Oltra reconoce la infrafinanciación hacia Alicante e intenta rebajar la tensión por la tasa turística

El encuentro de la vicepresidenta del Consell Mónica Oltra con los socios del Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante se ha traducido en unas renovadas intenciones del gobierno autonómico para acabar con la discriminación inversora hacia la provincia de Alicante. Durante cerca de dos horas, los empresarios reivindicaron un trato justo en materia de inversión y mostraron un firme rechazo al anuncio de la tasa turística.

A pesar del buen ambiente mostrado por ambas partes al final de la reunión, el think tank alicantino no quiso dejar pasar la oportunidad de enumerar cuestiones de peso ante la número dos del Gobierno de Ximo Puig. La necesidad de corregir el desequilibrio territorial a partir de la infrafinanciación que sufre la provincia desde Valencia y la controvertida tasa turística, según explicaba el presidente de Ineca, Perfecto Palacio, fueron dos de los puntos abordados. La vicepresidenta no esquivó todas las cuestiones que se le plantearon como el agua y, de hecho, reconoció la situación de desequilibrio. Oltra apuntó acciones para compensar esa circunstancia como la Ley de Renta Inclusión que “va a intentar paliar esa brecha en el área social“.

Las voces más críticas de la jornada llegaron, lógicamente de mano del sector turístico, representada en la asociación por Hosbec   y empresarios de apartamentos turísticos. La secretaria general de la patronal hotelera Nuria Montes, explicó una vez más el grave perjuicio que una hipotética tasa puede causar en la ocupación hotelera.

En su intervención, Palacio mostró su apoyo a la asociación hotelera, socia del Instituto y calificó el anuncio de  un “despropósito que torpedea nuestra principal fuente de riqueza“. Es más, se le plantearon cuestiones sobre las consecuencias de esta hipotética aplicación: “¿Cree que Murcia o Málaga no aprovecharán esta ventaja competitiva que le servimos en bandeja? No somos Baleares. No somos islas, aunque a veces, nos sintamos como tales respecto a nuestros gobiernos. Este anuncio, simplemente el anuncio, es un sinsentido que genera incertidumbre y, por lo tanto, ahuyenta a los inversores“, aseguró Perfecto Palacio. 

La respuesta de la vicepresidenta intentó ser una llamada al diálogo y se escudó en el hecho de que la propuesta “es un mandato de Les Corts“; aunque al mismo tiempo confirmó que “no hay previsto plazos” y que se escuchará al sector. Oltra señaló que la tasa es “una cuestión que se ha de tomar con calma, serenidad y diálogo de todas las partes y desde luego con una reflexión. Nunca podrá ser un café para todos, sino que entendemos que, desde luego, ha de ser un proceso dialogado y muy reflexivo“.

La responsable autonómica llegó incluso a incluir a las kellys – mujeres dedicadas a la limpieza en los hoteles- entre las voces a escuchar. “Es difícil posicionarse frente a lo que no se sabe que va a ser. Vamos a hablarlo, a tratarlo a ver distintas realidades y consensuarlo con los agentes del sector: Empresarios, también sindicatos, igual las Kelly tienen algo que decir”.

Entre las cuestiones planteadas durante el diálogo final, la propia vicepresidenta fue la encargada de destacar el tema del agua. Mónica Oltra explicó que “lo que estamos defendiendo es un gran pacto. Entendiendo que tiene que haber un reparto equitativo del agua, pero también tiene que haber agua para siempre, no solo agua para todos”. Sobre la manifestación de octubre sobre la financiación, Oltra se mostró a favor de que la “unidad de acción tenga una expresión visible. A los ciudadanos y ciudadanas les gusta ver a sus políticos unidos en una foto, como lo estuvimos ayer en el pacto contra la violencia.

 

 Lluvia de datos para Oltra

Los desayunos de Ineca con los consellers -ya estuvieron Rafael Climent y Vicent Soler–  se han convertido en una lluvia de datos. Un sistema que el instituto ha considerado como la herramienta perfecta para reivindicar actuaciones para la provincia, pero también para reivindicarse ante los políticos. En esta ocasión, Palacio recordó la cifra de los “267,6 millones de euros de la Comunitat Valenciana hacia la provincia de Alicante en menos de diez años. Cada año, esta provincia recibe una media de 30 millones menos de inversiones de acuerdo con lo que le correspondería”.

Por otra parte, han estado presentes los indicadores sociales como pensiones y salarios. De acuerdo con los datos de Ineca, la pensión media de un alicantino se sitúa en los 799,08 euros, con una diferencia de 123,10 euros menos respecto a la pensión media en España, es decir, un 13,3% menos. Además, esta situación lejos de corregirse, dado que su origen lo tiene en años pasados, sigue incrementándose.

El presidente del Instituto expuso a la consellera el hecho de que “el salario medio anual en Alicante se sitúa en los 15.425 euros, claramente por debajo de la media nacional que se eleva hasta los 18.645 euros. Una diferencia negativa en la provincia de 3.220 euros, es decir, un asalariado en Alicante cobra un 17,2% menos que la media nacional”.

Suscríbete a nuestra newsletter