La información económica de los líderes

José Luis Gascó, fundador del Club de las Buenas Decisiones de la UA

“El futuro será de quienes sepan anticiparse a los cambios constantes”

El catedrático de Organización de Empresas, subraya la importancia de la formación continua como elemento clave de competitividad en un mundo incierto

El catedrático de Organización de Empresas de la UA, José Luis Gascó |E3

El Departamento de Organización de Empresas de la Universidad de Alicante tomó la decisión,hace ahora 14 años, de iniciar un proyecto formativo destinado de manera específica a directivos, empresarios y mandos intermedios adaptado a la realidad del tejido productivo. Estaban convencidos entonces – y lo siguen estando ahora- de que el futuro de las empresas está en la formación. Hoy cuentan con una amplia oferta de másteres -en Dirección de Empresas y Dirección de Recursos Humanos (RRHH)-,  y programas superiores -de Control de Gestión, Experiencia de Cliente, de Dirección y Gobierno de la Empresa Familiar o de Transformación Digital de los RRHH, entre otros-. A todo ello acompaña una particular iniciativa complementaria: el Club de las Buenas Decisiones. El catedrático de Organización de Empresas, José Luis Gascó, es su impulsor.

-¿Cómo definiría su club ?

Podríamos calificarlo como el conjunto de todos los alumnos actuales y egresados de los cursos máster y experto de Organización de Empresas de la Universidad de Alicante. Pretendemos mantener actualizados a todos nuestros alumnos en las técnicas más actuales de gestión, incluso cuando han terminado su itinerario formativo con la universidad.

Hace 14 años tomamos una buena decisión: poner en marcha nuestro proyecto formativo y, unos años después, con nuestros programas ya en marcha, creamos este club para mantener el contacto con nuestros alumnos y ayudarles en la necesaria actualización constante de sus conocimientos sobre la gestión.

-¿Cuáles son las principales acciones que se llevan a cabo? 

Además de las actividades básicas de actualización -en muchos casos abiertas a toda la comunidad universitaria, emprendedora y empresarial- en el año 2017 creamos un espacio de debate denominado ‘CBD Talks’ cuyo objetivo es promover la toma de buenas decisiones en un contexto incierto para las empresas, contando con la experiencia de directivos consolidados.

Este espacio pretende, a través de seminarios periódicos con ponentes muy relevantes del panorama empresarial nacional e internacional, traer a Alicante las técnicas de gestión más actuales y eficientes para avanzar en este contexto empresarial interconectado, volátil, complejo, dinámico, incierto, ambiguo y digital. Directivos de primer nivel de Google, Linkedin, L´Oreal, Coca Cola, Meliá, Globalia, Siemens, Procter & Gamble, Microsoft, o Roche han pasado por nuestras sesiones para mostrar las nuevas exigencias en la gestión de empresas y cómo los líderes abordan esos nuevos retos.

-Nuestro tejido empresarial en la actualidad ¿Apuesta suficientemente por la formación como elemento de competitividad?

Nuestros empresarios son cada día más conscientes de la necesidad de estar permanentemente preparados para afrontar las exigencias crecientes y cambiantes de este mundo global en continua evolución. El futuro será -y nuestros empresarios lo saben- de los que sepan anticiparse o mejor se adapten a ese entorno cada vez más internacionalizado y que parece inconsistente en cuanto a los cambios constantes que se producen en él.

Por tanto, sí, en mi opinión la empresa, en términos generales, sabe que la formación continua es un elemento clave de competitividad, aunque quizá las más pequeñas, como consecuencia de la crisis aún no resuelta del todo, es frecuente que tengan una visión más de corto plazo que les dificulta entender y asumir esa necesidad. Lo que pasa es que, al final, eso incrementa sus dificultades para competir. Hoy más que nunca es cierto aquel aforismo que, dirigido a los empresarios, venía a decir “si crees que la formación es cara, prueba con la ignorancia y verás como te va”.

-El próximo jueves, el Club de las Buenas Decisiones celebra en el restaurante La Cantera celebra la jornada “RRHH Meeting 2019”, un encuentro ligado a cada edición del máster…

Sí, los meeting se plantean con el objetivo de revisar contenidos, poner en común conclusiones, reconocer las importantes aportaciones de todos los colaboradores del máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos y, en definitiva, mantener la dinámica de mejora continua a la que se someten sistemáticamente nuestros estudios de postgrado.

También es un espacio para el reconocimiento. Con él mostramos el agradecimiento expreso del máster a los patrocinadores, profesores, colaboradores y, en definitiva, a todos los que con su esfuerzo y compromiso consiguen que año tras año el máster en Dirección y Gestión de RRHH tenga una aceptación creciente entre nuestras empresas y entre los aspirantes a desarrollar carreras profesionales sólidas en este área. La dirección del máster da a conocer además las novedades a introducir en la siguiente edición y se imparte una conferencia magistral a cargo de un profesional de reconocido prestigio. Este año contamos con Kiko Moya, chef del restaurante ‘La Escaleta’  dos estrellas Michelin. Los asistentes, al final, comparten una cena en un ambiente profesional pero relajado.

-El Máster de Gestión y Dirección de Recursos Humanos, con 13 ediciones  celebradas, es uno de los más longevos…

Y por él han pasado en torno a 450 alumnos, lo que certifica la buena salud de unos estudios muy reconocidos por las empresas, con un nivel de calidad al menos similar al de las más prestigiosas Escuelas de Negocio de España y acorde con la excelente valoración de las enseñanzas relacionadas con la empresa que tiene la Universidad de Alicante. 

-¿Qué cambios ha introducido en el ámbito de los Recursos Humanos la llamada Industria 4.0?

En RRHH, como en todas las áreas de la empresa, la tecnología está influyendo de manera muy importante.4.0 modifica de manera transversal la gestión de toda la empresa. Afecta a la eficiencia, al conocimiento del cliente, a las ventas y, en nuestro caso, por ejemplo, a los procesos de selección, de formación y desarrollo profesional, al trabajo en equipo, al clima laboral o a la deslocalización.

La esencia de la gestión de personas sigue siendo la misma, pero cambian sustancialmente las formas, los procedimientos.

-¿Hacia dónde se dirige el futuro en este campo?

En mi opinión, el futuro de las empresas, mucho más que en la tecnología como es frecuente escuchar, está en las personas cualificadas, dispuestas a aprender constantemente, comprometidas con la empresa, que trabajen en equipo. Por tanto, el futuro de las personas en las empresas está muy claro. Son y seguirán siendo el pivote en torno al cual girarán todos los recursos y capacidades de las compañías, lo que significa que el área de RRHH tiene una función estratégica cada día más evidente en la selección, formación y desarrollo de las personas y los equipos para enfrentar con éxito los escenarios cambiantes.

-¿Está preparada la universidad para adaptarse a un mundo donde ese cambio es cada vez más veloz?

La universidad no solo tiene que estar preparada para adaptarse a este mundo en continuo cambio, sino que ha de ser el motor de ese cambio. La mejora continua es algo que en la universidad tenemos muy asumido y tratamos de transmitir a los futuros gestores sociales y empresariales, aunque en ocasiones nuestra faceta fundamental de investigación básica pueda verse como alejada de las necesidades de las organizaciones que operan en ese entorno VUCA -volátil, incierto, complejo y ambiguo- que le comentaba antes. Pero es una investigación imprescindible para avanzar sobre bases muy sólidas.

Esa investigación básica la transformamos en investigación aplicada en nuestros cursos máster y experto que ya pisan mucho más ese suelo que se espera de nosotros.

-¿Cuál es su opinión sobre la nueva normativa que obliga a las empresas a registrar la jornada laboral de los trabajadores que entró ayer en vigor?   

Todavía es muy pronto para emitir una opinión sólida sobre el Real Decreto Ley que regula el registro de la jornada laboral. Hay lagunas pendientes de definir bien. Por ejemplo, qué tipos de registro son aceptables, si afecta a todos los puestos de trabajo de la empresa, si los directivos también deben fichar, qué pasa con el trabajo desde el domicilio o qué han de hacer los comerciales. Todo ello hace necesaria la guía práctica que el Ministerio de Trabajo se comprometió a publicar.

En mi opinión la efectividad real del control tardará en asentarse en nuestro país y requerirá básicamente de pedagogía mucho más que de sanciones, aunque es cierto que con los últimos datos de la EPA, cada semana se realizan casi 3 millones de horas extraordinarias que no se pagan, lo que perjudica al trabajador tanto económicamente como desde un planteamiento de conciliación laboral. Incide negativamente también en la creación de empleo o en la recaudación de la Seguridad Social, por lo que parece necesario hacer algo al respecto, y a esos problemas quiere dar respuesta el legislador.

Por tanto, creo que se debería dar un margen a todas las empresas para que adecúen su actuación al objetivo pretendido. Sería necesario también una labor inspectora intensa pero no para sancionar sino para formar a los empresarios y representantes de los trabajadores sobre la manera mejor de aplicar la norma en cada empresa, con todas las excepciones razonables que seguramente habrá que aplicar para no paralizar la actividad empresarial.

Suscríbete a nuestra newsletter