La información económica de los líderes

Linkedin actúa como catalizador para los negocios

08/11/2016 ALICANTE.- Sistel Day / FOTO: ALEX DOMINGUEZ

Sarah Harmon. (Imágenes: Álex Domínguez)

Sarah Harmon, directora general de Linkedin Iberia (España y Portugal)

Parece razonable recurrir a su propio perfil de Linkedin para saber quién es Sarah Harmon. Se define como “motivador jefe”. ¿Por qué? “Porque esas dos palabras resumen perfectamente mi papel hoy. Mi papel es actuar como catalizador para el negocio creciendo y escalando canales de ventas, ayudando a la gente a superarse y transformarse profesionalmente, fomentando la adopción en el mercado de nuevas estrategias y metodologías y haciendo mi parte para asegurar el éxito de mi compañía, clientes y socios”. Asegura que en los últimos tres años, “he tenido el privilegio de ayudar a guiar a las empresas en sus estrategias de comunicación en medios sociales y estrategias de transformación digital, especialmente en el área de Estrategia de Branding de Empleadores y ejecución”. Afirma que sus puntos fuertes se encuentran “en las áreas de nuevas empresas y en la transformación del modelo de negocio y mi mayor inspiración viene de trabajar con gente talentosa, inteligente y creativa”.

Al hilo de la elección de Donald Trump como presidente de su país, Estados Unidos, hablaba usted en su ponencia de una cierta reacción de un sector de la población en los países desarrollados ante fenómenos como la globalización o la revolución tecnológica que no entienden y a los que achacan parte de sus problemas. ¿Hay que preocuparse?

– Sí, pero lo positivo es que nos hemos dado cuenta. No es algo nuevo. Llevo más de 25 años involucrada en las nuevas tecnologías y todos los cambios importantes en la tecnología y en los procesos que han tenido un impacto en los bolsillos de la gente han generado un cierto rechazo o miedo. ¿Qué pasa ahora mismo con la globalización y la extensión de la tecnología? Que un 50 % del mundo desarrollado está o rechazando la tendencia o intentando ralentizarla. ¿Qué podemos hacer? Tenemos que atender a esas personas y hacerlos acompañantes y no víctimas de la transformación.

– ¿Cómo se hace eso?

– No tengo la respuesta pero es cierto que políticamente estamos viendo cuál es la consecuencia de no incluir a todos en estos cambios y hacer que sean beneficiosos y no perjudiquen. Si ponemos más foco en las personas y no en la tecnología en sí avanzamos mucho más y conseguimos más los objetivos de negocio que perseguimos.

08/11/2016 ALICANTE.- Sistel Day / FOTO: ALEX DOMINGUEZ– Tienen más de nueve millones de usuarios en España. ¿Es una cifra óptima comparada con el conjunto de Linkedin?

– Sí. Estamos muy bien posicionados. Por una razón muy obvia, que tanto los españoles como los portugueses son muy sociables por naturaleza. Así que al fin y al cabo el networking digital es hacer en este campo una cosa que ya hacian los españoles hace milenios de forma natural. Cuando tú necesitas contratar a una persona para tu empresa, lo primero que haces es acudir a tu red de contactos para preguntar: “necesito una persona que sepa hacer esto; ¿conoces a alguien?”. O cuando quieres entrar en una empresa o conocer a alguien dentro, a algún drectivo, vas a tu red de contactos para ver si alguien lo conoce. Los millennials hacen esto constantemente: cuando quieren hacer un viaje, cuando quieren entrar en una compañía, cuando quieren comprar un coche, van a las reseñas de la compañía o de las personas que han hecho antes lo que quieren hacer ellos. La tecnología ha puesto el poder de decisión en manos del cliente, candidato, lo que sea…

– ¿Para qué usan Linkedin los españoles?

– Desde Linkedin hemos visto un crecimiento brutal en los muros de usuarios. Hemos experimentado un crecimiento mayor después de la crisis que durante ella; es decir, que los españoles no usan Linkedin solo como un portal de empleo, apenas el 20 % de los usuarios está en búsqueda activa de empleo. El 80 % está haciendo otras cosas: informándose, haciendo networking, leyendo noticias, buscando nuevos clientes, las start-ups están buscando inversores… Con el crecimiento del país y con la apertura de nuevas oportunidades hemos crecido desde cinco millones de usuarios en 2013, hasta más de nueve millones ahora en España. Y son bastante activos, más que la media.

– ¿Cómo convencería a quien no esté para que se inscriba en Linkedin?

– Con una pregunta: ¿Quieres crecer profesionalmente? ¿Crees que vas a tener tu mismo trabajo para toda la vida? ¿Quieres que crezca tu negocio? ¿Quieres hacer negocio en otro país? Ahora mismo, herranientas como Linkedin, y no diría que somos la única, son tu escaparate profesional. Todo el mundo es ahora una marca, cada vez que haces una reseña, cada vez que haces una recomendación a una persona… los empleados son ahora los mejores embajadores de una empresa. Esto es el mundo ahora mismo. Y no es una tendencia, no es moda, para tener mejores oportunidades ahora mismo hay que tener una huella digital en internet. Si no la tienes, estás perdiendo oportunidades. Un 25 % de las empresas españolas solo buscan candidatos online, ni a través de un headhunter, ni de medios tradicionales, solamente online. Con lo cual, si no estás, no te van a encontrar.

– ¿En qué fallan los españoles a la hora de buscar empleo?

– Tenemos una carencia de competencias digitales, pero España no es el único país. ¿Qué es lo que nos falta aquí? ¿qué es lo que nos dicen los CEO? ¿qué es lo que quieren de su gente? ¿y qué es necesario para los procesos de transformación digital? El conocimiento profundo de un área concreta es el quinto punto de la lista; lo primero es la inteligencia emocional, la capacidad de colaborar en equipo, personas fungibles, personas que se adaptan bien, curiosidad intelectual, flexibilidad… Lo primero que hay que saber es cómo venderse. En España aún nos cuesta vendernos y eso es imprescindible en el mundo global, saber venderse.

08/11/2016 ALICANTE.- Sistel Day / FOTO: ALEX DOMINGUEZ– ¿Y qué falta en las empresas?

– Por parte de las empresas falta fomentar una cultura de transformación. En Linkedin fomentamos valores para la gente: transformación, humor, actuar como un dueño… celebramos casos de éxito de los empleados. Hay que focalizar la transformación digital en las personas. Si no tienes esas competencias eso es lo que tienes que buscar.

– Mucha gente ahora utiliza portales como el suyo como fuente de información. ¿Qué relación tienen con los medios de comunicación tradicionales?

– El tipo de información que se comparte en Linkedin es muy diferente de la que se comparte en los periódicos o las revistas. No somos un agregador de contenidos, lo que funciona mejor es el contenido generado por el usuario: un vídeo, un blogpost, una foto… y ese tipo de contenido es seis veces más visto que cualquier oferta de trabajo. Cualquier tontería, algo visual, una frase… son mucho más compartidos y virales porque muestran el lado humano. Cuando yo pongo mi opinión o una recomendación de un artículo, es diez veces más viral que solo si lo comparto sin comentarlo. Y no es suficiente con estar, cuando tienes un perfil y estás en la red, es como ir a una fiesta muy guapo y sentarte y esperar en una silla cruzado de brazos y que la gente te invite a hacer cosas. Así no funcionan las redes profesionales. Hay que participar.   

Suscríbete a nuestra newsletter