Artistes Fallers Coop defiende los intereses de la compra-venta de materiales para el sector

2014-mayo-coop-falleros-02

 La fluctuación del precio de los materiales de forma constante y sin control provocó que un grupo de siete artistas falleros fundaran Artistes Fallers Cooperativa Valenciana en 1983. “De ellos, actualmente solo continúa mi padre, José Devís Fitos que, aunque está jubilado, tiene el cargo de presidente honorífico”, explica su presidente, José Ramón Devís.

La cooperativa cuenta, desde 2010, con una nave de 300 m2 y trece metros de altura, además de dos plantas bajas en las que estaban anteriormente de 300 m2 y 4 metros de altura.

En la actualidad, la cooperativa está integrada por 33 socios cooperativistas –entre artistas falleros y profesionales de las artes gráficas– y tres socios trabajadores. “Del total de socios, –puntualiza Devísun 90% son autónomos y el 10% restante está integrado por comunidades de bienes y sociedades limitadas”.

Artistes Fallers se dedica a la compra-venta de productos destinados a la fabricación de fallas, hogueras, carrozas, estands, decoraciones especiales… que también pueden ser adquiridos por particulares. De hecho, “de ella depende una sociedad limitada denominada El Rincón del Artista Fallero que vende a los no socios y cuenta con una nómina formada por dos trabajadores”, subraya Gabriel Sanz, secretario general de la cooperativa. Ambas empresas son gestionadas por la misma directiva y pertenece también a los socios.

La cooperativa dispone de más de mil referencias divididas en seis categorías de producto: cartón, droguería y papelería, ferretería y maquinaria, madera, pinceles y poliestireno. Su stock actual está valorado en 80.000 euros y cuenta con más de 800 clientes dados de alta.

Los productos más vendidos son el poliestireno expandido que representa el 40% del total de la facturación y la pintura con un 20-25%.

La tarifa de precios que aplica la cooperativa “es muy baja, por eso nuestros productos son muy económicos”, comenta Devís. El incremento que se efectúa sobre el precio que marca el fabricante suele oscilar entre el 8% y el 10%, dependiendo del material “un porcentaje con el que repercutimos los gastos por las instalaciones y los trabajadores”, incide. “Hay que tener en cuenta que si el precio que marcamos a nuestros productos es muy alto ganaré dinero como socio de la cooperativa pero lo estaré perdiendo como artista fallero”, subraya Devís.

Para formar parte de Artistes Fallers, los socios deben cumplir las normas que marcan los estatutos de la cooperativa. En cuanto al desembolso económico, “en sus inicios, –revela Gabriel Sanzera necesario realizar una aportación inicial de 10.000 pesetas (60 euros) de aquella época. Actualmente, el futuro socio debe desembolsar únicamente 9.000 euros y si la cooperativa da beneficios se cambia por material”.

EVOLUCIÓN DE LAS VENTAS 

Tal y como indica el secretario general de la cooperativa, las ventas en 2014 reflejarán un descenso de entre un 10 y un 15%. “Las fallas de esta edición se han hecho más pequeñas, han perdido volumen y altura, con lo cual, se han vendido menos materiales”.

2014-mayo-coop-falleros-03

Posteriormente a las Fallas, Artistes Fallers recupera su ritmo normal, después de haber registrado una actividad intensa de enero a marzo, “ya que los profesionales están preparando trabajos para hogueras, decoraciones, carrozas, etc.”, aclara José Ramón Devís. A pesar de todo, la cooperativa solo cierra una semana en el mes de agosto.

Entre los clientes de la cooperativa, además de los artistas falleros, se encuentran los estudiantes de Bellas Artes, colegios, el gremio de los belenistas… “Los socios –señala Devístienen un margen para pagar de treinta días, al contrario que los no socios o particulares”.

Su ámbito de actuación corresponde a la Comunidad Valenciana aunque “hacemos envíos puntuales a otras provincias españolas e incluso fuera de España”, recalca José Ramón Devís.

CRISIS EN EL SECTOR

Para Gabriel Sanz, “la crisis ha llegado con dos años de retraso y, por consiguiente, saldremos dos años después”. Otro de los problemas a los que se han enfrentado los artistas falleros en 2013 fue a la subida del IVA. “Pasamos de pagar un 8% a un 21% a mitad de ejercicio. Al final, este 21% se ha quedado en un 10%”, concreta.

Por su parte, el IVA que paga la cooperativa también se ha incrementado, pasando del 18% al 21% actual.

Como aclaración a lo anterior, José Ramón Devís añade que “los artistas falleros, cerramos el trato con todas las comisiones falleras entre abril y junio y la subida del IVA se produjo en agosto. Con lo cual, nos pilló con los presupuestos cerrados con el IVA anterior. Esta situación provocó que los artistas retrasaran la compra de material a última hora, un fenómeno que también afectó a la cooperativa”.

A pesar de todo, la facturación de 2013 alcanzó los 600.000 euros y la de 2012 fue de 668.000 euros. 

2014-mayo-coop-falleros-01

Este descenso en la facturación, a juicio de Gabriel Sanz se ha debido a que, “a pesar de que el presupuesto de las Fallas se ha mantenido, excepto en las categorías de especial y primera, que sí han bajado el precio, las otras comisiones se han mantenido prácticamente igual a años anteriores. Se ha reducido el volumen de la falla, es decir, el número de figuras que forman parte de una escena y han perdido altura”.

A pesar de todo, el índice de morosidad de Artistes Fallers es muy bajo. “la cooperativa tiene impagados pero muy poquitos. Más que impagados podríamos hablar de retrasos en el pago”, matiza Devís.

En cuanto a sus proveedores, “un 75% de los productos que compramos provienen de la propia Comunidad Valenciana como tableros, cartón, pintura, poliestireno expandido… Por su parte, la ferretería es originaria del País Vasco y la maquinaria es de fuera del país”, indica Gabriel Sanz.

De todas formas, “existen determinados productos que nos hacen a propósito para nosotros como las manos de poliuretano, el cartón que va mezclado con trapos y es muy moldeable y trabajable una vez que lo hemos mojado, masillas especiales, algún tipo de pintura… Para ello, tenemos acuerdos con determinadas empresas para que fabriquen una serie de productos adaptados a nuestras necesidades”, comenta Sanz.

 Asimismo, Artistes Fallers cuenta con su propia página web (www.cooperativaartistesfallers.es) en la que los socios y clientes particulares pueden ver toda la oferta de productos y cursar un pedido y son los propios trabajadores los encargados de gestionarla y de incorporar o quitar productos. “Nuestra web no es una tienda online. Lo planteamos así porque vendemos determinados productos que necesitan una serie de condiciones especiales a la hora de viajar como son los disolventes, etc. y esto provocaba un encarecimiento del servicio”, subraya Devís.

Por otra parte, la cooperativa también tiene en sus instalaciones un espacio habilitado para llevar a cabo demostraciones de nuevos materiales y maquinaria que no sea muy voluminosa.

Suscríbete a nuestra newsletter