Los franquiciadores comienzan a adaptarse a las necesidades de los emprendedores

Los franquiciadores comienzan a adaptarse a las necesidades de los emprendedores


Canon de entrada


El canon de entrada es la variable de la inversión que más se ha visto reducida por parte de las cadenas para ayudar a los nuevos franquiciados. Las empresas se han visto obligadas a hacerlo, dados los problemas de financiación con los que se encuentran los emprendedores o autónomos.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.


Algunas franquicias optan por reducir, e incluso por anular, este pago de acceso a la cadena. Una tendencia que se viene repitiendo en los últimos años. Las franquicias reducen sus derechos de entrada como primera medida para crecer en épocas de crisis.


Un 75% de las cadenas requieren un canon de entrada inferior a 18.000 euros o, simplemente, no lo exigen. En concreto, 705 cadenas establecen su canon de entrada por debajo de esta cuantía.


Sólo el 5% de las franquicias solicitan derechos de entrada superiores a los 30 mil euros.



Superficie del local


La partida más elevada con que se encuentran los emprendedores o autónomos que deciden abrir una franquicia es la adecuación del local. Constituye uno de los mayores costes que deben realizar en la inversión de apertura.


Las dificultades con que se encuentran los nuevos franquiciados para obtener financiación y las limitaciones crediticias, han llevado a las cadenas a plantearse a reducir las superficies que, en un principio, requerían para sus concesiones.


En los últimos años han aumentado las franquicias que necesitan menos de 50 m², además de las que no precisan un local físico para llevar a cabo sus actividades comerciales.


Más del 60% de estos negocios necesitan locales comerciales de unas medidas iguales o inferiores a 100 m².


Nivel de población mínimo


394 de las 498 cadenas que requieren un nivel de población mínimo contemplan la apertura de sus negocios en localidades con menos de 50 mil habitantes.


La simplificación de negocios y la economización de inversiones que muchas franquicias han definido, favorece su implantación en localidades de menor amplitud de mercado.


En España existen aproximadamente 145 localidades con población censada igual o superior a las 50 mil personas, lo que concede a la mayor parte de los franquiciadores un amplio entorno de concesión y desarrollo de sus propuestas de negocio de franquicia.


Los modelos comerciales en franquicia se adaptan a localidades de reducidos niveles de población, como lo demuestra el hecho de que 453 cadenas, es decir el 52% del total de las enseñas consolidadas, requieren entornos de mercado con menos de 150 mil personas.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.