haciendo que el viajero pueda disfrutar de una experiencia inolvidable recorriendo campos de chufa o naranjas y otros productos típicos valencianos, aprendiendo sobre su cultivo e incluso participando en su cosecha y posterior degustación en forma de deliciosa horchata, zumo de naranja o en un plato tradicional de la gastronomía valenciana. Para los más sibaritas que busquen una experiencia completa, pueden desplazarse hasta Salem, donde podrán disfrutar de una escapada para relajarse, disfrutando de dos días para descansar y descubrir los secretos de los mejores vinos del interior de la provincia de Valencia en un maravilloso valle, mientras saborean platos caseros cocinados con productos de proximidad y ecológicos.

Volviendo la mirada hacia el interior montañoso más próximo a la ciudad de València, encontramos la Sierra Calderona, cuyas estribaciones son bañadas por el Mediterráneo. La diversidad geológica, de rocas y suelos, la abundancia de fallas y otras estructuras tectónicas y la disposición de barrancos, cerros y valles hacen de la Sierra Calderona un paisaje de grandes contrastes, inagotable y sorprendente. En pleno corazón de este paraje natural las localidades de Serra y Náquera, ofrecen al visitante la posibilidad de apreciar su arquitectura escarpada en la montaña, historia, cultura y tradiciones gastronómicas, donde podrá disfrutar con los más pequeños de la casa de rutas teatralizadas de día y de noche en las que tendrán que ayudar a Sángana a encontrar una planta mágica para volver a su planeta o seguir a Casiopea y Antares para descubrir los secretos de los murciélagos, sus amigos de la noche.

Las aguas del río Júcar y Cabriel, que abrazan el municipio de Cofrentes, han esculpido a lo largo de la historia, parte de la geografía valenciana, creando un ecosistema extraordinario que poder descubrir practicando gran variedad de deportes acuáticos o explorando los lugares más recónditos de sus valles con rutas guiadas o visita de cuevas y volcanes además de poder navegar en el único crucero fluvial de la Comunitat Valenciana.

Ecoturismo

Balsa de Chorrero de la Castellana (Sot de Chera, Valencia). | E3

Hacia el sur de la Comunitat Valenciana, ya en la provincia de Alicante, tierra llena de contrastes, las posibilidades de practicar el ecoturismo son inmensas: mar, flora, fauna y una gran diversidad de parajes naturales. Al norte de la provincia encontramos un valle que se asoma al mar, el Vall de la Gallinera. Un valle con encanto para recorrer en cualquier época del año, desde febrero que recoge los almendros en flor hasta los colores del otoño en los cerezos, bailes con las abejas y la temporada de la cereza en primavera, un lugar donde perderse en busca de endémicas orquídeas silvestres y coloridas mariposas, a la par que un entorno para recorrer disfrutando de la tranquilidad y el murmullo de la brisa del mar. Valles donde todavía se puede rastrear el pasado morisco, con despoblados aún en pie que mantienen el recuerdo de antiguos moradores.

Sin alejarnos demasiado de estos encantadores valles, a escasos kilómetros encontramos la Muntanyeta Verda, situada en el corazón del Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva. Para los amantes de las aves, se convierte en el lugar perfecto para descubrir la flora y fauna tan características de los humedales mediterráneos, siendo este zona de paso de movimientos migratorios de las aves, hecho que realza los valores naturales y paisajísticos del paraje natural.

En el pueblo agrícola de Pedreguer, el visitante puede vivir una experiencia de inmersión en la naturaleza a través de la inserción en el mundo de la jardinería mediterránea. El Jardín de l’Albarda, que posee una gran diversidad botánica con más de 700 especies de plantas autóctonas y una gran colección de rosas, ofrece un entorno inmejorable en el que perderse en cualquier estación del año, proporcionando un entorno natural entre bosques, riachuelos, rocallas y estanques de una gran diversidad botánica, con vistas al impresionante Montgó.

Caminando hacia el interior de la provincia se esconde la Sierra de Aitana. Es toda una experiencia el recorrido hasta llegar a su cima, pues esta montaña ofrece una extraordinaria orografía con pequeños bosques, peñas, cortados, simas, fuentes y no es de menor importancia su cima, pues las vistas que se pueden observar son tan únicas como espectaculares. El visitante podrá recorrer este maravilloso paraje acompañado aprendiendo de ecología a la par que disfruta de las maravillosas vistas que ofrece el recorrido.

Asimismo, en la población de Onil y Aspe, el visitante podrá dejarse acompañar por paisajes y lugares donde podrá vivir una experiencia a través de los cinco sentidos en contacto con la naturaleza y la cultura de la zona, descubriendo cada rincón de este territorio.

Ecoturismo

Vista de La Albufera de València. | E3

A tan solo 45 minutos de la ciudad de Alicante, las sierras de Crevillente y Albatera, dejan a la vista una serie de paisajes lunares y paraísos moriscos que no dejan lugar a la indiferencia, lugares llenos de acantilados arcillosos, plantaciones de higueras, increíbles vistas hasta el Mediterráneo y ramblas saladas que conforman paisajes que parecen de otro planeta, repletos de historia, tradición y curiosidades que descubrir.

Si nos desplazamos al norte de la Comunitat Valenciana, la provincia de Castellón nos ofrece un territorio montañoso y bañado por el mar. Naturaleza virgen, cálidas playas y ca
las, cultura y la mejor gastronomía de calidad con productos de kilómetro cero son los elementos que hacen de esta provincia un lugar esencial que visitar para la práctica del ecoturismo. Y es que este territorio no solo presenta la mayor superficie protegida de toda la Comunitat Valenciana, sino que la variedad de paisajes y áreas naturales es inmensa.

Así, en el interior de Castellón, en la Sierra de Espadán, entre alcornocales, podemos alojarnos en un establecimiento con autosuficiencia energética que ofrece una experiencia turística exclusiva y totalmente sostenible mientras practica mindfullness, hace yoga o simplemente recorre los senderos de Espadán. Descubrir el bosque de alcornoques más importante de toda la Comunitat Valenciana en la selva mediterránea, recorrer el último tramo sin urbanizar de toda la costa mediterránea española desde Francia hasta Andalucía en el Parque Natural de la Serra d’Irta, descubrir el río Carbo junto al Penyagolosa (una de las cimas emblemáticas de los valencianos) con una de las cascadas más increíbles que la naturaleza puede ofrecer, son vivencias inolvidables que el ecoturista no puede dejar de experimentar si visita el interior de la provincia de Castellón.

Magníficas propuestas gastronómicas, con productos ecológicos y de proximidad completarán la experiencia del visitante en la provincia, desde la búsqueda de la trufa o diamante negro, acompañados por un truficultor y su perro, en la hermosa localidad de Vistabella del Maestrazgo hasta la visita de cooperativas de aceite en Viver o sencillamente la degustación de las mejores propuestas gastronómicas en restaurantes concienciados con la sostenibilidad que ofrecen sus propios productos hortofrutícolas cultivados por ellos mismos: slow food. La gastronomía más arraigada de la zona, como son los arroces, guisos, pescados y los productos más artesanales, quesos, mermeladas, vinos y aceites, ponen de manifiesto la tradición del territorio en su estado más puro

Suscríbete a nuestra newsletter