Mora: “Necesitamos instituciones globales de ciencia y tecnología”

Formación

02/08/2020 | Redacción: Chema Bermell | Imagen y edición: J.P. REINA

Duración: 24:50

La crisis del coronavirus ha evidenciado la importancia de la innovación y la tecnología para hacer frente a los retos que la globalización ha impuesto a la sociedad. Las universidades, los institutos tecnológicos y otras instituciones de la Comunitat Valenciana han dado un paso adelante durante esta pandemia para ayudar a la gente y los profesionales que han dado la cara por todos. La Universitat Politècnica de València ha sido una de estas entidades que ha aportado numerosas soluciones para luchar contra la COVID-19. Hablamos de ello con su rector, Francisco Mora, quien también nos explica como ha sido el transcurso de la EBAU y cómo será el próximo curso en la UPV.

-Lo primero preguntarle por el transcurso de la EBAU en el actual contexto de pandemia. ¿Cómo ha sido la prueba para los estudiantes a tenor de todo lo que ha supuesto la COVID-19?

-Los estudiantes han sufrido una alteración en las condiciones normales para estudiar y para examinarse. Personalmente creo que se ha resuelto de una manera exitosa por parte de los estudiantes ya que los resultados han sido satisfactorios, con cifras que no se alejan de años anteriores. La logística, que también ha sido difícil en la Comunitat Valenciana ya que las pruebas no se han realizado en las universidades sino en los propios colegios, ha salido todo muy bien y no ha habido incidencias reseñables.

-En este sentido,  ¿cómo encara el nuevo curso la Univesitat Politècnica de València? ¿Qué medidas va a tomar?

-Debido a la crisis Covid que estamos sufriendo, nuestra universidad contempla varios escenarios académicos. Tenemos tres escenarios académicos que dependerán de lo que marquen las autoridades sanitarias. La universidad está preparada para responder a los distintas eventualidades.

Un primer escenario en el que se contempla la mayor presencialidad posible si se cumplen los requisitos sanitarios. Un segundo que sería un escenario híbrido donde hay una presencialidad limitada, una parte de la docencia que se imparte en modo virtual y otra parte presencial. Y un tercer escenario, que es el que no nos gustaría, que es como el que hemos vivido en los últimos meses con un confinamiento total donde todo se tiene que impartir sin ninguna presencialidad.

Aquí yo quiero agradecer el trabajo de la comunidad universitaria. Del profesorado que está preparándose para estos tres escenarios. Y al personal de apoyo que está poniendo toda la tecnología lista por si hubiera que migrar de un día para otro a uno de estos escenarios.


Puedes leer la entrevista completa en el siguiente artículo.


Suscríbete a nuestra newsletter