Las Tres Sillas convierte en piezas exclusivas y personalizadas viejos muebles salvados del vertedero

2015-junio-3sillas-Patricia-Ruiz-Cortina-Juan-Vicente-Ruiz

Esos muebles que nos han acompañado toda la vida, que hemos heredado de padres, abuelos o llevan tiempo inmemorial en la familia tienen una nueva oportunidad. Las Tres Sillas recupera esos muebles y los convierte en piezas únicas y exclusivas. Piezas que atraerán la atención. Las Tres Sillas transforma trastos viejos en objetos decorativos.

Patricia Ruiz-Cortina y Juan Vicente Ruiz no tenían ni idea de que se dedicarían a recuperar muebles viejos cuando estudiaban Ciencias Ambientales e Ingeniería de Caminos. Pero la creatividad de la primera unida a la habilidad del segundo para el trabajo manual y un mercado laboral precario, hicieron que ambos se arriesgaran a emprender esta aventura empresarial.

Armados con una simple caja de vino transformada, se presentaron sin muchas esperanzas a la convocatoria de Operación Emprende el pasado año y, para su sorpresa, quedaron terceros.

A partir de ahí empezaron un doble aprendizaje, por un lado a crear desde cero una empresa productiva y, por el otro, a sacar una producción artesana al mercado.

2015-junio-3sillas-2Un año más tarde, y tras pasar por el programa Alinea promovido por el CEEI, Feria Valencia y Aidima, tienen claro qué empresa quieren.

Su trabajo además ha tenido otro efecto positivo: dar faena a artesanos cuyos conocimientos estaban en peligro de desaparición.

Hemos contactado con gente increíble: carpinteros, cristaleros, cerrajeros, ebanistas o artesanos que trabajan con fibra vegetal trenzando asientos”, señala Patricia Ruiz-Cortina.

Una actividad que además enlaza con los valores que defienden, a favor de mantener la vida útil de los objetos y en contra de la obsolescencia programada.

2015-junio-3sillas-3Su empresa, Las Tres Sillas, no solo recupera muebles y les da una nueva vida, recupera también su historia. “Cuando un cliente nos trae una pieza –señala Patriciale pedimos que nos hable de ella, que la ubique en su vida. Cuando terminamos el trabajo entregamos no solo el nuevo mueble, sino también un dossier en el que se recoge el estado inicial de la pieza, el proceso y el resultado final, además de la propia historia de ese mueble en la familia. Es muy emocionante”.

Además de muebles que llevan clientes, Las Tres Sillas recoge algunos que acaban en el 010, “lo que es una pena –agrega Patricia– porque acaban siendo astillas y hay piezas muy chulas”. Incluso han comprado alguno en mercadillos.

Ahora sus recuperaciones se utilizan para decorar estands y exposiciones o amueblar oficinas.

A veces –afirma JuanVicenteincluso se les da otro uso. Hemos recuperado respaldos de una sillería para hacer portarretratos”.

Muebles muy personalizados que a menudo llevan inscripciones o leyendas, como el mueble Cuentacuentos. Todos ellos van con un número de serie para tener la certeza de que la pieza es única.

Para el futuro se plantean tener un local donde no solo exhiban y vendan la producción, sino también puedan impartir talleres de recuperación de muebles, una nueva actividad que ahora les solicitan con frecuencia.   

Noticias relacionadas

Sin comentarios

  1. Patricia
    Abr 22, 2016 @ 18:35:47

    Muchas gracias por el reportaje, nos hizo muchísima ilusión que nos entrevistara Elena Merino y escribiera este artículo tan bonito sobre nuestro proyecto. Gracias de nuevo por todo.

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra newsletter