La información económica de los líderes

Alcoy, ante el reto de saberse inteligente

 / 
Alcoy

Manuel Llorca, director de la Cátedra Smart City de la UPV en Alcoy.

No es la primera actividad que Alcoy realiza alrededor del tema de ciudades inteligentes, pero sí será un congreso que quiere marcar un punto de inflexión en el hecho de dar a conocer a la localidad como foro de este gran objetivo: Saberse ‘smart’. Más de 200 personas ya se han inscrito en el Congreso  Smart & Medium Cities que durante dos días traerá a destacados ponentes y casos prácticos y que cerrará la presidenta de la Fundación para la Innovación  Cotec, Cristina Garmendia.

Economía 3 ha hablado con uno de los promotores de la idea que es Manuel Llorca Alcón, profesor del departamento de Informática de Sistemas y Computadores en el Campus de Alcoy de la UPV y director de la Cátedra Smart City. El evento que se prolongará durante dos días -14 y 15 de febrero- está organizado por el consistorio alcoyano y cuenta con la colaboración de numerosas empresas y multinacionales como Telefónica, Irizar, Acciona,  Fundación Tecnalia, Elecnor, BMW, up2city, Vectalia, Bikefriendly o instituciones como el Ministerio de Economía, la Red Innpulso,  los ayuntamientos de Torrent o Sant Boí, entre otros.

El director de la Cátedra explica, precisamente, que “una de las principales funciones de las cátedras de empresa de la Universitat Politècnica de València, es difundir el conocimiento que se genera y analizar, posteriormente, las tendencias para mejorar las expectativas por las que se creó. Durante los últimos años se han ido desarrollando pequeños proyectos en la ciudad de Alcoy para ir adaptándola a los requerimientos y las necesidades de los ciudadanos del siglo XXI (mediciones medioambientales, control de tráfico, análisis económico de la ciudad, etc.)

Fue a mediados del año pasado, cuando surge la iniciativa de este congreso. Las dos cátedras firmadas con el ayuntamiento -Alcoy Ciudad del conocimiento y Smart City Alcoi- junto al propio Ayuntamiento “decidimos que era el momento de organizar un congreso que se centrado en los cambios necesarios en las ciudades de un tamaño intermedio, y consecuentemente que hablara de futuro y de tendencias”, detalla Llorca.

Es, precisamente, el tema del tamaño uno de los mayores atractivos. El profesor de la UPV señala que “casi todas las ciudades grandes están realizando inversiones para intentar realizar mejoras en movilidad, eficiencia energética, mejoras medioambientales, mejoras en gobernanza, etc., pero existe un gran problema para conseguir esta transformación en las ciudades de un tamaño pequeño o mediano, donde el esfuerzo es mayor, y donde es más difícil conseguir los recursos económicos y el conocimiento necesario para realizar esta adaptación“.

Alcoy, como escaparate

Además de la reputación y del intercambio de experiencias, Llorca reconoce que “Alcoy  tiene una serie de características que la hace muy atractiva para ser un escaparate de pruebas en los avances que se están produciendo con la incorporación de nuevos elementos de medida.  Es una ciudad cuyo peso laboral fundamental es la industria,muy diferente a la tendencia de muchas localidades en convertirse en ciudad de servicios”. A este contexto socioeconómico, cabe sumarle el medio ambiental, pues la localidad del norte alicantina está rodeada de parques naturales.

La contrapartida la sitúa el director de la Cátedra, en “la dificultad intrínseca en la movilidad por la obligación de cruzar puentes para trasladarse entre barrios, y por la presencia de una orografía con grandes desniveles. Esto creó, en su momento, dificultades para adaptar la movilidad“. Y luego, en el haber está el hecho de que es una ciudad que alberga en su centro urbano  un campus universitario de una de las cuatro universidades politécnicas de España.

En opinión de Manuel Llorca, todos estos factores concurren como una suerte de combinado perfecto para realizar pruebas de “innovación y convertir el territorio en un laboratorio donde se analicen diversos escenarios que pueden ser trasladados a otras ciudades de un tamaño parecido e incluso, superior”.

Una hoja de ruta con prioridades

Además del debate, está todo un camino a recorrer por las ciudades medianas y pequeñas en esta materia. “Hay una definición que me gusta mucho respecto al concepto Smart City que es: aquel lugar donde las empresas quieran invertir y yo le añadiría donde los ciudadanos quieran vivir”, señala este ingeniero. “Esto obliga a realizar un esfuerzo a todas las ciudades, sobre todo las de pequeño y mediano tamaño,  para adaptarse a los nuevos requerimientos de movilidad, sostenibilidad, eficiencia energética, nueva económica, interacción con los órganos de gobernanza, etc. Es por ello que las ciudades de un tamaño similar deben ayudarse, comentando sus vivencias, sus esfuerzos para conseguir aunar responsabilidades y no caer en errores del pasado“.

Las respuestas, a corto plazo, se verán a partir de mañana. Las acciones tendrán otro recorrido.

Suscríbete a nuestra newsletter