La información económica de los líderes

El futuro urbanístico de Benimaclet enfrenta al Ayuntamiento y a los vecinos

Metrovacesa presenta el proyecto urbanístico con un presupuesto de 280 millones, rodeado de polémica y sin la mayoría necesaria para su ejecución

 / 
Archivado en: 

Subsanar el déficit dotacional del barrio, incrementar la oferta habitacional, reducir la presión sobre la ocupación de la huerta y obtener todos los suelos dotacionales a coste cero para los ciudadanos. Estas son las razones que sustentan el proyecto urbanístico para el barrio de Benimaclet presentado por Metrovacesa esta mañana en Valencia, una inversión estimada de 280 millones cargada de tensión vecinal e incertidumbre sobre la posición determinante de Urbem.

Metrovacesa, que todavía no es el agente urbanizador, ha iniciado el proceso con una propuesta en la que plantea el desarrollo de 1.345 viviendas de obra nueva en una superficie total de 269.775 metros cuadrados: un 82% de la superficie sería para usos públicos, equivalente a 220.217 metros cuadrados, y el 18% restante, 49.478 metros cuadrados, se destinaría a uso terciario y residencial.

Para ejecutar el plan, Metrovacesa necesita reunir un 11% más de la propiedad del suelo. Su gran aliado podría ser la promotora valenciana Urbem, que posee el 29% del terreno, pero sus discrepancias con las decisiones burocráticas tomadas por el Ayuntamiento de Valencia, quien le retiró la licencia de agente urbanizador aludiendo a la caducidad de la misma, lo distancian del proyecto.


Se construirían un total de 1.345 viviendas y el 30% sería de protección pública con un precio topado


“El 30% de las viviendas será de protección pública con un precio topado. No sabemos el número exacto de edificios, pero serán de entre ocho y diez alturas y se podrían llegar a implementar edificios de hasta 30 alturas en los extremos, aunque es poco probable”, ha explicado Juan Añón, arquitecto y redactor del proyecto.

Según Añón, en la elaboración del proyecto se han reflejado muchas de las peticiones vecinales y las propias exigencias del plan. Entre ellas destaca el respeto por las necesidades vecinales, la construcción con perspectiva de género, la integración, la accesibilidad y la sostenibilidad.

La movilidad, el equipamiento y el paisaje son los pilares clave de la propuesta junto a la edificación de viviendas privadas. Por una parte, Metrovacesa prevé la conexión del barrio con los itinerarios ya existentes, la jerarquización del tráfico transversal y la aplicación del concepto de barrio slow. “A petición vecinal, evitaremos que Benimaclet se convierta en una zona de paso y mantendremos su tranquilidad”, ha manifestado el portavoz.

Con este plan también llegaría al barrio un nuevo campo de fútbol, además instalaciones deportivas alternativas reclamadas por las asociaciones ciudadanas, pero desde Metrovacesa han recordado que será el Ayuntamiento quien tenga la última palabra en cuanto a forma final de los equipamientos.

En cuanto al paisaje, la promotora inmobiliaria prevé un jardín protector que reduzciría la contaminación acústica e incluiría huertos urbanos. “Construiremos un 78% más de zonas verdes que lo exigido por la ley, un espacio del que se beneficiarán no solo los nuevos vecinos, sino los que ya habitan el barrio y que sufren déficit de instalaciones”, ha argumentado Añón.

‘En Benimaclet no necesitamos más viviendas’

Sin embargo, el plan “oportuno, conveniente y necesario” defendido por Metrovacesa no convence a la plataforma Cuidem Benimaclet, que se ha concentrado esta mañana para reivindicar los intereses del barrio y evitar la construcción de más viviendas.

Entre los motivos de su rechazo destacan el colapso que supondrá para el barrio la llegada de nuevos vecinos. Además defienden que el proyecto urbanístico no solucionará los problemas dotacionales de educación y sanidad demandados y pondrá en peligro el vínculo ciudad-huerta. “En Benimaclet no necesitamos más viviendas, en el barrio hay muchas casas deshabitadas y la construcción que plantea Metrovacesa es una especulación en toda regla, que requerirá más energía y nos alejará del concepto de ciudad sostenible”, ha asegurado una portavoz de la plataforma.


“No vamos a alterar la esencia de Benimaclet, los vecinos que se oponen al proyecto es porque lo desconocen”


Por su parte, Pilar Salvador, gerente de suelos de Metrovacesa, ha recordado que durante todo el proceso de elaboración del plan han mantenido conversaciones constructivas con las asociaciones ciudadanas y que la oposición a la construcción de viviendas solo ha llegada al final del proceso. “La viabilidad del proyecto es imposible sin la construcción de viviendas privadas”, ha sentenciado.

“No vamos a alterar la esencia de Benimaclet, los vecinos que se oponen al proyecto es porque lo desconocen o porque tienen miedo al cambio. No va a ser malo, sino todo lo contrario”, ha reconocido el gerente de suelos de Metrovacesa.

Pancarta colgada delante del hotel donde ha tenido lugar la presentación de proyecto urbanístico de Metrovacesa

Urbem, a favor o en contra

Aunque Metrovacesa tienen su confianza depositada en que las posturas empresariales se acerquen para conseguir la mayoría que necesitan, la realidad es que Urbem, su aliado potencial, que posee el 29% de la propiedad todavía no se ha posicionado.

Urbem era la promotora que poseía la condición de agente urbanizador del barrio valenciano, pero en julio de 2017 la Administración se la retiró alegando su caducidad. Desde entonces Urbem ha emprendido procesos legales contra el Ayuntamiento de Valencia, un conflicto que podría retrasar todavía más la ejecución del plan, que ya acumula un retraso de dos años.

Con todo ello, Metrovacesa tiene tres meses para pasar del 40% al 51% de la propiedad del suelo que les otorgaría el poder para comenzar a construir, de no ser así el el Ayuntamiento tendría que proponer unas nuevas bases y establecer criterios de selección. “Nuestra oferta es un régimen de agrupación de intereses urbanísticos, donde todos los propietario participemos con las mismas condiciones. Los plazos se prolongarían mucho si nuestra iniciativa no saliera adelante”, ha concluido Salvador.

-->
Suscríbete a nuestra newsletter