La información económica de los líderes

Lo que está claro, es que las empresas consultoras e instaladoras van a duplicar su número de clientes

Control de la jornada laboral: desde papel y lápiz al lector de venas

La huella digital es uno de los sistemas más reclamados, pero crecen las soluciones en la nube para empresas con empleados en movilidad

Archivado en: 

La nueva normativa que regula el control de la jornada laboral en las empresas ha sacado a la luz un sinfín de opciones para contabilizar las horas trabajadas, desde decenas de aplicaciones para móviles, tabletas u ordenadores a sistemas como lectores de acceso por vía venosa.

El lector de huella dactilar para fichar en las compañías es la herramienta favorita, pero la tecnología avanza y empresas como B+Safe ofrecen un lector por reconocimiento de patrones de venas de los dedos de la mano. Algo que es imposible de duplicar.

Su director general, Nuño Azcona, ha señalado que en este caso no hay contacto del dedo con la lente y que el lector “lee la luminosidad de diferentes parámetros de la venas”.

“Lo instalamos en empresas de cierto tamaño que buscan una mayor seguridad”, ha agregado.

Las empresas, dependiendo de su tamaño o el sector en el que trabajan, tienen que decidir cuál es el método que más les conviene y aplicarlo, ya que las multas van desde los 626 a los 6.250 euros.

En este sentido, Gaspar Palmer, fundador de OpenKM, empresa que ofrece una aplicación gratuita para el control horario y que cuenta ya con 700.000 descargas, ha explicado que, en muchos casos, están actuando como informadores “porque mucha gente no conoce la nueva ley”.

Me llamó una persona que tenía una pyme con dos trabajadores y le comenté que el control laboral lo podía hacer con una plantilla fotocopiada en la cual pusiera el día, el nombre de la persona, la hora de entrada y salida y la firma”, ha apuntado.


Cada empresa tiene una necesidad dependiendo de su tamaño y organización interna


Azcona recuerda que la ley deja completamente abierta la solución a instalar, ya que puede ser manual, pero “tiene que garantizar la fiabilidad y la invariabilidad”.

Para las empresas que necesitan un control más exhaustivo que el registro en un folio, les puede interesar la nube que, según la compañía Vector ITC, ofrece soluciones “tan fáciles de usar como entrar en una web”.

Desde la compañía Techco Security apuntan que la flexibilidad y adaptación de los diferentes desarrollos a las necesidades de las empresas “determinan que puedan implantarse desde un sencillo registro online, donde el usuario se conecta a través del navegador, hasta un complejo sistema con uno o varios puntos de acceso, que incluye una arquitectura cliente-servidor”.

En este punto coincide el consejero delegado de Cucorent, Gabriel Cañadas, quien ha especificado que, dependiendo del tamaño de las corporaciones, “las necesidades son distintas”. Mientras que para una pequeña empresa el sistema debe ser lo más simple posible, para empresas con empleados en movilidad interesan soluciones en la nube a las que se puede acceder a través de dispositivos móviles.

Lo que está claro es que las empresas que asesoran e implantan sistemas de control horario prevén duplicar su número de clientes en los próximos meses. EFECOM

Suscríbete a nuestra newsletter