Grupo BBVA ganó 3.475 millones de euros y se postula como líder bancario digital

En 2016, el Grupo BBVA ganó 3.475 millones de euros, un 31,5% más que en el año anterior y la cifra más alta desde 2010. La buena evolución de los ingresos recurrentes, la moderación de los gastos y la disminución de los saneamientos son los principales factores que explican este crecimiento.

“En 2016, el beneficio crece con fuerza gracias a la diversificación geográfica y al modelo de negocio del Grupo”, señaló Francisco González, presidente de BBVA. “Además de gestionar el corto plazo, hemos avanzando de forma decidida en nuestro gran proyecto de transformación, cuyo mayor beneficiario es el cliente”, añadió.

De acuerdo con su política de retribución al accionista anunciada en octubre de 2013, BBVA prevé distribuir entre el 35% y el 40% de sus beneficios con un dividendo 100% en efectivo. El Grupo propone realizar un último Dividendo Opción, que se pagaría en abril de 2017 y sería de una cuantía aproximada de 13 céntimos de euro por acción, siempre y cuando lo aprueben la Junta General de Accionistas y el Consejo de Administración. En adelante, el dividendo se realizaría mediante dos pagos por año, tentativamente en octubre del año en curso y en abril del siguiente año.

En cuanto a los resultados, hay que tener en cuenta que las variaciones interanuales comentadas a continuación incluyen varios efectos: el impacto de la depreciación de los tipos de cambio, el cambio de perímetro por la incorporación, el 24 de abril de 2015, de Catalunya Banc, y la compra del 14,89% adicional en el banco turco Garanti, que desde el tercer trimestre de 2015 se contabiliza por el método de integración global.

El beneficio atribuido de 2016 incorpora, asimismo, el impacto negativo de 404 millones de euros netos por la dotación en el cuarto trimestre de una provisión de 577 millones de euros brutos para cubrir posibles reclamaciones futuras ligadas a la resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) acerca de las cláusulas suelo de préstamos hipotecarios en España.

Líder digital
En 2016, el margen de intereses alcanzó 17.059 millones de euros, un 3,9% superior al del año anterior (+14,9% a tipos de cambio constantes). Este comportamiento positivo se debe al crecimiento de la actividad en las geografías emergentes y a la resistencia de los diferenciales de la clientela en mercados desarrollados, que continúan operando en entornos de tipos de interés históricamente bajos. El margen de intereses generado en el cuarto trimestre fue el más alto del año: 4.385 millones de euros. Por su parte, las comisiones, impactadas por la menor actividad en los mercados y en banca de inversión, lograron mantener niveles similares a los de 2015 (+0,3% interanual, +8,5% sin considerar el efecto de las divisas).

El margen bruto ascendió a 24.653 millones de euros, lo que supuso un incremento interanual del 4,1% (+14,2% a tipos de cambio constantes). La fortaleza de los ingresos recurrentes, junto con la aportación positiva de los ROF, impulsaron el crecimiento de esta línea.

BBVA ha mantenido un fuerte control de costes, que presentan un crecimiento interanual de casi el 4%, a pesar de la inflación en algunos países y el impacto negativo de tipos de cambio en partidas denominadas en monedas no euro. El buen comportamiento de los gastos permitió que el ratio de eficiencia cerrara en 2016 en el 51,9%, por debajo de los niveles de hace un año (52,4%, a tipos de cambio constantes y con Turquía en términos homogéneos), con una mejora de 51 puntos básicos.

En este contexto, el margen neto acumulado ascendió a 11.862 millones de euros (+4,4% interanual, +16,9% a tipos de cambio constantes).

Los indicadores de riesgo continuaron mejorando progresivamente a lo largo del año. La tasa de mora cerró en diciembre en el 4,9%, por debajo de los niveles de septiembre (5,1%) y 48 puntos básicos por debajo del ratio de diciembre de 2015. Por su parte, la cobertura descendió ligeramente desde septiembre, hasta el 70%. Además, el coste de riesgo acumulado disminuyó hasta el 0,84% (versus 0,92% de los nueve primeros meses de 2016 y 1,06% de 2015).

En términos de solvencia, los ratios de capital mostraron su fortaleza. El CET1 fully loaded cerró en 10,90%, lo que supone un aumento de 58 puntos básicos con respecto a los niveles de diciembre de 2015. En el último trimestre del año, el ratio descendió ligeramente al verse afectado por la elevada volatilidad de los mercados, entre otros efectos. En este contexto, BBVA mantiene el objetivo de alcanzar el 11% en 2017. Asimismo, el banco mostró una elevada calidad del capital, al presentar un ratio de apalancamiento fully-loaded del 6,5% a cierre de diciembre, que compara muy favorablemente con la media de sus competidores europeos.

Por lo que respecta a la actividad del banco, tanto el crédito bruto a la clientela (que se situó a finales de año en 430.474 millones de euros) como los depósitos de la clientela (401.465 millones de euros a diciembre), se mantuvieron en niveles muy similares a los de un año antes..

Transformación del banco
A diciembre de 2016, BBVA tiene 18,4 millones de clientes que se relacionan con el banco por canales digitales (un 20% más que en diciembre de 2015). De estos, los clientes que interactúan a través del móvil suman 12,4 millones, lo que supone un 38% interanual más.

“Este año hemos redefinido nuestra oferta de valor para ayudar a las personas a tomar mejores decisiones en su vida y en sus negocios”, señaló Carlos Torres Vila, consejero delegado de BBVA. “Tal y como dice nuestro nuevo lema, queremos crear oportunidades para nuestros clientes”.

Uno de los objetivos del banco es incrementar las ventas digitales en todas las franquicias. España y Estados Unidos son las geografías donde esta tendencia ha sido más evidente en 2016. En España, el porcentaje de transacciones que se realizaron por canales digitales fue del 17,1% en 2016, frente al 8,4% en 2015. En Estados Unidos, el porcentaje pasó del 9,3% en 2015 al 19,9% en 2016. El resto de geografías también presenta una aceleración de las ventas digitales. En 2016, en América del Sur representaban un 15,2%, en México un 11,9% y en Turquía, la geografía en la que tienen un mayor peso, un 26,1%.

Fuerte aumento del crédito al consumo

La actividad en el mercado español arroja un resultado atribuido de 2016 fue de 912 millones de euros, un 16,0% inferior al del año anterior. Se vio impactado por la dotación relacionada con las cláusulas suelo. Si se excluye dicho impacto (404 millones de euros netos de impuestos), el beneficio atribuido habría crecido un 21,2% en términos interanuales. 

En cuanto al balance, el importe de las nuevas operaciones de préstamos conservó la tendencia creciente observada a lo largo del ejercicio. Las nuevas hipotecas avanzaron un 5,5% en términos interanuales, mientras que los nuevos créditos al consumo lo hicieron a ritmos del +36,2%.

La actividad inmobiliaria en España redujo su exposición neta a este sector en un 16,8% en el año, hasta situarse en 10.307 millones de euros a cierre de diciembre. Esta área de negocio presentó un resultado acumulado en 2016 de -595 millones de euros, cifra que compara con -496 millones de euros en el ejercicio previo. El resultado de BBVA en España –combinación de la actividad bancaria y la inmobiliaria- en 2016 fue de 316 millones de euros (-46,3% interanual). Si se excluyera el impacto de la provisión por cláusulas suelo, el beneficio atribuido habría crecido un 22,2%.

Suscríbete a nuestra newsletter