La información económica de los líderes

Propuesta de ocio “con causa”, comprometida con la conservación de la naturaleza

Bioparc Valencia, un imprescindible de la oferta turística de la Comunitat

El parque se ha consolidado como “destino obligado” para los turistas que descubren una fiel recreación de algunos de los paisajes más bellos y amenazados de África

Archivado en: 

Once años después de su apertura al público, Bioparc Valencia, uno de los mejores parques de animales del mundo, es uno de los “imprescindibles” de la oferta turística de la ciudad de València y de la Comunitat.

Esta novedosa propuesta de ocio “con causa”, comprometida con la conservación de la naturaleza, se ha convertido en una tendencia cada vez más atractiva y la zooinmersión que acerca, como nunca antes, la vida salvaje a las personas, enamora a quienes visitan Bioparc. En este tiempo, el parque se ha consolidado como “destino obligado” para los turistas que llegan a València y descubren una fiel recreación de algunos de los paisajes más bellos y amenazados de África.

Bioparc Valencia ofrece al visitante adentrarse en la extensa sabana para contemplar a las jirafas, rinocerontes o cebras junto con otras desconocidas para muchos pero que es necesario llamar la atención sobre ellas pues se encuentran en peligro de extinción como los Addax o las gacelas Mhorr entre otras. Recintos multiespecie y un diseño innovador que permite admirar a los depredadores como leones y hienas en el mismo campo visual que sus presas entre las que se encuentra una gran variedad de antílopes.

En la espesura del bosque ecuatorial dos grupos de gorilas, los “machos solteros” y el grupo reproductor con las tres crías nacidas en Valencia, la última el bebé Pepe de diez meses. A pocos metros, los chimpancés también con su cría, Coco de seis meses. Todos estos nacimientos son fruto de la participación de Bioparc en más de 40 programas internacionales de conservación de las especies más amenazadas que encuentran en València esa “esperanza” de pervivencia de su especie.

Seguimos el paseo y vemos los leopardos, bongos, animales que solo pueden verse en España en Bioparc como los duiker rojos o la vista sobre el “bai” de la selva. Siguiendo la senda de los elefantes podemos verlos bañándose en el lago con los inmensos baobabs al fondo. Así llegamos hasta la zona de África que sumerge bajo el agua hipopótamos, cocodrilos y peces de colores.

Desde el bosque de ribera divisamos a las sitatungas, pelícanos, hipopótamos pigmeos y driles conviviendo en armonía hasta cruzar hacia la exótica Madagascar donde paseamos entre lémures, que se encuentran en programas de conservación en Bioparc.

Suscríbete a nuestra newsletter