Argelia se queda como único mercado exterior

Ecisa vuelve a sus orígenes y cierra el respaldo a un plan estratégico a 5 años

La constructora se centrará en la promoción de viviendas en Levante, Madrid y Costa del Sol y mantiene un mínimo porcentaje de obra pública

Sede central de Ecisa en la playa de San Juan de Alicante. | E3

La constructora alicantina se centrará en los próximos años en España y Argelia. Ecisa abandona su apuesta internacional, porque el mercado nacional se ha reactivado y, sobre todo, porque ha logrado el aval de ocho entidades financieras para poner en marcha su plan estratégico hasta 2022. El cambio de objetivos lo anunciaron ayer Manuel y Enrique Peláez, ante un año que acabará con sabor agridulce por no alcanzar los resultados previstos.

El cambio de orientación de mercado no provocará alteraciones en su hoja de ruta con su socio Al Alfia. El holding catarí posee, en la actualidad, el 49% de las acciones, pero ya se anunció que ese porcentaje aumentaría. De hecho, Manuel Peláez es el presidente del Consejo de Administración ocupando una silla del grupo árabe, con el cual se mantiene una relación buena y de confianza.

El respiro que da el acuerdo supone, por un lado, poder refinanciar la deuda de 15 millones en dos años más. También le supone lograr avales para sus operaciones durante los próximos cinco años frente a la caducidad anual de estos momentos. Esto suponía someter al grupo a un estrés semestral que ha acabando pagando a final de año.

Ecisa-Enrique-Pelaez

Enrique Peláez

Ecisa cerrará el 2018 con una facturación de 85 millones, lo que supone una disminución del 27% respecto a 2017. Según explicó, Enrique Peláez la empresa mueve, en estos momentos, un volumen de unas 800 viviendas, el 80% están en la Comunidad Valenciana. Además, tiene promociones de menor cuantía en Pamplona y Madrid. La obra pública representa un 15% del volumen y gran parte de ella, está enfocada a infraestructuras ferroviarias e hidráulicas.

Centrados en España

En su 50 aniversario, la compañía ha decidido replegar velas a medio plazo. Por un lado, ha cerrado la sede de Chile y por otro, su socio catarí ya lleva el 80% de su filial allí y sin personal español. La recuperación de talento y profesionales es otra de las cuestiones que ya ha organizado Ecisa, según han explicado sus responsables. En el exterior, sólo queda abierta la oficina de Argelia, que está llamada a ser la gran plaza internacional.

Con este plan estratégico, la empresa alicantina vuelve a sus orígenes al albor de la mejora de vivienda. Enrique Peláez ha explicado que “estamos satisfechos, porque ya trabajamos para 6 de las 8 principales promotoras. Algunos de ellos son clientes que repiten”. Respecto a la promoción privada, el grupo ha fijado tres ejes: en primer lugar, la Comunidad Valenciana, su mercado nacional. En segundo lugar, la zona de Madrid, donde conservan oficina y la tercera, la Costa del Sol. En esta ecuación, Manolo Peláez detallló que son las tres áreas que muestran un buen comportamiento y en menor medida, Barcelona. Los responsables quieren hacer de Madrid esa “segunda gran plaza” para la compañía.

El acuerdo con las entidades es fundamental para alcanzar la cifra de los 180 millones en ventas para 2022, una cifra con cierto

ECISA-Manuel-Pelaez

Manuel Pelaez

simbolismo porque fue la misma de 2008, antes de la crisis. También supone que la empresa recuperan su línea de confirming, que se cerró en 2013 y uno de los aspectos más “sanos” para Ecisa es que no ha ten¡do que recurrir a dinero nuevo. “Ya hemos amortizado el 50% de la deuda y

lo que queda es una cantidad tremendamente moderada para empresas del sector”.

 

Dudas alrededor de la obra pública

Mientras que la promoción privada parece haberse recuperado, según los directivos de Ecisa; la situación no se repite en la obra pública. La compañía mantiene una presencia en obra pública con proyectos con Adif en Girona o Valladolid, además de una depuradora en Rojales. No obstante, el contexto no invita al grupo a que el actual 15% de facturación en este ámbito crezca, sino más bien a mantener su actual relación.

Manolo Peláez es una voz autorizada. Su paso como presidente de Fopa le proporciona cierta perspectiva y el responsable de la constructora prefiere ir “poco a poco”, pues la actualidad política de justiprecios no encaja en la filosofía empresarial. Cabe recordar que la sociedad alicantina fue una de las grandes damnificadas por los impagos del Consell y que llegó a encontrarse con una deuda superior a los 20 millones.

Suscríbete a nuestra newsletter