Frescamar certifica la máxima calidad para su pescado de piscifactoría

Archivado en: 

La planta de procesado que Frescamar Alimentación, empresa integrada en Andromeda Group, posee en Burriana ha sido certificada en los estándares International Food Standard (IFS) y British Retail Consortium (BRC).

A través del organismo de certificación SGS, líder mundial en el ámbito de la inspección y certificación, Frescamar Alimentación ha obtenido el nivel superior para la norma IFS y el Nivel A en su certificación para BRC; una de las máximas calificaciones que contempla la norma en procesado y envasado de pescado procedente de acuicultura.

IFS y BRC representan los estándares de calidad y seguridad alimentaria de mayor reconocimiento internacional y con ellos Frescamar refuerza la confianza tanto de clientes como del consumidor final, y garantiza que sus productos llegan al mercado en perfectas condiciones higiénico-sanitarias y con la máxima calidad.

Asimismo, su cumplimiento asegura la “food defense”, un concepto cada vez más exigido en el sector referido al control del fraude alimentario frente a cualquier adulteración intencionada y que se extiende más allá del proceso de producción, al personal de la planta y a los visitantes.

La compañía, dedicada al cultivo y comercialización de corvina, pez limón (o seriola), dorada y lubina -con una gama de producción ecológica integrada por estas dos últimas especies-, cuenta con reconocidas certificaciones como ISO 22000, ISO 9001, ISO 14001 y Global GAP, entre otras.

Por último, Frescamar Alimentación está certificada con el sello Crianza de Nuestros Mares por su calidad, propiedades y ventajas diferenciales del pescado procedente de nuestras costas.

Suscríbete a nuestra newsletter